martes, 8 de noviembre de 2016

Un sindicato de Policía denuncia una invasión de ratas en varias comisarías de Madrid

Los roedores campan a sus anchas por los vestuarios de los funcionarios de las dependencias de la Casa de Campo, Centro o el barrio de Salamanca

Foto: Una rata, en la comisaría de Centro en la calle Leganitos. (EC)




El nuevo enemigo de los policías nacionales no lo representa una tipología delictiva procedente del extranjero que está acechando en España. Nada más lejos de la realidad. La amenaza que ahora está poniendo en jaque a los funcionarios que tienen el encargo de velar por la seguridad de los ciudadanos la representan las ratas. Al menos en tres comisarías de Madrid han sido detectados estos animales campando a sus anchas por cualquier lugar de las instalaciones.
Se trata de las dependencias de la Policía Nacional de la Casa de Campo, del barrio de Salamanca y de Centro. En ellas, los roedores conviven con los agentes de día y de noche, en los vestuarios o en los pasillos, en zonas privadas o en sitios con acceso público. Estos últimos son frecuentadas constantemente por los ciudadanos, que acuden a la comisaría para llevar a cabo algún tipo de trámite, desde la interposición de una denuncia hasta la visita a un detenido o la recogida de efectos recuperados por los agentes.
Abogados, familiares de arrestados, denunciantes, testigos y presuntos delincuentes, por lo tanto, están expuestos a compartir habitación con las ratas durante el tiempo que pasan en las dependencias policiales. Se suman todos ellos a los funcionarios que habitualmente ejercen su trabajo, que son los que más riesgo tienen de entrar en contacto con los roedores. 
Desde la Unión Federal de Policía (UFP), uno de los sindicatos de la corporación, aseguran a El Confidencial que los funcionarios están encontrando ratas incluso entre sus pertenencias, en sus taquillas o en los baños. Entienden que esto es consecuencia de las "pésimas condiciones sanitarias" en las que trabajan los policías y que estas "sobrepasan el límite de la insalubridad en el trabajo".
El sindicato denuncia las deficiencias de algunos edificios que albergan dependencias policiales, que en muchos casos "se deben a la dejadez en el mantenimiento" de los inmuebles. "La presencia de ratas en un centro laboral supone un riesgo manifiesto para la salud de las personas", subrayan desde la UFP, y recuerdan que "la Organización Mundial de la Salud en su nota descriptiva número 387 de febrero de 2016 expone que las pulgas de las ratas tienen capacidad para transmitir la peste", entre otras enfermedades.

Edificios olvidados a su suerte

"No es suficiente con desratizar las dependencias policiales" de vez en cuando, señalan desde el sindicato, que considera necesario "realizar el mantenimiento pertinente de los edificios policiales y las obras necesarias para que los policías trabajen con una buena salud laboral y sin riesgos para su integridad física", como disponen la Ley 31/1995 y su desarrollo específico para la Policía Nacional (RD 2/2006).
La UFP recuerda que en el mundo se registran cada año más de 1.000 millones de casos de afectados por las pulgas de las ratas y existe más de un millón de enfermedades transmitidas por infecciones procedentes de estos roedores. "No es un problema menor la presencia de estos inquilinos en las dependencias policiales, que deben cumplir de manera escrupulosa con lo expuesto en la normativa de salud y riesgos laborales", subrayan desde la organización sindical, reclamando "pautas profilácticas y medidas preventivas adecuadas para la extinción de este tipo de agentes biológicos".

http://www.elconfidencial.com/espana/2016-11-08/policia-nacional-invasion-de-ratas-comisarias_1286283/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias