domingo, 29 de abril de 2018

Los 9 maestros catalanes de la infamia

Quiénes son y cómo se comportaron los profesores de un colegio catalán que se dirigieron en tono despectivo y humillante a los hijos de guardias civiles que tenían como alumnos tras el 1-O
Los alumnos aludidos sufrieron de ansiedad y fuerte miedo a represiones. En algún caso, llamaron llorando a sus padres para que fueran a sacarlos del colegio
"Que levanten la mano los hijos de los Guardias Civiles", "parecen (vuestros padres) perros rabiosos"


La mañana del pasado 2 de octubre el profesor de Matemáticas del instituto público El Palau de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) no dio clases de álgebra a sus estudiantes de cuarto de Secundaria. La maestra de inglés no enseñó la lengua de Shakespeare a sus alumnos de primero de la ESO. La de Ciencias Naturales tampoco les explicó la teoría de la evolución de Charles Darwin. Y más tarde, el Superman indepe del centro, apodado así por los alumnos porque apareció en sus redes sociales con una estelada como capa, no se empleó a fondo en la enseñanza del catalán... Ellos y otros cinco profesores más olvidaron sus labores docentespara, según ha denunciado la Fiscalía Provincial de Barcelona, «humillar y señalar» a los hijos de varios agentes de la Guardia Civil, algunos de los cuales estuvieron destinados en el País Vasco en los años de plomo de ETA. En avisperos como Azkoitia o Intxaurrondo. En la Guipúzcoa de los tiros en la nuca. Allí donde les señalaban o les miraban con cara de odio por llevar el tricornio. Ahora, ya con la banda derrotada, estos mismos agentes sienten que vuelven a estar en la diana. Y no sólo ellos. También su flanco más débil, sus hijos. Y en el interior de un aula por la presunta culpa de unos maestros que, según el escrito de la Fiscalía, han querido discriminarles ante sus compañeros por el mero hecho de ser hijos de la Benemérita.
El clima de hostilidad hacia los hijos de guardias civiles nunca había reinado en El Palau hasta el pasado 1-O. Un centro educativo dependiente de la Generalitat con 1.200 alumnos, dotado de pizarras digitales en cada aula y con los ciclos formativos más punteros de Cataluña. Más allá de alguna riña entre alumnos por chicas, por chivarse de algún copión o por disputar un balón en su pista de fútbol, el instituto no había registrado ningún incidente de calado. La comunión entre el claustro y el alumnado era total. Se respiraba paz en este edificio de color beige situado a 150 metros del cuartel más grande de la Guardia Civil en Cataluña, con 1.500 agentes, y que nutre al instituto de alumnos. En total, 40 estudiantes que estaban totalmente integrados. Ajenos a cualquier lucha política. En un lugar donde nadie les señalaba por ser hijos de agentes. Hasta ese maldito 1-O. La fecha que llevó definitivamente la fractura social a Cataluña. No sólo a sus calles, a sus hogares o a sus empresas. También a unas aulas donde algunos docentes se olvidaron de los principios rectores del sistema educativo catalán como son «el respeto de los derechos y deberes que se derivan de la Constitución y del Estatuto, la inclusión escolar y la cohesión social así como la exclusión de cualquier tipo de adoctrinamiento». Marcando a los descendientes de guardias civiles. Hasta hacerlos llorar. O bajar las persianas de sus habitaciones. Por miedo.
Ahora el fiscal para delitos de odio de Barcelona, a petición de los padres afectados, les ha acusado de un delito de lesiones de la dignidad de las personas por motivos de discriminación por nacionalidad (hasta dos años de prisión) y a cinco de ellos, además, les imputa un delito de injurias graves contra los Cuerpos de Seguridad (con una pena de multa de 12 a 18 meses). Mientras tanto, el director del centro, de origen maño, guarda silencio. Como los profesores acusados. El alcalde socialista de este municipio del cinturón rojo de Barcelona, Enric Llorca, sí ha querido defender a un centro con una trayectoria intachable. También pidió hace siete meses un informe sobre lo ocurrido al departamento de Enseñanza del Bajo Llobregat. Aún lo está esperando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias