lunes, 16 de enero de 2017

Condenado por picarse en coche con la policía

Ebrio y con el coche de un amigo, el joven a punto estuvo de alcanzar por detrás a un vehículo camuflado del 091, les adelantó, fue advertido por la policía y, lejos de echarse a un lado, les mostró el dedo corazón apuntando hacia el cielo y aceleró


A CORUÑA / LA VOZ  
El ahora condenado, ebrio y con el coche de un amigo, no estaba para conducir la noche del 18 de agosto del 2013. Había tomado unas copas de más. Al volante, llevó el vehículo de forma «temeraria». En la ronda de Outeiro, el joven estuvo a punto de alcanzar por detrás a un vehículo camuflado de la Policía Local que estaba parado en un semáforo. No chocó de milagro. Lo adelantó, hizo chirriar las ruedas y se saltó el semáforo. De inmediato, el vehículo policial salió tras él. A la altura de la avenida de Arteixo volvió a ignorar un disco rojo. Como en el acceso a la Ronda de Nelle, donde los agentes lograron situarse junto a él en un semáforo que sí respetó. Uno de los funcionarios se identificó. El joven conductor, lejos de echarse a un lado, le mostró el dedo corazón mirando al cielo y aceleró. No recorrió ni veinte metros, pues colisionó contra un vehículo que circulaba correctamente por la vía.
Los ocupantes de ese coche resultaron ilesos. Al igual que el condenado. No así una amiga que viajaba con él, que sufrió policontusiones, heridas que tardó en curar 15 días.
Los agentes sometieron al conductor al test de alcoholemia y dio positivo. Arrojó un resultado de 0,4 mililitros de alcohol por litro de aire espirado.
Por todo ello, el joven fue juzgado y ahora condenado a una pena de 9 meses de prisión como autor de un delito contra la seguridad vial. No tendrá que ingresar en la cárcel. El juez suspendió el castigo a cambio del firme compromiso del acusado de no volver a delinquir en los próximos dos años.
Alfonso Molina
También fueron condenados por el mismo delito otros dos conductores. Estos no podrán ponerse al volante de un coche durante los próximos 4 años. Se enzarzaron en la avenida de Alfonso Molina en una discusión en la que no faltaron adelantamientos peligrosos, frenazos, invasiones de carril, un choque y hasta un vuelco. Y todo eso, con la densidad de tráfico habitual previa a un partido del Deportivo. Ocurrió a las seis y media de la tarde del 25 de octubre del 2011.
Aquel día, uno de los procesados, Iván C. M., circulaba por Alfonso Molina cuando se incorporó a la avenida Alberto B. B., ambos con antecedentes penales. Como el segundo lo hizo de forma brusca, acompañando la maniobra con un mal gesto, Iván se molestó tanto que se colocó inmediatamente detrás hostigándolo con frenazos y acelerones.
Los dos iniciaron así una carrera en Alfonso Molina en medio de un denso tráfico. Lo hicieron a velocidad muy elevada, según reza la sentencia.
No quedó ahí la cosa. Uno de los pasajeros que viajaba en uno de los vehículos implicados sacó medio cuerpo por la ventanilla para golpear insistentemente el vehículo contrario. Hasta que colisionaron. Alberto pudo controlar su automóvil, pero no Iván, que perdió los mandos tras chocar con la mediana y volcó.
http://www.lavozdegalicia.es/noticia/coruna/2017/01/16/condenado-picarse-coche-policia/0003_201701H16C2996.htm


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias