Slideshow

miércoles, 1 de febrero de 2017

«Nosotros somos policías y defendemos la ley. Nunca trabajamos al dictado de ningún polític

Yolanda Rodríguez, primera comisaria de la Policía Nacional en Granada al frente de la Policía Judicial

La nueva comisaria, Yolanda Rodríguez, jefa de la policía judicial de Policía Nacional.

Yolanda Rodríguez (1968, Madrid) se ha convertido en la primera mujer comisaria de policía de Granada. Se encuentra al mando de la Policía Judicial de la Policía Nacional, donde se cuecen las investigaciones más potentes contra delincuentes: homicidios, atracos, violaciones, corrupción como en el Caso Nazarí... Detrás de esta mujer se esconden 23 años de profesión y una dilatada carrera en España y en el extranjero. Experta en terrorismo islamista, en inmigración y extranjería, dispone de las carreras de Filosofía y Ciencias de la Educación y Ciencias Policiales, además de formarse en Estados Unidos como agente del FBI y en justicia criminal. Su participación policial en los atentados del 11-M le marcó como profesional. Y entre sus aficiones, se queda con viajar por todo el mundo y leer todo aquello que cae en sus manos.
¿Cuántas veces ha hecho uso de su arma?
Dos veces.
¿Con qué resultado?
La utilicé de forma intimidatoria, pero nunca disparé. Una vez, en una entrada y registro en Barcelona. Y la segunda, en la calle para detener a unos objetivos.
¿Qué le dijeron sus padres cuando les comunicó su intención de hacerse policía?
Me preguntaron si estaba segura. En mi casa no había antecedentes de policías. Y cuando les dije que estaba segura, tuve el apoyo de mi familia desde el segundo uno. Siempre se han sentido muy orgullosos, me han hecho una publicidad excelente y siempre han estado ahí apoyándome.
En una sociedad tan patriarcal, ¿cómo se lleva eso de mandar sobre una mayoría de hombres?
Pienso y estoy convencida de que la sociedad está cambiando, en general. No es lo mismo ahora que hace veinte años. En todas las sociedades hay extremos, personas muy machistas y otras muy feministas, tanto en el ámbito de los hombres como en el de las mujeres. ¿Es difícil mandar a un grupo de hombres por parte de una mujer? Pues depende de la personalidad, de tu fortaleza, de tu seguridad, de los jefes que te respalden. Yo lo único que puedo decir es que he tenido una acogida tan calurosa y positiva que mi única preocupación ahora es estar a la altura y continuar con la labor de mi antecesor. Yo siempre me he sentido súper cómoda trabajando entre hombres, porque me aportan la parte que no tengo que es la masculina, los hombres veis cosas que las mujeres no vemos y viceversa.
¿Qué se pide a sí misma y a su plantilla?
Salir cada día de la puerta de la oficina con la conciencia muy tranquila de un trabajo bien hecho. Y a la gente de esta plantilla les pido lo mismo. Yo entiendo que puedo exigir a los demás lo que uno da.
¿Cómo fue la situación más tensa vivida como policía?
Fue en los atentados del 11-M en Madrid en 2004. Tuvimos que detener a uno de los supuestos autores y ahí fue una situación muy tensa y comprometida. Ha sido la situación más comprometida en mi carrera profesional de 23 años. Había muchos muertos en las espaldas y el grado de exigencia era muy elevado.
¿Hay un antes y un después en el trabajo policial tras ese atentado?
Como todo en la vida, las modalidades delictivas están cambiando. Ahora son los delitos tecnológicos y las estafas lo que más crece. En el ámbito del terrorismo también están cambiando las cosas. La lucha terrorista contra el yihadismo ha sido una revolución porque afortunadamente en este país no teníamos esa amenaza y sí la de ETA. El primer detenido por yihadismo en España fue en 2001, a partir de ahí se puso el punto de mira en el terrorismo yihadista. La experiencia hace que cambies, las circunstancias han hecho que haya un antes y un después. La delincuencia ya no es nacional, es globalizada, hay supresión de fronteras, los niveles de alerta terrorista se pueden generalizar también entre los países. Sí hay un antes y un después, pero a partir de 2001. Ojo porque también hay que ser cuidadoso con el lenguaje, la religión musulmana no es mala, sí lo es utilizarla para justificar la violencia, las comunidades cristianas y judías también han utilizado, en algún momento de la historia, la religión para justificar lo injustificable.
¿Por qué se hizo experta en terrorismo internacional?
Un poco por azar. Mi primer destino fue en Extranjería en Barcelona y a partir de ese momento mi siguiente destino fue en una unidad destinada a investigar el terrorismo internacional en Madrid, donde se trabajaba con todo tipo de radicalismo ya fuera el IRA, kurdos, los corsos, yihadismo, un destino en Madrid. Mi facilidad en los idiomas siempre ha sido un plus.
¿Y qué se ve desde esa terraza de la investigación contra el terrorismo internacional?
Voy a ser muy diplomática y voy a repetir las palabras del ministro del Interior (Juan Ignacio Zoido). Podemos estar muy tranquilos de tener unos cuerpos y fuerzas de seguridad muy profesionales y muy especializadas en la lucha del terrorismo internacional y en general.
Muy diplomática
Risas.
¿Cuáles son los delitos qué más le preocupan en esta provincia?
Desde que he llegado a esta Jefatura (hace once días) ya he participado en una entrada y registro en un domicilio donde se buscaba cocaína y heroína, lástima de que no pude participar en otra de marihuana. Lo que veo que más preocupa a nivel delictivo por el daño que está generando es la marihuana, ojalá podamos reducir la producción de esta sustancia y que eso nos dé más seguridad y tranquilidad.
¿Algún objetivo policial más?
Granada es una ciudad muy segura, en la medida de lo posible trataremos de dar más seguridad, dar una buena atención al ciudadano y que se resuelvan los casos. Uno de los últimos casos resueltos ha sido el del homicidio de la calle Elvira con los tres implicados en prisión y eso me congratula mucho por un trabajo bien hecho.
Hace pocos días el exalcalde de Granada volvió a cargar contra el dispositivo desplegado en la Operación Nazarí y esta investigación policial.
Nosotros somos policías y defendemos la ley, aquí no se trabaja al dictado de ningún político. Y por supuesto que respaldo el trabajo hecho por la policía judicial en ese operativo, aunque no he tenido tiempo aún de conocer a fondo este caso.
¿Qué cuesta más trabajo: investigar a un ladrón de guante blanco de los instalados en el poder o a un delincuente de la calle?
Sí, mucho más a los poderosos que a los instalados en la calle. Es como si comparas la dificultad de entrar en una casa blindada o en otra que tiene la puerta sin cerradura. Qué te cuesta más, seguir un coche con potencia normal u otro de gran cilindrada.
¿Recuerda algún detenido que le haya marcado especialmente?
Los atentados del 11-M como suceso me marcaron mucho. Yo no llevé la instrucción, pero mis compañeros me hablaban de la frialdad de los detenidos.
¿Cree en la rehabilitación del delincuente?
Yo creo en la reinserción de algunos delincuentes. Hace pocos días conocí al juez Emilio Calatayud y me declaro una admiradora de él. Yo no me he cruzado con ninguno, pero sí creo porque lo vemos con bastante frecuencia en los casos que ha llevado Emilio Calatayud. Sí creo en la rehabilitación de algunos delincuentes.
No es nada habitual encontrar mujeres comisarias de su edad, ¿dónde pone el techo?
Para ser sincera, no tengo un objetivo establecido. Quiero disfrutar, trabajando, que la gente a mi cargo disfrute tanto o más que yo. Y a la gente que le hacemos bien se sienta muy honrada y orgullosa. Por mi formación profesional y personal considero que tengo dotes de mando y de dirección. Quiero continuar y mejorar la labor de mis antecesores, para dejar en buen lugar al Cuerpo Nacional de Policía. Me siento muy honrada y orgullosa por haber sido elegida para esta plaza. Puedo decir que esta plantilla de policía judicial es muy buena, tiene unos grandes profesionales.
¿Manda de forma distinta un hombre y una mujer?
No, no es una cuestión de sexo, sino de personalidad, de forma de ser. Influye tu edad, tu ámbito familiar, tu trayectoria profesional.
¿Qué le hizo convertirte en policía?
Hay una parte vocacional. Desde muy joven me encantaban las series policiales como 'Los Ángeles de Charlie', sobre todo, las mujeres policía, me gustaba ese afán de ayudar a la víctima del delito y hacer el trabajo bien. Lo veía como una profesión muy atractiva. Por mi carrera académica, soy licenciada en Filosofía y Ciencias de la Educación, y aunque aparentemente no tiene nada que ver con la profesión de policía, pero desde un punto de vista pedagógico tenemos mucho que hacer. Cuando terminé la carrera un catedrático me animó a presentarme a las pruebas de policía y cuando entré en la academia, vi que me gustaba mucho la movida, la delincuencia internacional, el terrorismo, muy influenciada también por mis conocimientos en distintos idiomas. Mis estancias en países extranjeros me han abierto mucho los ojos para ver que hay otras culturas, otras formas de pensar y de actuar distintas.
http://www.ideal.es/granada/201702/01/nosotros-somos-policias-defendemos-20170129001949-v.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias