jueves, 22 de marzo de 2018

Prohibido usar el traje de la Guardia Civil para disfrazarse

Antes de comenzar la lectura de este artículo, le dejo aquí al lector una pieza interesante:
“El uso del uniforme de la Guardia Civil presupone la condición de Agente de la Autoridad de su portador, por lo que resulta imprescindible tanto salvaguardar la seguridad jurídica de los ciudadanos, garantizándoles que todos aquellos que visten un uniforme de la Guardia Civil son miembros del Instituto, como dar a conocer a los ciudadanos la composición de la uniformidad de la Guardia Civil”.Orden del Ministerio del Interior 77/2014, publicado en el Boletín Oficial del Estado el 22 de enero de 2014. (si tiene interés en leer al respecto, le recomiendo esta noticia publicada por el diario ABC y titulada: “Prohibido usar el uniforme de guardia civil para disfrazarse en carnavales”)


Partiendo de esta base, les voy a contar una cosa muy curiosa que sucedió en el día de ayer. Verá el lector cómo he sido atacada por considerar que personas vestidas de Guardias Civiles, que se han presentado como Guardias Civiles, eran Guardias Civiles. Sí, verá, además, el lector, cómo he sido atacada incluso por la Guardia Civil, por tragarme lo que dice la ley. Y es que, ante la comisión de un ilícito, los agentes han preferido atacarme a mi, en lugar de denunciar el hecho irregular. Pasen y lean:
Ayer este diario publicaba una pieza informativa firmada por mi. La pieza era esta: Interceptan a dos agentes de la Guardia Civil intentando entrar en la residencia de Puigdemont en Bélgica.
Surge de otra, que se cita en la misma pieza, publicada momentos antes por El Mon: “Dos hombres que es van identificar com a guàrdies civiles entren a la casa de Puigdemont a Waterloo”. 

Al leerla, me pongo en contacto con distintas personas del entorno de Puigdemont, alguna de ellas directamente en la citada Casa de la República en Waterloo, y me confirman lo que cuenta la noticia de El Mon. Además, me dan otra serie de datos y de cuestiones que yo planteo en mi pieza, citándoles como “fuentes cercanas a Puigdemont”.
Transcurre un corto periodo de tiempo y es cuando conocemos la identidad de uno de los españoles que habían protagonizado este suceso. Y lo publicamos en este medio. Concretamente, en esta pieza: “Un dirigente ultra del Bages identificado tras intentar entrar en la casa de Puigdemont en Bélgica”.
Comprobamos su identidad, su pertenencia a la organización ultra derechista, pero seguimos sin poder comprobar que no sea agente de la Guardia Civil. Ni él ni su acompañante. Sin embargo, las noticias que se publican, continúan haciendo referencia al hecho de que iban vestidos con uniformes del instituto armado de la Guardia Civil y que se personaron identificándose como tales.
Aquí pueden verse algunas de las distintas publicaciones al respecto:

El Periódico de Cataluña, por su parte, titula de la siguiente manera: “Dos hombres vestidos de guardias civiles entran en la casa de Puigdemont en Waterloo”. Añade “la policía belga les intercepta, les obliga a sacarse el uniforme y les pide que abandonen la zona”. La pieza informativa, está además, etiquetada como “allanamiento de morada“.

Con la publicación de 20 minutos (que puede leer aquí en el asunto se da un hecho curioso, pues publican esta pieza: “Denunciada la entrada de dos hombres vestidos de guardias civiles en la casa de Puigdemont en Waterloo”, donde además indican que “los individuos llevaban puesto el uniforme del cuerpo armado español y que los dos ciudadanos de nacionalidad española se presentaron como agentes de la Guardia Civil y entraron en la casa del presidente cesado Carles Puigdemont”.

El hecho curioso es el siguiente. Este medio, 20 minutos, da la información sin poner en duda el hecho de que los ciudadanos españoles se presentan como agentes de la Guardia Civil, que llevan uniformes del Cuerpo y además, afirman que entraron en la casa (este hecho no ha sido confirmado en ningún momento, es más, en Diario16 hemos dicho que “intentaron entrar”, porque la realidad es no lo consiguieron). A pesar de las afirmaciones que realiza este medio, es sorprendente la publicación que hacen después. Concretamente titulan “La Guardia Civil echa por tierra un bulo difundido por Beatriz Talegón”. 
Curiosamente, en esta pieza olvidan absolutamente que ellos mismos han publicado una pieza que en algunos aspectos va más allá de lo que yo misma firmé por la mañana, confirmando información que no ha sido contrastada (delito de allanamiento de morada). Sin embargo, no dudan en acusar a otros de difundir “bulos”, cuando en realidad son hechos que ellos mismos han publicado también.
Y es que su noticia viene del tuitt que la Guardia Civil en su cuenta oficial ha publicado esta misma tarde, al respecto de la noticia que yo he firmado. Concretamente, este era su tuit:
De este mensaje que me dedica la Benemérita se ha hecho eco El Español con el siguiente titular: “Beatriz Talegón vuelve a meter la pata y se lleva un zasca de la Guardia Civil”.
En respuesta a los mensajes desde la cuenta oficial de la Guardia Civil, he puesto de manifiesto la siguiente cuestión:
Dígamelo usted. Si no son agentes, deberán ustedes denunciarles por suplantación de identidad. Porque iban vestidos de Guardias Civiles. Y si no lo son, eso es delito. O tenemos que pensar que quien vaya así vestido está disfrazado? https://twitter.com/guardiacivil/status/976422115393105920 
Y es que, en todo este asunto de los que decían ser Guardias Civiles e iban vestidos (uno al menos) con un uniforme específico, parece ser que lo grave es que yo haya dado la información haciendo referencia al hecho de que, efectivamente, dos señores que van vestidos de Guardias Civiles (uno, al menos), que se presentan diciendo que son Guardias Civiles, y que este hecho es confirmado por mis fuentes directas en la Casa de la República. Eso es lo importante, según parece.
Pues bien, me gustaría plantear alguna cuestión que no me queda del todo clara:
¿Cómo es posible que dos personas se personen ante una residencia en la que se encuentra un Presidente en el exilio para algunos, y un presunto delincuente en búsqueda y captura para otros, usurpando la identidad de agentes de seguridad del Estado Español y nadie del Ministerio del Interior haya realizado el más mínimo comunicado al respecto, ni para desmentir ni para denunciar semejantes hechos?
¿Cómo es posible que deba intervenir la policía belga y no haya quedado claro en ningún término si estas dos personas tienen algún tipo de relación con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado? ¿Cómo es posible que, al menos un miembro, de una organización de ultra derecha pueda protagonizar semejante hecho y no haya una sola manifestación de ningún representante político al respecto?
Bien, debo asumir que mi sentido del humor no está afinado. Porque yo soy de las personas que no pensarían que alguien que dice ser y va vestido como un Guardia Civil en realidad quiera hacer una “broma” (aún no he entendido dónde estaba la gracia).
Aquí he pedido disculpas a la Guardia Civil, cosa que a El Español tampoco le ha parecido nada bien (qué se le va a hacer…).
Sin embargo, observo cómo este tipo de noticias no han generado las más mínimas críticas, siendo sinceramente, desde el sentido común, verdaderamente increíbles.

Si todo esto no fuera “tan gracioso”, estoy segura de que en un país serio, ni se buscaría a Puigdemont en maleteros (con el consiguiente gasto de dinero público que esto supone), y muy al contrario de lo que ha hecho, la Guardia Civil estaría planteando una acción judicial por suplantación de la identidad.
http://diario16.com/prohibido-usar-traje-la-guardia-civil-disfrazarse/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias