domingo, 7 de mayo de 2017

Un sargento de la Guardia Civil, a juicio por robar éxtasis a un inglés

El mando afronta ahora una petición de nueve años de cárcel por asociarse con los traficantes españoles para repartirse el botín


Juicio a los componentes de 'la banda del puerto'

A Rodney Paul Blaskett le tendieron una trampa que le costó cuatro años de cárcel. Rodney, británico, conducía su furgoneta desde Francia con destino a un polígono de Martorelles.[TEX-ENTRA] Allí debía entregar la mercancía: 70 bolsas de plástico con éxtasis. Javier S., Daniel R. y Juan Pedro L. la descargaron y huyeron. Dejaron atrás dos bolsas. Y a Rodney, que fue detenido por un sargento de la Guardia Civil al acecho. El mando afronta ahora una petición de nueve años de cárcel por asociarse con los traficantes españoles para repartirse el botín.
Rodney tiene el consuelo, al menos, de no ser el único que cayó en la trampa de una banda de delincuentes comunes que, asociados con guardias civiles, se dedicaron a dar palos a traficantes. Se les conocía como la banda del puerto porque su gran golpe lo dieron allí, en el puerto de Barcelona, en 2005: el robo de un contenedor con 200 kilos de cocaína. Los policías implicados —siete guardias civiles y un inspector de Policía— fueron procesados, pero absueltos. Los ladrones de narcos, en cambio, condenados.
La historia de Rodney se remonta a 2001, pero su descubrimiento tiene un mismo origen: Juan Pedro L., un miembro de la banda que, en un momento dado, se hartó y decidió contarlo todo a los investigadores. Es uno de los cuatro acusados en el juicio por el robo del éxtasis de la furgoneta, que se celebra a partir del miércoles en la Audiencia de Barcelona. El ladrón arrepentido afronta una petición de un año de cárcel por tráfico de drogas. Mucho menos que sus compañeros de fatigas Javier S. y Daniel R., para quienes el fiscal solicita siete años de prisión. Se lleva la palma, por ser funcionario y mando policial, el sargento Roberto de Prádena: nueve años de cárcel, el pago de una multa de 250.000 euros y una petición de inhabilitación absoluta por 15 años.
Los presuntos delincuentes eran treintañeros cuando robaron la droga a Rodney. El sargento se acercaba ya a la cuarentena. El fiscal explica que todos ellos se asociaron para hacerse con la partida de MDMA y “compartir un sustancioso provecho económico”. Los acusados supieron que la furgoneta llegaría al polígono de Can Roca el 30 de abril de 2001. Y que, sobre las 14 horas de ese día, la furgoneta del británico estaría “en una calle apartada del polígono” para hacer la entrega. “No consta quién ni cuándo” les dio “tan detallado aviso”.
Cada una de las 70 bolsas de la furgoneta contenía unas 1.000 pastillas de éxtasis. Durante la descarga, Daniel R. “ocultó dos bolsas” bajo el asiento de Rodney, que no se dio cuenta. El sargento de la Guardia Civil lo vio todo “desde un lugar discreto en el contiguo descampado”. Roberto de Prádena activó la intervención policial, pero dio tiempo “suficiente” a sus presuntos colaboradores para que se dieran a la fuga con su coche. Los agentes identificaron en la furgoneta a Rodney, que fue detenido por llevar encima dos bolsas de plástico con 640 gramos de MDMA.
Tres días después, los agentes encontraron otras cuatro bolsas: el sargento pidió a los ladrones que las dejaran “para dar mayor brillantez a la operación policial”. El resto de la mercancía (con un valor de unos 40.000 euros) nunca se halló. La Audiencia de Barcelona condenó a Rodney Paul Blaskett a cuatro años de cárcel.
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2017/05/06/catalunya/1494094299_654661.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias