lunes, 25 de septiembre de 2017

El 'derecho a decidir' del Valle de Arán: "Si hay independencia, nos vamos con España"

Cataluña tiene su propia Cataluña. A escala, en pequeñito, en una esquina, el Valle de Arán mimetiza quejas, agravios y resquemor respecto al Gobierno autonómico de Barcelona. 




Esgrimen lengua propia, el occitano, instituciones centenarias e identidad diferenciada. Pero desde la Generalitat reciben lo que los partidos aranistas interpretan como desdén. La situación lleva décadas así, pero con el referéndum del 1-O ha dado un giro inesperado. Ante una eventual independencia de Cataluña, los araneses se plantean qué pasaría con ellos. "Si hay independencia, nos vamos con Huesca. O mejor con un estatus propio con España. Y si no puede ser, pues como Andorra", razona un vecino en Vielha. El valle sigue con atención especial el referéndum.
Para ir en coche de Barcelona a Vielha, la capital del Valle de Arán, uno puede pasar por Aragón o viajar por el tiempo a una carretera de los años ochenta, con curvas cerradas de montaña en las que la velocidad recomendada es de 30 kilómetros por hora, lo que permite disfrutar de la preciosa vista del Pirineo (eso sí). La geografía es tozuda y el Valle de Arán (10.000 habitantes en nueve municipios de Lleida) es la única comarca atlántica del Pirineo catalán. El río Garona nace aquí y desemboca en Burdeos. En Vielha no se ven apenas pancartas niesteladas. El letrero que cruza la calle principal como si fuese una meta volante no pide democracia, como en muchos otros pueblos de Cataluña, sino que anuncia una ruta micológica. Hace frío y llovizna.

Francisco Boya es el líder de Unidad de Arán-Partido Nacionalista Aranés, aliado del PSC. A su lado, en la terraza del café, están el alcalde de Vielha, Juan Antonio Serrano, y la teniente de alcalde, María Vergés. Unidad de Arán gobierna cinco de los nueve ayuntamientos y tiene cinco de los 13 concejales del Conselh de Arán. Y sus miembros siguen con atención el 'procés'. "Estamos muy preocupados. Pedimos sentido común y moderación a las dos partes, porque estamos en una estrategia en la que todos vamos a salir trasquilados. Solo con la ley no hay camino, pero fuera de allá tampoco. Romper algo es muy fácil, coserlo es muy difícil", comienza Boya, que fue síndico de Arán (presidente del 'conselh') entre 2007 y 2011. Pero inmediatamente aclara: "La realidad en el valle es otra. La pulsión independentista aquí es minoritaria".
Los responsables de Unidad de Arán sostiene que el Gobierno de la Generalitat se olvida del valle. "Desde 2011 tenemos el autogobierno congelado, nos deben ocho millones de euros, el presupuesto del 'conselh' ha bajado un 10% desde 2011, mientras que el de la Generalitat subió un 4% este año. La partida para fomentar el aranés es de solo 60.000 euros, y es una lengua cooficial que usa habitualmente solo el 17% de la población. La Generalitat gasta más en fomentar el catán en Valencia y da millones a la prensa catalana. Hay leyes para Arán aprobadas, pero en un cajón. Satisfechos no estamos".
Unidad de Arán es un partido importante aunque desde 2011 no gobierna el 'conselh'. Desde entonces, está en manos de CiU (hoy PDeCAT), cuyo 'síndic' no ha querido hablar para este reportaje. En Vielha lo achacan a que no está cómodo con este asunto. Por un lado, su partido en Barcelona promueve el referéndum pero su territorio no quiere la independencia. En la consulta del 9-N, el Valle de Arán fue la comarca con la segunda participación más baja (17,5%) mientras que la participación media fue del 30,7%. De los que fueron a votar en Arán, solo el 62,59% lo hizo por la independencia (la media en Cataluña fue del 81%).
Así que es comprensible la inquietud ante una posible independencia. El turismo hacia la estación de esquí de Baqueira-Beret y el comercio son su principal fuente de ingresos. El pueblo está lleno de tiendas de ropa de montaña. "Aquí vivimos del turismo. Vienen a esquiar madrileños, valencianos y vascos, pero apenas catalanes, porque está muy mal comunicado. ¿Qué hacemos en una Cataluña independiente?", se pregunta la dueña de una tienda. Esta, sin embargo, añade su malestar ante las imágenes de la Guardia Civil entrando en sedes de la Generalitat. En toda Cataluña, la reacción del Gobierno ha generado apoyos al independentismo. Mucha gente sostiene que hace nada no apoyaba el referéndum pero que ahora sí lo haría. Y también en Arán, aunque no parecen ser mayoría.
Si a alguien le da un ictus, va al hospital de Toulouse, que es el más cercano, no a Lleida. No podemos tener una frontera con Francia
Paco Boya pone un ejemplo práctico de lo que supondría. "Cuando a alguien le da un ictus, la ambulancia lo lleva al hospital de Toulouse, que es el más cercano, no a Lleida ni a Huesca. No podemos tener una frontera con Francia. Estamos intentando reducirla lo más posible y nos ha costado tener ese acuerdo sanitario. Salir de la UE sería un desastre descomunal. La carretera para salir de aquí entra y sale siete veces de Aragón. ¿Quién la va a arreglar en una independencia? Son asuntos que a alguien le pueden parecer menores, pero para nosotros son muy importantes". Hay unos 100 niños de Arán estudiando en Toulouse, que además es el aeropuerto más cercano. E insiste: "Somos una realidad política diferente". Por eso advierte: "Llegado el caso, Cataluña debe decidir. Pero el Valle de Arán, también".
El valle fue tradicionalmente un lugar cerrado. Hasta el siglo XX, quedaba aislado en invierno, y algo de eso pervive en su forma de ser. Si se pregunta a la gente por la calle, es fácil que alguien te diga que es de fuera aunque lleve décadas viviendo allí. "Yo soy de Aragón, aunque lleve viviendo aquí más de 20 años y mis hijos hayan nacido aquí", responde el dueño de una tienda de fotografía, que advierte: "Aquí no escucharás ni caceroladas ni hostias. Los araneses están esperando cualquier momento para pedir lo mismo que consiga Cataluña".
Por eso, estos días vuelve a rular un vídeo de 2009 en el que Pilar Rahola, musa del independentismo catalán, ridiculiza las reivindicaciones del Valle de Arán y le dice a un joven del valle que si quiere independizarse, que vayan devolviendo las ayudas públicas que reciben. José Luis y Aurelio pasean por la calle principal de Vielha comentando la situación política. "¿El derecho a decidir de Cataluña? Pues nosotros, o con Aragón o con Francia. O como los andorranos, a mitad entre Francia y España. Lo ideal sería con un estatus especial en España".
Teresa, la dueña de una inmobiliaria, dice estar tranquila porque al frente del Gobierno está Mariano Rajoy: "Suerte que tenemos a Rajoy, que tiene la cabeza sobre los hombros. Es moderado, brillante y aguanta el timón de España, porque de PSOE y Podemos no se puede esperar nada. Lo único bueno del PSOE lo está haciendo Borrell, con el que no me iría a tomar un café, pero que ahora está de 10".
El Valle de Arán tiene reconocido sobre el papel su "derecho a decidir". La ley de régimen especial del Valle de Arán de 2015 establece en una disposición adicional que "el Parlamento de Cataluña reconoce el derecho del pueblo aranés a decidir su futuro". Sin embargo, para el referéndum del 1-O no hay ninguna especificidad prevista, ninguna cláusula que dé al Valle de Arán el derecho a decidir. Si Puigdemontdeclara la independencia de Cataluña, lo haría incluyendo al Valle de Arán. Y veremos.
https://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2017-09-25/valle-aran-cataluna-derecho-a-decidir-vielha_1448606/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias