domingo, 24 de diciembre de 2017

José Antonio, el guardia civil que brindaba cada vez que ETA mataba a un compañero

EL ESPAÑOL recoge el testimonio inédito del agente infiltrado entre terroristas; rebautizado como Joseph, fue mano derecha de Mikel Antza hasta que descubrieron su identidad. Su heroicidad marcó la lucha contra la banda asesina

José Antonio, el guardia civil que brindaba cada vez que ETA mataba a un compañero - EL ESPAÑOL



Según informa Gonzalo Araluce en EL ESPAÑOL, infiltrarse en ETA, convertirse en un hombre de confianza de los asesinos y recabar la información más valiosa sobre una bestia descomunal, con dentelladas feroces. José Antonio Anido Martínez, con el verde de la Guardia Civil corriendo por sus venas, asumió aquella misión de tintes suicidas. Corrían los primeros años de los 90 y este guión -que podría desbordar cualquier argumento de una película de ciencia ficción- supuso una de las claves de la lucha antiterrorista de este país.
Es la primera vez que José Antonio Anido cuenta su experiencia de infiltración con tanto detalle: desde los brindis que se le atragantaron para celebrar cada atentado de la banda hasta el miedo que le infundía dormir bajo el mismo techo que los pistoleros.
No olvidemos que su historia se remonta a los años de plomo, con la resaca de los atentados contra la casa cuartel de Zaragoza -once asesinados; cinco de ellos, niños- o el de Hipercor en Barcelona -21 víctimas mortales- todavía demasiado recientes.
El atentado de Hipercor de Barcelona se cobró la vida de 21 personas.
ETA era casi impronunciable. Tal era el terror que infundía.
Pero José Antonio Anido no dudó:
"Aunque soy español había vivido en Estrasburgo (Francia) toda mi vida. Vine a España poco antes de ingresar en la Academia de la Guardia Civil de Baeza; hablaba español mal y con fuerte acento francés. Miembros de la Unidad de Servicios Especiales (USE) me hicieron una entrevista en la misma academia y me ficharon [...] Me dijeron que me prepararían para infiltrarme en ETA, que sería largo, difícil; acepté el reto porque me atraía la aventura y quería ser útil para luchar contra el terrorismo. No tenía miedo en ese momento".
El adiestramiento de Anido no fue sencillo. Ocurrió entre noviembre de 1990 y mayo de 1991, explica en el libro Historia de un desafío. El agente se refiere a su propósito como la infiltración "en una banda terrorista de las más paranoicas". Y, para ello, tuvo que enfrentarse a duras pruebas. Una de las condiciones principales en su formación era que no revelase jamás su identidad. Por eso sufrió cuando otros miembros del Cuerpo le detuvieron pensando que era un colaborador de ETA. Hasta tal punto había adquirido las destrezas de camuflaje.
En esas, José Antonio Anido dejó de existir. Nacía Joseph, simpatizante de los terroristas. "En mayo de 1991 mis jefes consideraron que ya estaba preparado y me marché al sur de Francia con una nueva identidad".
"Empecé introduciéndome en los ambientes relacionados con Iparretarrak (IK), donde yo era un insumiso y un borroka más; fumaba porros, escuchaba reggae..., lo que exigiera mi cobertura, la que habíamos preparado minuciosamente durante meses y que se había convertido en mi nueva vida".
Esa nueva vida arrancó con la inscripción en un curso de euskera en Bayona, donde contactó con gente del entorno de ETA. Joseph comenzó a ejercer como tesorero de la escuela y ayudante en la cocina.
El primer contacto con ETA
De pronto llegó el primer contacto. "Poco a poco fui ganándome la confianza de los que me rodeaban, hasta que en 1994 recibí una nota con una cita para recoger a una persona. Para evitarme sustos y nervios nunca me decían qué hacían los equipos operativos con la información que yo iba facilitando; era la mejor manera de que yo siguiera teniendo la misma actitud de siempre".
Zorion Zamakola Ibaibarriaga. Delante de Joseph se presentaba un hombre de ojos saltones, pelo graso y castaño que se decía tesorero de ETA. Aquel era el primer contacto del guardia civil con la banda terrorista: "Me preguntó si podía alojarse en mi casa. Accedí, aunque procuré mostrarme receloso, tal y como me habían aleccionado". 
José Antonio Anido, Joseph, recuerda los movimientos que se gestaban en la escuela con la que colaboraba: intercambio de notas entre personas vinculadas con ETA, información relevante que podría ser de interés para los servicios de información de la Guardia Civil. Los colaboradores de los terroristas tenían claro el procedimiento. Tras su entrega, rompían los papeles y los tiraban a la basura.
"Cuando esto ocurría, esperaba a la hora del cierre y buscaba en la basura para localizarlas y recuperarlas; en una ocasión casi me descubren, ya que tuve que esperar al cierre con la excusa de que tenía que dejar todo limpio para el día siguiente, y alguien entró para recoger algo que se le olvidó. Yo estaba con un montón de trozos de papel, que pude esconder en medio segundo".
Pese a los contratiempos, Joseph ya era uno más en aquel entorno proetarra. Había conseguido ser uno más a base de constancia, a base de tragarse sus propios sentimientos. Qué duro se le hacía estar presente de las fiestas que montaba su entorno cada vez que ETA asesinaba a los guardias civiles: "Comían marisco, bebían y consumían drogas; yo, metido en mi papel, lo celebraba con ellos".
Un etarra en casa
Volvamos a Zorion, aquel tesorero de ojos saltones que contactó con Joseph por primera vez: "Pasó en mi casa de Bayona dos meses; era receloso y suspicaz. Dormía de día y no hacía ningún ruido para que los vecinos no notasen que alguien se ocultaba en mi casa cuando yo trabajaba, ni siquiera utilizaba la cisterna del váter".
Aquella convivencia se convirtió en un infierno. Joseph hacía las veces de encubridor, colaborador, chófer y compañero de fatigas del terrorista, un hombre que "bien vestido, llevaba pistola y tenía inhibidores de frecuencia". Un individuo, en definitiva, "peligroso". ...
Sigue leyendo el reportaje en EL ESPAÑOL


https://www.clm24.es/articulo/viral/jose-antonio-guardia-civil-brindaba-cada-vez-eta-mataba-companero/20171224112849186064.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias