sábado, 29 de julio de 2017

Táser: Así son las pistolas eléctricas que quiere la Policía española

Tras el inesperado ataque sufrido por la Policía Nacional ayer en Melilla, los sindicatos policiales piden que se dote a los agentes destinados en «primera línea» de seguridad de estas pistolas eléctricas










Las pistolas eléctricas tipo táser son consideradas una alternativa no letal a las armas de fuego para la Policía. Sin embargo, se han visto relacionadas con decenas de muertes en los últimos años, sobre todo en Estados Unidos. En España y Reino Unido se recuerda el caso del exjugador de la Real Sociedad, Dalian Atkinson, quien falleció una hora y media después de que unos agentes de policía en Reino Unido le disparasen hasta en tres ocasiones con una pistola tipo táser en casa de su padre.

Por otro lado, tras el inesperado ataque sufrido por la Policía Nacional ayer en Melilla a manos de un marroquí que intentó cruzar la frontera con un cuchillo de grandes dimensiones, cogiendo a todo el cuerpo por sorpresa sin saber cómo actuar, los sindicatos policiales solicitaron al Ministerio del Interior que dote de pistolas eléctricas a los agentes destinados en «primera línea» de seguridad con el fin de ser utilizadas en tales situaciones.

La Guardia Civil de hecho reconoció que ya se han probado armas de diferentes modelos y también se han comparado precios, pero insistiendo en que oficialmente no hay ninguna conclusión ni tampoco fecha estimada para comunicar si adquieren este tipo de armas eléctricas no letales.

En España, las pistolas eléctricas son armas exclusivas para uso policial y militar. Se encuentran reguladas por el artículo 5.1. del Reglamento de Armas, junto con las semiautomáticas y los sprays de defensa. No las pueden comprar ni civiles, ni policías o militares por su cuenta: solo los cuerpos policiales o militares.

Efectos

Este tipo de armas interfieren el sistema nervioso muscular e inmovilizan al sujeto con descargas eléctricas: son pistolas que disparan dardos punzantes de 50.000 voltios -voltaje que desciende al llegar al cuerpo del objetivo- para paralizar al que recibe la descarga durante varios minutos, sin que en principio se genere daño permanente.

Los defensores de estas pistolas recuerdan que lo peligroso son los amperios, es decir, la corriente que transmite el aparato. En la pistola táser normalmente rondan los 2,1 microamperios (mA) y los 3,6 mA, con una energía liberada por pulso de entre 0,07 y 0,5 julios. Las personas que reciben el impacto de una pistola de este tipo pueden sentirse un poco mareadas durante algunos minutos

La salida de energía de este arma causa involuntariamente contracciones de los músculos y como resultado se tiene la sensación de vértigo, aturdiéndote momentáneamente.

Modelos

Según la web de Aasias, compañía que distribuye la marca en España desde 2003, existen más de 800 modelos de pistolas eléctricas tipo táser en nuestro país, desde los 485 hasta los 2.320 euros. A día de hoy está permitido su uso a los policías locales de unos 200 municipios, especialmente en Canarias, Andalucía, Murcia, Valencia y Cataluña. Los Mossos d’Esquadra también pueden utilizarlas, después de que el Parlamento catalán aprobara su uso el pasado verano.

Existen dos modelos principales de pistolas táser: las que lanzan dardos y el táser ordinario, que no dispara nada y tiene dos dientes o electrodos que sobresalen en un extremo. Ambas armas, como pistolas eléctricas que son, sólo las pueden usar «funcionarios especialmente habilitados», es decir, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como se especifica en el Real Decreto 137/1993 de 29 de enero.

Las pistolas eléctricas del primer tipo son las más efectivas, pues disparan dos dardos punzantes que, según aseguran desde Anmistía Internacional, tienen forma de anzuelo y «están concebidos para penetrar unos cinco centímetros en la ropa o la piel del sujeto contra el que se dispara y administrarle una descarga». Normalmente estas armas tiene un alcance de 7'6 metros.

Funcionamiento

La Unidad Central de Informática y Electrónica Forense de los Mossos d’Esquadra explica en un informe el funcionamiento de esta pistola: primero se disparan los dos electrodos con forma de arpón, posteriormente los dardos se clavan en el objetivo mientras el cable conductor los mantiene conectados a la pistola y se produce la descarga eléctrica, y en tercer lugar la descarga continúa mientras el agente aprieta el gatillo, normalmente entre uno y cinco segundos.

La pistola será más efectiva cuanto más separada esté del objetivo. Esto se debe a que de los dos dardos que dispara, uno sale en línea recta y el inferior lo hace con cierta inclinación para así interferir «en una mayor superficie muscular». Esto quiere decir que es posible que a poca distancia sólo se clave uno de los dardos, por lo que el circuito no se cerrará y la persona no recibirá la descarga eléctrica.

Ventajas y desventajas


La ventaja que tiene el uso de este tipo de armas es para afrontar situaciones de peligro de grado medio, evitando recurrir a un arma de fuego. No están indicadas en caso de que alguien esté exaltado (gritando mucho, por ejemplo), pero no muestre una actitud violenta. Según Amnistía Internacional, solo deberían usarse para no recurrir a las armas de fuego, por lo que «su despliegue debería estar sujeto al mismo criterio que se aplica al uso de estas armas». Esto quiere decir que solo se debería usar en caso de «amenaza inminente de muerte o lesión grave que no pueda contenerse por medios menos extremos», y nunca en manifestaciones o cuando el detenido esté ya bajo custodia.

Por el contrario, varios forenses consideran que las pistolas eléctricas son las principales causantes de decenas de fallecimientos. La mortalidad de las pistolas eléctricas se encuentran en un 1,4%, frente al 50% de una pistola del calibre 38, según otro estudio de la Unidad Central de Informática y Electrónica Forense de los Mossos d’Esquadra, asociándose las muertes a «múltiples descargas o como consecuencia de descargas de larga duración».

¿En qué países es legal?


Alrededor de 110 países cuentan con un total de 850.000 pistolas tipo táser. En Estados Unidos son legales para los ciudadanos de muchos estados, que tienen competencias para legislar su posesión y uso. También es legal en la mayoría de los principales países de la Unión Europea, como sucede en Francia con la Policía Nacional y los gendarmes franceses, que emplean estas armas desde 2006.

Sin embargo, en Alemania e Italia estas armas están prohibidas desde hace casi 10 años, aunque desde 2010 las pueden usar algunos cuerpos especiales de la policía, siendo consideradas como armas de fuego. Algo parecido sucede en Reino Unido, sobre todo después de las numerosas muertes que ha habido en relación con el uso de estas pistolas.

Implementación inmediata


Los policías en España están exigiendo la implementación de la pistola eléctrica a la mayor brevedad posible después de contemplar los últimos acontecimientos. «No se trata de utilizar estos instrumentos para golpear, sino para actuar con proporcionalidad y con los medios adecuados», apuntó el portavoz de CEP, Antonio Labrado.

Todos los sindicatos policiales defienden la actuación de este martes en Melilla, donde se utilizó un bolardo de plástico para arrojarlo a la cabeza del agresor antes de ser detenido. «Muchas veces los compañeros se la juegan», añadió Labrado.


http://www.larazon.es/espana/taser-asi-son-las-pistolas-que-exige-la-policia-HF15678681

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias