domingo, 4 de diciembre de 2016

Naciones Unidas con tricornio

La Guardia Civil tiene agentes nacidos en más de 45 países. Son los más patriotas; lo acreditan sus DNI y sus palabras

Agentes de la Guardia Civil




Patria: tierra natal o adoptiva ordenada como nación, a la que se siente ligado el ser humano por vínculos jurídicos, históricos y afectivos. La patria de Serguei es España, aunque nació hace 29 años a miles de kilómetros, en Tula, al sur de Moscú. Serguei Baev-Vladimirovic, como fue inscrito al venir al mundo, es ahora el guardia civil Miera Pérez, destinado en el GRS 1, con sede en Valdemoro. Luce su uniforme azul oscuro con indisimulado orgullo, parapetado en una sonrisa imborrable y un perfecto castellano. Nada le une ya a su Rusia natal y se siente tan español que se pone en pie al oír el himno. ABC se ha reunido con él y con otros cuatro guardias de la Comandancia de Madrid.
Los cinco tienen un DNI como usted y como yo porque para ingresar en el Cuerpo es requisito ser español (de origen o no), pero cada uno nació en un país distinto (República Dominicana, Venezuela, Rusia, Colombia y Guinea Ecuatorial). Sus palabras cosmopolitas destilan, paradójicamente, la más pura esencia de los hombres de verde. El Duque de Ahumada se enorgullecería de ellos al escuchar sus vidas y sus razones.

Sin distinciones

No es fácil calcular cuántos agentes oriundos de otros países pertenecen al Instituto Armado puesto que no se hacen distinciones, pero solo la Comandancia de Madrid tiene entre sus filas una veintena de nacionalidades de origen. A nivel nacional superan las cuarenta y cinco: abundan los suramericanos, guineanos que ha habido desde siempre por el vínculo histórico, guardias de origen magrebí, chinos o agentes de países de Europa del Este; británicos, alemanes...
«En los grupos de investigación son una herramienta extraordinaria. Ayudan a entender giros, expresiones o costumbres de los sospechosos. Por lo demás no hay ninguna diferencia», explica un mando del Cuerpo. Ha tenido a sus órdenes a marroquíes, rusos, un británico y un alemán. Hay casos en los que son hijos de emigrantes españoles, otros cuyos padres buscaron fortuna aquí; un tercer grupo cuya vinculación inicial con el país llegó a través del Ejército. «Se sienten igual de guardias o más que el resto», dice. Suscribimos: el «código genético» verde no entiende de fronteras.
http://www.abc.es/espana/abci-naciones-unidas-tricornio-201612040217_noticia.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias