martes, 6 de marzo de 2018

La Guardia Civil investigará la muerte del preso fugado en Cácere

El autor del disparo mortal, un agente con experiencia que trabaja en Estupefacientes, deberá declarar en el Juzgado número 2

Imagen tomada minutos después del disparo mortal, con el preso fugado en el suelo. :: JORGE REY/


El titular del Juzgado número 2 y miembros de la Guardia Civil de la Comandancia de Cáceres serán los encargados de esclarecer la muerte Hernando Jean Paul Sierra, el preso de 24 años fugado que murió la tarde del pasado viernes al dispararle en el costado izquierdo un agente de la Policía Nacional.
El agente, que según algunos compañeros se ha dado de baja, se encuentra muy afectado por lo ocurrido, es funcionario con experiencia, de unos 49 años. Forma parte de la Unidad de Estupefacientes.
Él era uno de los policías que el viernes iniciaron la búsqueda por la zona de la Ribera del Marco del preso Hernando Sierra, una vez que se fugó alrededor de las diez de la mañana del Palacio de Justicia. A las doce participó en una batida policial desde la Ribera del Marco hacia la Montaña, y a la una y media estaba en la urbanización Vistahermosa cuando apareció el preso fugado. Según testimonios recogidos por este diario, le dio el alto y disparó varias veces al aire, pero el preso se revolvió y comenzó a tirar piedras. Una de ellas hirió al agente que le disparó. La bala le perforó un pulmón y murió a la media hora, al poco de ser trasladado en ambulancia al Hospital San Pedro de Alcántara.
Tanto el Juzgado como la Guardia Civil tendrán que ver qué hay de cierto en las versiones que se están escuchando sobre lo ocurrido. Se dictaminará la distancia que había entre uno y otro, unos 15 o 20 metros, y si estaban en el mismo nivel del terreno o no. Si el preso estaba en un plano distinto, explicaría que el agente intentara dispararle a las piernas, pero fallara, alcanzándole en el tórax. Otras fuentes aseguran que el agente disparó cuando se caía por la pedrada que había recibido. Lo cierto es que la zona en donde cayó malherido es llama, salvo los solares en donde hay una hondonada de poco más de un metro de profundidad.
La familia del fallecido ya se ha personado en el Juzgado como acusación particular. Según su abogado, José Carlos Ruiz, se podía estar ante un caso de homicidio. «Es una muerte que se podía haber evitado», señala el letrado, que destaca que el preso estaba desarmado y que no era peligroso.
Hernando Jean Paul había nacido hacía 24 años en Colombia. Residía con su familia en Huelva, pero en el año 2017 estuvo viviendo un período en Cáceres y Don Benito. Se le acusó de haber cometido en la capital cacereño un robo con escalo en vivienda habitada y de vender droga. Se le hizo un registro en la vivienda de la novia en Don Benito y encontraron una pistola para la que no tenía licencia. El día 2 de enero de este año 2018 fue detenido en Cáceres, con algunos familiares, al ser acusado de planear un robo en una joyería, siendo el único en ingresar en la cárcel ya que estaba en busca y captura por el robo anterior. Al huir, la policía le frenó utilizando un coche que le golpeó, y por eso todavía usaba muletas.
El fallecido estaba acusado de robar y vender drogas en Cáceres y tener un arma sin licencia en Don Benito
El pasado viernes fue trasladado de la cárcel al Palacio de Justicia para prestar declaración. No estaba esposado para poder utilizar las muletas cuando el coche policial bajó la rampa del Palacio de Justicia, para entrar en el aparcamiento subterráneo, el preso se bajó del automóvil. Soltó las muletas. Se quitó el abrigo y empezó a correr. Tuvo que pasar una valla de poco más de un metro de altura, para empezar su huida que sólo duró tres horas y media.
http://www.hoy.es/caceres/guardia-civil-investigara-20180306213953-nt.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias