lunes, 3 de junio de 2013

Imponen tres meses de cárcel a un guardia civil de Betanzos por insultar a un superior

La sala de lo militar del Tribunal Supremo acaba de confirmar, con matizaciones, la sentencia que en noviembre del año pasado impuso tres meses y un día de prisión, y suspensión de cargo público durante ese tiempo, a un agente del puesto de la Guardia Civil de Betanzos por un delito de insulto a un superior recogido en el Código Penal Militar. El motivo, los calificativos de “borracho” o “sinvergüenza” que según la resolución dirigió al jefe del puesto tras un reproche sobre su actuación durante la celebración del día de la Virgen Del Pilar, patrona del Instituto Armado, en octubre de 2011.
Conocida este último fallo, fechado en Madrid el 1 de abril, la sala que dictó la resolución debe analizar la ejecutoria y valorar si se cumplen los requisitos legales necesarios para la suspensión de la pena o si por el contrario el acusado debe ir a prisión.
El caso guarda similitudes con el del agente de Mogán, Gran Canaria, condenado por el mismo delito a tres meses y un día, y que llegó a pasar varios días recluido en el penal de Alcalá Meco a principios de mes, tras serle denegada la suspensión de condena.  Como en aquel, el proceso judicial deriva de un enfrentamiento verbal con un superior, aunque en Betanzos no llegó a haber contacto físico.

El Tribunal Militar de
A Coruña decidirá
si ingresa en prisión o se suspende la pena
alteración psíquica
La otra diferencia de bulto entre ambos casos la recoge el Supremo en su sentencia, en la que estima el recurso presentado por el agente destinado a Betanzos, y pasa a tenerse en cuenta los problemas psíquicos del acusado como una circunstancia atenuante de su responsabilidad.
Para llegar a esta conclusión, la sala de lo militar toma en consideración un informe del Servicio de Psicología y Psicotecnia de la Comandancia de la Guardia Civil de A Coruña, que informaba de los “rasgos anómalos con descompensación depresiva” de la personalidad del acusado. El funcionario, de hecho, lleva varios meses de baja psicológica, una situación concordante con el informe médico psiquiátrico recogido en autos, que habla de una “problemática relacionada con la esfera de la personalidad con pronóstico desfavorable a largo plazo”. En esta evaluación, el gabinete redactor señala que, en el orden psíquico, el agente “no reunía condiciones suficientes para prestar servicio en el puesto de  trabajo en que lo estaba realizando hasta esa fecha”.
Es en este punto donde la sala de lo Militar casa la que la sentencia de instancia debe ser casada, para recoger que el funcionario encausado “se vio afectado en el desarrollo de su enfrentamiento con su superior por la anomalía psíquica que padece y redujo su grado de imputabilidad, debiendo apreciarse una atenuante analógica”. Esta, en cualquier caso, esta puntualización no afecta a la duración de su pena, sobre la que todavía tiene que resolver el tribunal que lo sentenció.


http://www.elidealgallego.com/artic...1516131879.html
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias