domingo, 2 de julio de 2017

La Línea, donde la Policía vive con inseguridad

Las agresiones de narcos a las fuerzas de seguridad obligan a enviar más refuerzos a la localidad vecina con Gibraltar

Detalle de un vehículo de la Guardia Civil tras ser apedreado en La...




La Línea de la Concepción, municipio situado al sur, en Cádiz, y vecino de la colonia británica de Gibraltar, uno de sus principales motores económicos. Una ciudad de unos 65.000 habitantes, con poca industria y con una tasa de paro elevada. Hay contabilizados en torno a los 10.000 desempleados.
El contrabando, históricamente presente por la cercanía con la colonia, sirvió en muchas ocasiones para salir adelante. Sin embargo, lo que se conocía como matuteras, mujeres que pasaban los cartones de tabaco por la frontera, degeneró en narcotráfico y en una situación nada cómoda para un pueblo que no se resiste a ser sólo el vecino pobre de los llanitos, nombre con el que se conoce a los gibraltareños.
Desde el pasado mes de abril, cuando se produjo el apedreamiento de varios agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil que bloquearon un alijo de hachís en la playa de El Tonelero, la sensación de inseguridad ha ido creciendo. Un agente agredido cuando se dirigía a su puesto de trabajo, otros incidentes de mayor o menor intensidad y el 7 de junio la tragedia. Un miembro de la Policía LocalVíctor Sánchezfallecía tras una persecución a un contrabandista.
«Desgraciadamente, era algo que se veía venir», se lamentaba el alcalde, Juan Franco, y también los representantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a los que el drama tampoco les sorprendió en exceso. Y es que tanto La Línea como todo el arco de la Bahía de Algeciras son los puntos calientes para el tráfico de hachís, procedente del norte de Marruecos. Dinero fácil y en grandes cantidades que provoca una sensación de alarma social que el Gobierno intenta mitigar, pero con poco acierto.
Baste citar como ejemplo los sabotajes de la barrera antinarcos ubicada en el río Guadarranque, en el término municipal de Los Barrios. Ya van tres en apenas seis meses. La última, coincidiendo con una manifestación de agentes de seguridad y colectivos de lucha contra la droga que han creado una plataforma para demandar mayor seguridad.
Pero, sin duda, el momento de mayor reivindicación social se produjo días después de la muerte del agente Víctor Sánchez. Unas 4.000 personas se concentraron en la céntrica plaza de La Inmaculada, no sólo para rendir tributo al fallecido sino para decir «Basta ya».

Refuerzos de guardias civiles y policías nacionales

En las últimas semanas han llegado hasta la localidad 40 efectivos de la Guardia Civil y 25 agentes de la Policía Nacional. Una medida que, según el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, «estaba prevista y se va a mantener». No obstante, es imposible no vincular este aumento de efectivos con la tragedia vivida.
«No vais a estar solos». Ese fue el mensaje del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, durante su encuentro, el pasado lunes, con algunos de los guardias civiles que sufrieron las agresiones. Sin embargo, y pese a que en estos días los controles en las carreteras de acceso a la ciudad y en las barriadas son incesantes, la clase política y la sociedad civil piden más medidas.
El alcalde, lejos de tirar del tópico de matar al mensajero, repite una y otra vez que «es evidente que hay un problema», pero entiende que además de la seguridad se deben adoptar otras medidas. Entre ellas, generar oportunidades de empleo a través de planes del Estado y de la Junta de Andalucía.
Antonio Sanz pidió al Gobierno andaluz la creación de un comisionado similar al que existe en otros lugares con problemas sociales. Asimismo, la clase política local solicita tener en cuenta la singularidad del municipio por estar al lado del Peñón. «Si Gibraltar estornuda, La Línea se resfría», suele decir Juan Franco, que clama ayuda a «cualquier administración». Y es que la sombra del Brexit complica aún más el futuro de La Línea.
Sin duda, la ciudad fronteriza y su entorno tienen un problema de seguridad, pero hay muchos más que no se tapan por mucho que, ahora, se vea una continua presencia de agentes en las calles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias