domingo, 8 de octubre de 2017

Manuel, guardia civil destinado en Cataluña: "Los que antes eran amables, ahora te llaman asesino"

Lleva varios días sin dormir. Habla por teléfono mientras sale de una casa cuartel en una gran ciudad de Cataluña, y a escondidas. Avisa: «Lo mismo de pronto te digo prima, para disimular». Manuel es su nombre ficticio. La condición es no desvelar su identidad. 




A diferencia de los agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado desplazados a Cataluña por la operación Copérnico, Manuel lleva años allí. Este andaluz es guardia civil y lleva destinado en esta comunidad autónoma siete años. Aquí tiene su vida, con su mujer, que es catalana, y su hija de dos años.

«Cuando estás en la Academia, lo primero que te dicen es que hagas vida fuera del trabajo. Y yo lo hago». Eso sí, con la precaución y la cautela de que poca gente sabe que es guardia civil. No acostumbra a publicitarlo. Para empezar, porque no hace vida social donde trabaja. La poca vida que hace fuera del cuartel la hace en el pueblo de su mujer, donde incluso realizan todas las compras. El pan, la leche... Allí nadie, a excepción de su familia política, y alguna persona más, muy pocas, sabe en qué trabaja. Allí es «sólo el compañero de ella». Sin embargo, Manuel sostiene que entre esa poca gente que sabe que es un miembro de la Benemérita tiene amigos que son independentistas. «Y nunca, nunca, he sentido lo de ahora», reflexiona. Siempre precaución. Algún gesto raro. Como cuando hace algunos años, a su ex pareja, también catalana «se le escapó», al presentarles a unos amigos, que era guardia civil. «Se dieron la vuelta y me dieron la espalda, literalmente».
Pero también antes «la gente, al verte de uniforme, y al margen de ideologías, acudía a la Guardia Civil para pedir con amabilidad ayuda, orientación, o incluso información para realizar gestiones, que en la mayoría de las ocasiones corresponden a los Mossos». Ahora, «esos mismos que antes eran amables te llaman asesino, y te gritan 'fuera, fuera', cuando te ven». En estos días, Manuel también ha tenido que hacer limpieza en su Facebook.
«Prima, cuéntame cómo está tu madre», interrumpe, mientras saluda a una vecina. Segundos después, deja de disimular al teléfono y cuenta que su mujer, «como las mujeres de muchos compañeros», llora todos los días. Tiene miedo. «Está muy jodida. Porque ella es una traidora». La gente «nos mira cuando salimos de la casa cuartel». Con fijeza, como en la película La invasión de los ultracuerpos. Sólo que la ciencia ficción, en estos días, es real. «Esto se ha enrarecido, hasta el límite, de un mes para acá». Manuel tiene ya claro que si el lunes se declara la independencia, «las mando a Andalucía», en referencia a su mujer y su hija.
Durante la conversación, Manuel estalla y se pregunta que «por qué tengo yo que pagar por lo que ordene el Gobierno». Por qué tiene que pagar su familia, «con ataques personales, con acoso. A nosotros, los guardias civiles, nos enseñan a enfrentarnos a esto psicológicamente, pero a nuestras familias no», lamenta.
Su hija, de dos años, no va a la guardería. Se queda en casa con su mujer, que dejó de trabajar para cuidarla. Empezaron a preguntar a compañeros en qué colegio podrían matricularla el próximo curso. «A qué colegios, dónde puede ir, donde la profesión que yo tenga no sea importante», cuenta con tristeza. La educación es el otro gran shock que experimentó al ver «los libros de Historia de los hijos de los compañeros. Los ves y dices: 'Ésta no es la historia que yo he estudiado'. Aquí solo se estudia Cataluña».
La vida social que hace es con los otros compañeros de la casa cuartel. «Nos juntamos todos y aquí hacemos piña. Y, ojo, que también hay muchos compañeros que son catalanes, y son los mismos que dicen que se quieren ir de aquí. Es duro escuchar que te digan que ésta no es su tierra, cuando son cien por cien catalanes». ¿El mensaje del Rey? «Una inyección de moral, sí. Pero al fin y al cabo, es política». Lo que vive cada día no lo es.
http://www.elmundo.es/espana/2017/10/08/59d91d91e2704e4b788b4623.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias