martes, 27 de febrero de 2018

El beneficio que le negaron a un guardia civil y le concedieron a Txapote

El pasado 16 de febrero fallecía la madre de un guardia civil de Gijón, destinado en Madrid, tras una larga lucha contra un cáncer de pulmón con metástasis. Murió sin poder pasar sus últimos días de vida en compañía de su hijo. Murió sola porque el director general de la Guardia Civil, José Manuel Holgado, no tuvo reparos en considerar que la situación que sufría esta mujer era un simple “problema social” y denegó el traslado solicitado por su hijo. Murió sola porque el máximo responsable de la Benemérita no actuó con la sensibilidad y humanidad que caracterizan al Cuerpo armado que representa.


Lo sucedido es, como ya denunció La Gaceta, vergonzoso. Pero si echamos la vista atrás y recordamos que el pasado año el juez concedió un permiso penitenciario al sanguinario etarra Txapotepara visitar a su padre enfermo es, además, indignante.
El juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis Castro, concedió el 29 de marzo de 2017 un primer permiso penitenciario “extraordinario” al que fuera jefe militar de ETA Francisco Javier García Gaztelu, Txapote, detenido en Francia en 2001 y condenado, entre otros, por los asesinatos de Miguel Ángel Blanco; Fernando Buesa y su escolta, Jorge Diez Elorza; Fernando Múgica; Gregorio Ordóñez; José Luis López de Lacalle; y dos guardias civiles en Sallent de Gállego (Huesca).
El magistrado permitió -en contra del criterio de la Junta de Tratamiento de la cárcel de Huelva en la que cumple condena- que el sanguinario etarra pisara la calle tras recibir un informe del Instituto de Medicina Legal en el que se acreditaba la “dificultad de movilidad del progenitor por su avanzada edad”.
El guardia civil, sin embargo, no tuvo tanta suerte. Solicitó el 30 de agosto del pasado año la adscripción temporal al puesto de Gijón o a la unidad más cercana debido a la grave enfermedad que padecía su progenitora. Pero la Dirección General del Cuerpo desestimó la petición del agente, a pesar de que su madre acudió al Servicio de Oncología del Hospital Universitario de Cabueñes con “fiebre, escalofríos y disnea en aumento hasta hacerse de mínimos esfuerzos”. Así quedaba recogido en el informe médico al que ha tenido acceso La Gaceta, en el que se especificaba además que “estamos pendientes de realización de TAC, aunque la situación parece de mal pronóstico a corto plazo”.
Para premiar a Txapote, la Justicia aplicó el artículo 155 del Reglamento Penitenciario, que establece que en caso de fallecimiento o enfermedad grave de los padres, cónyuge, hijos, hermanos y otras personas íntimamente vinculadas con los internos se concederán, “con las medidas de seguridad adecuadas”, permisos de salida extraordinarios “salvo que concurran circunstancias extraordinarias que lo impidan”.

https://gaceta.es/espana/beneficio-que-negaron-guardia-civil-y-concedieron-sanguinario-etarra-txapote-20180227-0650/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias