jueves, 12 de abril de 2018

Rescate heroico de la Guardia Civil en Ceuta: “Fue un momento de verdadero peligro, pero gracias a Dios tuvo un final feliz”

Entrevista con el teniente de la Guardia Civil de Ceuta, Isaac Sepúlveda, que salvó heroicamente a una inmigrante. El guardia civil Iván Béjar también recuperó con vida a otra subsahariana




Su actuación en el rescate de una joven subsahariana en Benzú ha sido calificada de heroica. No es para menos. Después de apreciarse en las grabaciones de las cámaras de vigilancia de la Guardia Civil cómo fue la actuación, el teniente Isaac Sepúlveda recuerda para FARO TV los momentos vividos. Unos momentos delicados, en los que corría peligro su vida y la de la joven subsahariana que luchaba en pleno temporal por mantenerse a flote.
“Todo ocurrió realmente rápido, teníamos activados todos los servicios, pero cuando llegué a este punto la embarcación estaba ya llegando a costa. Debido al oleaje no iba a llegar bien. Tal y como me bajé del vehículo me quité el cinturón, el jersey… y cuando llegué al punto exacto del naufragio, la embarcación volcó y todos fueron al mar”, explica el teniente Sepúlveda, a los pies del lugar en donde pudo haber ocurrido una auténtica tragedia.

Veía que tenía posibilidades de salvar una vida

“La fuerza del mar consiguió que varios llegaron a costa, pero dos mujeres se quedaron atrás. Una de ellas corría serio peligro. Viendo la situación había que adoptar una decisión extrema. Y opté por eso, por tirarme… veía que tenía posibilidades de salvar una vida. En mi vocación no podía ver morir a una persona, hubiera sido un recuerdo para toda mi vida”, añade.
En esos momentos, en esa situación extrema, son muchos los recuerdos al teniente Sepúlveda le pasaban por su cabeza. “Mi objetivo era llegar a ella como fuera. Una se soltó y a por ella se tiró otro compañero. Yo me quedé con la que peor estaba, la intentaba tranquilizar en árabe, pero el torrente era súper fuerte y cada dos por tres nos engullía el mar. Tuve que sacar las fuerzas de donde no las tenía, pero gracias a Dios se pudo”.

“En el momento en que la vi en la ambulancia, ya estaba mejor”

En ese momento del rescate las olas eran tan fuertes que prácticamente tragaban y hundían al teniente y a esta joven inmigrante. “Eran apneas continuas. Fue un momento de verdadero peligro que gracias a Dios tuvo un final feliz. Con la misma fuerza de la ola intentamos llegar a costa, porque si no era complicado porque el rescate marítimo era imposible”.
Cuando llegó a la orilla con esta joven a salvo, llegó el momento de la satisfacción para el teniente, al que hoy le llueven las felicitaciones por todas partes. “En el momento en que ya la vi en la ambulancia ya la encontré mejor, no tenía nada que ver su rostro con el que vi cuando fui a por ella”.
Humilde a pesar de la intervención tenida, para la que la AEGC pide ya un reconocimiento, Sepúlveda se muestra satisfecho de haber conseguido salvar a esta mujer.
“He cumplido con mi deber, me veía que tenía posibilidades de sacarla. Llegué exhausto a costa, en mis límites, los guardias me ayudaron a salir. Hemos tenido un final feliz que es la mayor satisfacción.
Para Sepúlveda ha sido sin duda el servicio más extremo que ha realizado en su carrera. “En mi vida no me he enfrentado a una situación de tanto riesgo como la que me tuve que enfrentar ayer. He salvado a una vida, que es el derecho supremo y el más importante”.

Agente Béjar: “Ella, la pobre, no podía… se hundía”

El agente Iván Béjar fue otro de los guardias civiles implicados en este rescate a contrarreloj, en el que había que luchar contra un oleaje y un temporal empecinados en teñir de tragedia el espigón de Benzú. Él sacó a otra de las mujeres en riesgo de perecer ahogadas.
“Cuando vimos que no podían salir nos decidimos tirarnos al agua sin pensarlo. La chica no tenía fuerzas para alcanzar la orilla. Ella, la pobre, no podía… se hundía y me hundía hasta pisar fondo. Fueron unos segundos angustiosos. Ayer era impracticable estar aquí”, explica a FAROTV.
A este agente le sacó otro compañero. “Mi compañero tiró de mí, si no llega a estar ahí yo no salgo”, añade.

Felicitaciones a toda la Compañía de Ceuta

El dispositivo de seguridad tuvo a Sepúlveda y Béjar de protagonistas, pero ambos no quieren olvidar al resto de compañeros implicados en lograr que, esta vez sí, se haya demostrado que los milagros también existen. Al menos uno de ellos asomó con toda su fuerza frente a la Mujer Muerta.
“Hicimos todos un gran trabajo, de buen equipo que es el que forma la Compañía Rural de Ceuta. Hicimos una labor encomiable, estoy contento y orgullos de tener unos subordinados. Sin ellos esto no hubiera sido posible”, puntualizan los dos agentes.
https://elfarodeceuta.es/rescate-agentes-guardia-civil-ceuta-momento-peligro-final-feliz/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias