viernes, 12 de enero de 2018

El jefe del dispositivo del 1-O acusa a los Mossos de insultar y agarrar a policías en Barcelona

El jefe del dispositivo del 1-O acusa a los Mossos de insultar y agarrar a policías en Barcelona


Las acciones policiales durante la celebración del referéndum de autodeterminación del 1 de octubre pasado en Cataluña dejaron una profunda cicatriz en las relaciones entre los cuerpos y fuerzas de seguridad que operan en España. Una polémica que sigue abierta como se deduce del informe remitido por el coronel Diego Pérez de los Cobos, alto cargo de la Secretaría de Estado encargado de la coordinación policial del 1-O, al Juzgado de Instrucción número 7 de Barcelona que investiga si hubo delito en las cargas policiales que se produjeron en varios centros de votación de la ciudad y que dejaron centenares de heridos.
En este informe Pérez de los Cobos acusa directamente a los Mossos d'Esquadra de entorpecer las acciones de las unidades de la Policía Nacional cuando pretendían requisar las urnas de varios colegios. En concreto remarca que en la Escuela Mediterránea de Barcelona "los efectivos presentes de Mossos d'Esquadra profirieron insultos contra los agentes de la Policía Nacional" y que incluso les agarraron para evitar su actuación.
"En Serveis Centrals del Departament d'Ensenyament, en Barcelona, se identifica entre las personas que ofrecen resistencia a Clara Ponsatí, entonces consellera de Ensenyament de la Generalitat, que se encontraba junto a otra persona que le acompañaba y portaba un arma, que resultó ser su escolta, perteneciente al cuerpo de Mossos d'Esquadra sin que dicha circunstancia fuera advertida por Mossos d'Esquadra al solicitar el apoyo con el consiguiente riesgo de seguridad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y para el propio escolta", detalla el informe. Además, indica que el instituto Pau Claris de Barcelona "durante la intervención policial un mando de Mossos d'Esquadra entorpeció la misma".
El informe también detalla que, el mismo 1 de octubre, hubo "inoperancia del dispositivo" ordenado por los Mossos para impedir las votaciones lo que facilitó que en muchos puntos de votación se "parapetasen" entre "pocos cientos y 1.500 personas" para impedir el acceso de las fuerzas policiales. "A este respecto, en la mayoría de locales de votación en los que se vieron obligados a intervenir las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado había presencia de una patrulla de los Mossos d'Esquadra, indica el informe que añade que "su actitud fue de absoluta pasividad y nula colaboración" para "tratar de cumplir el mandato judicial, que a los agentes de Mossos d'Esquadra también obligaba" de impedir la celebración de 1-O. "En otros casos la actuación fue todavía peor, intentando la patrulla de Mossos d'Esquadra entorpecer y obstruir la actuación" de la Policía Nacional.
Por otro lado, el informe remarca que el operativo se "focalizó" en los centros de votación "de cuya apertura se tenía conocimiento fehaciente" y se centró "exclusivamente" en acceder al interior de los mismos para retirar las urnas y el material de votación, "no en el cierre y desalojo" de los locales. Pese a que el propósito era que la intervención "tuviera la menor afectación posible" sobre las personas concentradas ante los locales de votación, De los Cobos sostiene que fue necesario utilizar la "mínima fuerza imprescindible" ante la "resistencia pasiva organizada" y las "acciones de violencia directa" con que fueron recibidas las fuerzas públicas.
Además, añade que "la franja horaria de actuación prioritaria" fue entre las 7:30 y las 10 de la mañana y que acabó al mediodía ya que las unidades se tuvieron que "replegar" a los agentes en Barcelona para proteger edificios del Estado donde temía que se convocaran protestas y dado que "cada vez era más difícil" intervenir, al aumentar el número de concentrados. "Con el paso de las horas y a lo largo del día fueron concentrándose un mayor número de personas en los centros de votación, que se sumaban a aquellas que desde primera hora de la mañana se hallaban preparadas para formar parapetos que dificultaran la actuación policial", destaca el informe.
El juzgado también ha recibido un informe detallado sobre todos los funcionarios de la Policía Nacional que actuaron en Barcelona el 1-O así como el parte de lesiones de 40 agentes que sufrieron daños durante la jornada, y que quieren personarse como perjudicados en este proceso judicial. El magistrado investiga un centenar de denuncias presentadas por las cargas policiales, entre las que está un vecino de Barcelona que perdió un ojo por el impacto de una pelota de goma.

http://www.elmundo.es/cataluna/2018/01/11/5a5795f5e2704e18308b46d0.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias