SEVILLA.- El grupo parlamentario de IU, que dirige Antonio Maíllo, ha registrado en la Cámara autonómica una pregunta con ruego de respuesta escrita en la comisión de Educación para exigirle a la consejera del ramo, Adelaida de la Calle, explicaciones acerca de la publicación de las fotos en redes sociales de un grupo de alumnos de Infantil y Primaria de dos colegios de Morón de la Frontera (Sevilla) portando armas de fuego de la Policía Nacional.

La coalición de izquierdas, que ya denunció este asunto en el Pleno municipal del Ayuntamiento, demanda ahora que la Consejería de Educación se posicione al respecto y quiere saber qué medidas ha tomado o va a adoptar tras conocer que al menos dos centros escolares de Morón, el colegio público Fernando Villalón y el concertado San Juan Bosco, publicaron en sus perfiles de Facebook las fotos de sus alumnos portando armas de la Policía tras asistir a una exhibición de las unidades especiales de la Policía Nacional (las imágenes fueron retiradas después de que Público sacara a la luz el incidente). Maíllo considera este suceso “incompatible” con la educación en valores que defiende la escuela andaluza, y subraya la “gravedad” del hecho es aún mayor en tanto que los colegios que permitieron que sus alumnos portasen armas y posteriormente publicasen sus fotos en internet forman parte del programa Escuela Espacio de Paz, de la Consejería de Educación, que promueve proyectos de convivencia escolar y no violencia. “Este no es un ejemplo del tipo de enseñanza que predican desde el Gobierno de Andalucía, me sorprende que nadie de la Administración educativa haya salido de motu propio a dar explicaciones”, relata el líder de IU.

La Consejería de Educación aún no ha respondido formalmente en el Parlamento, sin embargo, el grupo parlamentario de IU acaba de recibir una “sonora bronca” por parte del SUP, sindicato mayoritario de la Policía Nacional, que reprocha a la coalición de izquierdas que haya elevado este asunto a categoría de “problema”, llevándolo hasta la Cámara autonómica. “No logramos atisbar qué pretende el grupo parlamentario de IU con su pregunta [a la consejera de Educación], si es privar a los estudiantes de estas jornadas educativas o limitar la libertad de quien desee fotografiarse con su Policía”, sostiene en un comunicado el Sindicato Unificado de la Policía Nacional.
“Muchos de los niños fotografiados son familiares de policías y en el ejercicio de su libertad tienen derecho a fotografiarse con cualquier miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad"
El SUP tilda de “incoherente” las críticas de IU a los colegios que permitieron que sus alumnos menores portasen armas de fuego y se fotografiasen con ellas, algo insignificante, dicen, “si lo comparamos con algunos videojuegos donde su finalidad es pasar niveles de la manera más violenta posible sin que nadie lo cuestione”. El sindicato policial admite haber recibido “con sorpresa que el grupo parlamentario de IU en la comisión de Educación” del Parlamento pregunte qué medidas se han adoptado por parte de la consejería del ramo después de que los menores de dos colegios de Morón hayan sido fotografiados portando armas tras una exhibición realizada por funcionarios de la Policía Nacional”.

“Muchos de los niños fotografiados son familiares de policías y en el ejercicio de su libertad tienen derecho a fotografiarse con cualquier miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad si ese es su deseo”, explica el SUP, que se muestra visiblemente enfadado con la iniciativa parlamentaria de IU. “No es propio del mejor sistema educativo el crear un clima de desconfianza de los niños hacia su Policía. En pleno siglo XXI deberían haberse superado algunos complejos que nos trasladan a época pretérita. Simplificar y reducir una exhibición de la Policía Nacional a unas pocas fotografías significa abstraerse completamente de la realidad y no entender que lo que se trata es de fomentar el acercamiento entre policías y estudiantes, sirviendo de complemento educativo e incentivando las relaciones entre los menores y su Policía, generándose el clima de confianza necesario para que sea requerida cuando así se precise al mismo tiempo que se divulgan pautas de comportamiento cívico y ciudadano orientadas hacia el respeto y la tolerancia entre las personas”, concluye el sindicato.
Ésta no es la única reacción que han provocado las imágenes de los menores portando armas de fuego, también la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz (a la sazón Defensor del Menor) se ha pronunciado al respecto, después de que varios padres le reclamaran un posicionamiento al respecto. El Defensor no considera “ni edificante ni educativa la imagen de menores portando armas de fuego, por mucho que el episodio ocurriera en un entorno controlado, con la intención de acercar a los menores la labor que realiza la Policía y contando con la buena fe de los profesionales que participaron en la actividad”.

Pese a todo, la oficina que dirige Jesús Maeztu sí pide que este suceso no se saque de contexto. “La impresión que sacamos es que el hecho se produce en un entorno relajado, en el que los efectivos policiales acentuaron su colaboración con el colegio para hacer accesible y amena su labor al alumnado que los visitaba, llegando al extremo de permitir a estos chicos y chicas tocar y fotografiarse con su armamento. No creemos que este hecho haya de ser sacado de contexto y obtener de él consecuencias radicales”, advierte el Defensor.
"No creemos que este hecho haya de ser sacado de contexto y obtener de él consecuencias radicales”, advierte el Defensor
El pasado 14 de septiembre, casi 2.000 alumnos de Infantil y Primaria de cinco colegios de Morón de la Frontera asistieron acompañados de sus maestros a una exhibición policial en la Plaza de Toros del municipio. Tras el acto, los niños bajaron a la arena y algunos de ellos pudieron manipular diversas armas de la Policía (metralletas, escopetas de bolas antidisturbios o de gases lacrimógenos) que les fueron entregadas por los agentes. Los maestros de otro de los colegios, el Reina Sofía, se negaron a que sus alumnos se acercasen a las armas. La escena quedó recogida en diversas imágenes de niños armados junto a los policías que posteriormente fueron publicadas en las redes sociales por los propios colegios.

La Consejería de Educación abrió una investigación interna, pero quiso desvincularse del asunto. “Es una actividad municipal, no de la consejería. No somos responsables de su diseño, ni de su contenido ni hemos colaborado en esto con la Policía. Han invitado a los centros y el alumnado tenía autorización de los padres”, explicaron. La Delegación Provincial de Educación de Sevilla también ha pedido explicaciones a los directores de los centros implicados, que retiraron las fotografías de los niños armados de sus páginas de Facebook al hacerse pública la noticia. Algunos maestros que acompañaron a los menores a la exhibición policial reconocen que “no estuvo bien publicar las fotos de los niños con armas en internet”, y admiten que “no debería haber pasado”. “No filtramos las fotos que se publicaron en nuestro Facebook, o no nos dimos cuenta o no pensamos entonces que tendría tanta importancia”, añade este docente, que advierte de que “se le está dando mucha trascendencia”, y que “sólo unos pocos padres de alumnos se han quejado”.
http://www.publico.es/sociedad/sindicato-policial-abronca-iu-llevar.html