lunes, 30 de enero de 2017

Un coronel de la Guardia Civil ocupa pabellón oficial pese a estar procesado por narcotráfico

Fue imputado en 2014 por tráfico de drogas, organización criminal, cohecho y blanqueo



El Ministerio del Interior condecoró con una cruz de plata y mantuvo con residencia oficial a un coronel de la Guardia Civil al que una juez estaba investigado por presuntos delitos de tráfico de drogas, cohecho, organización criminal y blanqueo de capitales. Francisco García Santaella fue procesado el pasado 21 de diciembre por la responsable del juzgado número 2 de Granada, pese a lo cual conserva la condecoración y sigue ocupando un pabellón oficial en un acuartelamiento aunque cesó de su destino al ser imputado. Fuentes oficiales de la Dirección General de la Guardia Civil aseguran que tiene la orden de abandonar las instalaciones a finales de este mes.
La figura del coronel García Santaella ha estado rodeada de cierta controversia. Se le considera un hombre brillante, número uno de su promoción, y estas características han hecho que sea respaldado por altos mandos en varias ocasiones. Sin embargo, también ha estado en el punto de mira.
Tras su paso por la Comandancia de Vizcaya fue destinado como capitán al subsector de tráfico en Málaga. Una nota confidencial de aquella época elaborada por el Servicio de Información de la Guardia Civil revela una investigación que pretendía «determinar si su incremento patrimonial ha podido producirse de manera no legal». Se hace referencia a operaciones impulsadas por el entonces capitán en las que supuestamente tenían que haberse aprehendido determinados alijos de droga. Los agentes reconocieron no poder demostrar nada, pero como sus sospechas persistían solicitaron gestiones complementarias que no resultaron fructíferas o no se efectuaron. Más tarde la ocultación de otras investigaciones sobre él provocaría que un ex jefe de Asuntos Internos esté imputado en la misma causa.
García Santaella ocupó el puesto de ayudante del director general Santiago López Valdivielso por recomendación del general Blanes. Un alto cargo de la Guardia Civil de total confianza del entonces director recordaba que hubo «un problema con las dietas» tras el cual García Santaella fue destituido. López Valdivielso explicó sin embargo que se le apartó del puesto porque se consideró que su actitud era «desleal», lo cual no impidió que se le concediera un bien remunerado traslado a Mozambique, como había solicitado.
Tras su paso por Granada, el coronel trabajó en Madrid. El subdirector de Personal, el general Ulla Rega, fue quien propuso a Interior que se le impusiese la cruz de plata -prestigiosa aunque no pensionada- por su participación en la elaboración de la Ley de Prestación de Servicio y Jornada y Horario del Personal. Fue el 2 de febrero de 2015. Dos meses antes, el 21 de noviembre, había trascendido que era investigado y que el juzgado número 2 de Granada había incoado unas diligencias cuya existencia fue comunicada al órgano gestor de Personal de la Guardia Civil.
El 18 de marzo de 2015 el coronel declaró como investigado (imputado) y, poco después, tras la denuncia de algunas asociaciones profesionales, cesó en su destino y quedó en situación de disponible. Según fuentes consultadas por este periódico, el cese del destino suele llevar aparejado el abandono del lugar de residencia oficial y sólo se puede estar en situación de disponible seis meses. Han pasado casi dos años. Fuentes oficiales señalan respecto a la designación de otro destino que sería complicado asignar un puesto a un procesado por narcotráfico, aun cuando prevalezca la presunción de inocencia. Sobre el pabellón aclaran que, aunque solicitó una prórroga de tres meses, lo abandonará a finales de mes. Y sobre la condecoración señalan que la solicitud se produjo meses antes de que se supiera del proceso judicial.

http://www.elmundo.es/espana/2017/01/30/588e37a6268e3ebe448b456e.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ULTIMAS NOTICIAS FOTOS

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias