lunes, 27 de marzo de 2017

Un guardia civil díscolo en Podemos

Juan Antonio Delgado Ramos (San Fernando, Cádiz, 1971), se ha convertido estos días en noticia precisamente por no figurar. Por no haber firmado el manifiesto de Alsasua, rubricado por 88 diputados de Unidos Podemos, ERC, PNV, PDeCAT, Compromís y Bildu, en el que apoyan a los nueve imputados por las agresiones a los guardias civiles y sus parejas en esta localidad navarra porque son tan "víctimas" como las personas agredidas, ya que lo ocurrido fue una mera "pelea de bar".

LAURA GARAFONO-CADIZ
En su cuenta de Twitter reflejó que «desde el minuto uno hemos estado con las víctimas de Alsasua, con los guardias civiles agredidos y sus parejas. Lo demás son manipulaciones». Ha rehusado hacer declaraciones a EL MUNDO.es porque quiere dar por zanjado un tema que, como guardia civil y diputado de Podemos, le toca de lleno.
Tiene a sus espaldas 25 años de experiencia en el Cuerpo, y fue durante varios años portavoz nacional de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC). Ha sido el primer guardia civil que ha entrado de lleno en el Congreso, y no precisamente como Tejero, sino como 'número 2' de Podemos por la provincia de Cádiz, y lo ha hecho en dos ocasiones.
Mantiene una relación directa y cordial con Pablo Iglesias, a quien conoció en los platós de televisión a los que acudía como portavoz de la AUGC para hablar sobre narcotráfico e inmigración, dos asuntos que conoce de manera directa por sus últimos destinos en la provincia de Cádiz. Era un habitual en programas como Fort Apache, pero también era tertuliano o entrevistado con asiduidad en los distintos formatos de programas de cadenas tan dispares como 13 TV, Intereconomía, Antena 3, la Sexta o Telecinco.
Por su 'feeling' y por su discurso en defensa de los derechos de los guardias civiles, Pablo Iglesias le ofreció formar parte de la candidatura por Cádiz, al principio, como independiente. Ramos no tiene cargo orgánico alguno en la estructura del partido. De talante conciliador y dicharachero, se confiesa de izquierdas, pero «eso no significa que no me lleve bien con otros parlamentarios aunque estemos en las antípodas ideológicas».
Es vocal suplente de la Comisión Permanente del Congreso, y por lo tanto ha sido de los pocos diputados que, al disolverse la Cámara para que se celebraran nuevas elecciones, no dejó de ser diputado, una decisión motivada porque, cuando deje de serlo, volverá a ingresar en la Guardia Civil y habría que repetir el proceso administrativo de solicitar una nueva excedencia.
Es secretario primero de la mesa de la Comisión de Interior, y también forma parte de la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible. Asimismo, y como portavoz de la Comisión de Defensa, junto con el diputado Ricardo Tarno (PP) ha acompañado recientemente a El Líbano a la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, en su visita a las tropas españolas. También acudió a un viaje similar a Irak con diputados de Ciudadanos y PSOE, lo que revela su vinculación y apoyo a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, a las que pertenece. No juró la Constitución al tomar posesión de su escaño: prometió, pero no olvidó mencionar en su promesa «trabajar por mejorar las condiciones socio laborales de la Guardia Civil, Policía Nacional y el Ejército».
http://www.elmundo.es/andalucia/2017/03/27/58d7fd26468aebae408b45b9.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias