martes, 15 de noviembre de 2016

"Hijos de puta pikoletos. Esto os pasa por venir aquí": así fue la agresión de los abertzales a los guardias civiles en Alsasua

La Policía Foral tuvo problemas para contener a la horda de radicales que acosaba a los agentes y sus novias: sacaron a un detenido del coche policial.

Cartel colocado este lunes en la locadidad de Alsasua con la frase "Alde Hemendik-Fuera de aqui" tras la detención hoy de varios jóvenes en varias localidades por la agresión a dos agentes de la Guardia Civil el pasado 15 de octubre. EFE/Jesús Di



"Hijos de puta pikoletos. Esto os pasa por venir aquí". Los abertzales de Alsasua justificaron y celebraron así la agresión a un teniente y un sargento de la Guardia Civil que fueron apaleados y zarandeados junto a sus novias por una jauría de cerca de 50 radicales en el bar Koxka de Alsasua el pasado 15 de octubre.
Seis de los agresores ya se encuentran en prisión, mientras que otras dos personas, dos chicas, han quedado en libertad. La operación sigue abierta. El miércoles pasarán por una rueda de reconocimiento junto a otros dos participantes en los hechos que se han personado de forma voluntaria en los juzgados.
Según ha podido conocer este medio, los radicales identificaron como "madero" a uno de los agentes que trabaja desde hace años en el cuartel de la Guardia Civil de Alsasua. Junto a otro compañero y sus parejas, como cualquier otro ciudadano, decidieron salir a pasar entre amigos una de las noches de fiestas de la localidad. 
Alsasua es territorio comanche para la Guardia Civil, donde Bildu y sus secuaces organizan cada año un encuentro para "quemar" a figuras que representan a agentes del cuerpo, incluso de la Policía Foral que ahora controlan los abertzales de la mano de Uxue Barkos. Geroa Bai, el partido de la presidenta de Navarra, gobierna la localidad. 
Jokin Unamuno, uno de los promotores del conocido como movimiento Ospa, fue uno de los cabecillas de la agresión y persecución de los agentes. Junto a él, más de dos docenas de personas comenzaron a rodearles y a pegarles, hasta el punto de tirarlos al suelo, donde se sucedieron las patadas y puñetazos. 
Cuando las dos mujeres de los agentes trataron de intermediar para evitar el linchamiento, sólo consiguieron recibir el odio de los radicales vascos en forma de golpes: abertzales pegando a mujeres por ser novias de guardias civiles. 
La Guardia Civil, en su informe, ha reflejado las llamadas de auxilio desde el móvil de uno de los guardias. Tras esa llamada, más de medio centenar de radicales se congregaron alrededor del bar para participar en el acoso y hostigamientos a las dos parejas, que terminó con graves lesiones en la pierna de uno de los guardias (fractura de tobillo) y magulladuras por todo el cuerpo. 
Según se ha reflejado en los textos enviados al juzgado, la Policía Foral tuvo serios problemas para detener a Unamuno en el lugar, ya que la horda de radicales consiguió incluso sacarlo del coche policía al tener que prestar los agentes protección a los guardias y a sus mujeres, que seguían bajo el acoso violento de los nacionalistas vascos aún con la llegada de la policía al lugar. 
PROMOTORES DEL MOVIMIENTO OSPA
Dos de los ocho detenidos que participaron en la acción violenta son los "principales promotores" de la campaña del Movimiento Ospa que quiere expulsar a la Guardia Civil de Navarra y el País Vasco. Se trata de Jokin Unamuno y Edurne Martínez, identificados entre las doce personas a las que la juez Lamela acusa de un delito de terrorismo.
Hay un tercer líder, Adur Ramírez de Alza, que no se encuentra entre los detenidos en la operación 'Ausiki', que continúa abierta. "Todos ellos conocían con anterioridad la condición de guardias civiles del teniente y el sargento, siendo esta única y exclusivamente la causa por la que fueron insultados y golpeados", según apuntó la juez en su auto.
Además de estos dos cabecillas del Movimiento Ospa, la Guardia Civil ha detenido a otras seis personas que se encuentran desde poco antes de las seis de la tarde en el calabozo de la Audiencia Nacional, a la espera de que la juez Lamela les tome declaración a partir de las 20.00 horas. Se trata de Iñaki Abad, Oihan Arnaz, Ainara Urquijo, Julem Goicoechea, Jon Ander y Aratz Urrizola, han precisado las citadas fuentes.
La operación 'Ausiki', 'mordisco' en la traducción en castellano, es continuadora de las diligencias abiertas en origen por la Policía Foral tras la paliza por la que un teniente sufrió una fractura en el tobillo, además de mordiscos de los agresores.
http://navarra.elespanol.com/articulo/sucesos/alsasua-agresion-pikoletos/20161115002007078936.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias