lunes, 19 de diciembre de 2016

l policía local de Puerto Serrano que perdió un ojo en acto de servicio: "Debería haber disparado"

 Juan Cadenas, el policía Local de Puerto Serrano (Cádiz) perdió un ojo y estuvo a punto de morir en acto de servicio, acaba de saber que percibirá el 55 por ciento de pensión. Su agresor, en prisión preventiva, percibirá el cien por cien.


"En España, los policías estamos educados para llevar la pistola de adorno", se lamenta.
La historia de Juan Cadenas tuvo un antes y un después el sábado 17 de enero de 2015. La noche de ese día estaba de servicio como Policía Local de Puerto Serrano (Cádiz). Ese día detuvo a Jorge, un miembro de la familia Venegas, conocida en el pueblo como el clan de 'Los Cachimba', familia que acumulaba numerosos antendecentes delictivos: robos violentos, hurtos, riñas, atentados contra la autoridad, tenencia y consumo de drogas, malos tratos... Jorge Venegas conducía un Golf de manera temeraria por las calles del pueblo e incluso había estado haciendo trompos. Y se saltó el alto policial donde estaba Juan. "Yo podría haber mirado hacia otro lado cuando vi la matrícula, y ya está. Pero no lo hice".

Al policía local Juan Cadenas le debían ocho nóminas, pero estaba de servicio, vio lo que ocurría, miró la matrícula e inició la persecución. Una vez detenido, Jorge fue trasladado a la jefatura de la Policía Local de Puerto Serrano a la espera de la llegada de la Guardia Civil. Pero ésta no llegó a tiempo. Otros tres miembros del clan de Los Cachimba reventaron la puerta de las dependencias policiales para liberar a Jorge. Entró Pepe y su hijo. Poco después entró Pedro. Fue un asalto tremendamente violento. El compañero de Juan fue rociado con spray en los ojos para inmovilizarlo. Juan Cadenas llevaba su pistola. Pero decidió no disparar. Y Pedro Venegas, el 'Cachimba', que entró con un cristal de 20 centímetros, se lo clavó en un ojo y le seccionó el cuello.
Estuvo a punto de morir, pero ya han pasado casi dos años. En estos días bulle de rabia porque "el mismo día y en el mismo lugar, en el Instituto Nacional de la Seguridad Social, se ha decidido que mi incapacidad es total, y que Pedro Venegas tenga la absoluta". Su agresor percibirá por tanto el cien por cien de la prestación por un trastorno mixto de personalidad producto del consumo de drogas. En cambio, Juan Cadenas tiene una incapacidad permanente total para su profesión de policía y se le ha asignado un 55 por ciento de su salario. Pedro Venegas, 'El Cachimba' tiene la incapacidad permanente absoluta para toda profesión, y por tanto tiene derecho a una pensión del cien por cien de su base reguladora. La noticia le habrá llegado en prisión, provisional y a la espera de juicio, por intentar matar a Juan.
"Yo me escucho contártelo y yo mismo no me lo creo", cuenta emocionado el agente de Policía Local, que hace dos años tenía 31, un hijo y otro en camino al que estuvo a punto de no conocer. Se hizo policía por vocación: para luchar contra las injusticias. "En un país serio no puede ocurrir esto. Ni en Francia, ni en Estados Unidos". Juan no concibe que "por cumplir con mi deber, el sistema haga estas cosas. Porque yo hice lo que me pedía el sistema, lo que debía hacer". Percibía un sueldo base de unos 1.500 euros al mes. Ahora percibirá entre 800 y 900 euros. "Impotencia, rabia. Eso es lo que siento. Cuando me enteré de que el que me ha hecho esto tiene el cien por cien de la prestación me tuve que ir de mi casa".

"En España, los policías estamos educados para llevar la pistola de adorno"

Han pasado dos años. Estrés postraumático, incapacidad permanente total, pérdida del globo ocular izquierdo y limitaciones funcionales orgánicas y psicológicas son las secuelas de lo acaecido esa noche de enero de 2015. Hoy asegura que "lo que pasó esa noche, lo he ha llegado a entender: que las personas razonables no concebimos acabar con una vida. Y en España, los policías, aunque llevemos pistola, estamos educados para llevarla de adorno, para no meternos en líos".
Juan Cadenas entiende que su impotencia e indignación es extensiva a otros miembros de otros cuerpos de seguridad. "Porque, con lo que me ha pasado a mí, ¿qué mensaje se le está dando a los policías? Pues que ante situaciones como la mía, que miren para otro lado". Que no cumplan con su deber de velar por la seguridad ciudadana si haciéndolo ponen su vida en riesgo. En apenas dos meses tendrá lugar el juicio contra su agresor, "que tiene que estar descojonándose en la cárcel". Lo sucedido en el INSS "decidido en el mismo despacho y en la misma fecha", sostiene Juan, hace que no confíe ni en el sistema ni tampoco en la justicia. Porque los hechos "son los hechos y la defensa no podrá negarlos. Pero sí podrá agarrarse a que Pedro El Cachimba tiene una incapacidad absoluta por un trastorno de personalidad producto del consumo de drogas, algo que se le ha concedido estando ya en prisión por lo que me hizo a mí". En España "ser delincuente es positivo económicamente".
Por eso, y tras conocer la decisión del INSS, se ratifica en pensar que esa noche debería haber disparado. "Esa es la justicia. Habría sido lo justo". Porque lo que más le atormenta "es que debería haberlo hecho. Debería haber disparado. No estaría tuerto ni habría estado a punto de morir. Yo tendría mi ojo, estaría psicológicamente bien. Habría disparado para defenderme y luego me habría defendido también ante un juez. Y probablemente, hubiera salido absuelto".

http://www.elmundo.es/andalucia/2016/12/19/5856dfd8e2704e1c708b468a.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias