martes, 8 de mayo de 2018

No cambiaría nada de la Guardia Civil

Combina su labor como agente con la docencia en la Academia de la Guardia Civil de Baeza, donde ejerce como profesor. Ama su vocación y la historia, razón por la cual hizo de su tesis doctoral sobre la II República en un libro que presenta hoy, a las 20:00 horas, en el salón de actos de la Real Sociedad Económica de Amigos del País

HISTORIA. El capitán de la Guardia Civil y escritor Agustín Pulido.



AGUSTÍN PULIDO


—¿Qué papel jugó la Guardia Civil en la II República y cómo la representa en su libro?

—El papel que desempeña la Guardia Civil es el mismo que desempeñó desde su creación. Su función como cuerpo policial, a pesar de su naturaleza militar, es la de proteger el libre ejercicio de las libertades. Es algo que no se ha modificado desde que nació.

—Sin embargo, en su libro habla de desconfianza y violencia...

—El periodo político de la II República es tan complejo que en ese afán de control del orden público tuvo enfrente a muchos actores del orden político, de izquierdas y de derechas. 

Fue un intento para que la sociedad viviera en paz, por lo que la Guardia Civil se vio envuelta en muchos episodios de violencia. 

La parte de la desconfianza hace referencia al paso del régimen de la Monarquía a la República. En ese momento, la actuación de la Guardia Civil es muy bien valorada porque se pone casi de inmediato a disposición del nuevo gobierno, del nuevo régimen que los españoles reciben como el ideal para el futuro del país. Pero, al poco tiempo, se comprueba que, sobre todo en el inicio, y por parte de los gobiernos republicanos, hay cierta desconfianza por el papel que, hasta entonces, la Guardia Civil había desempeñado.

—En algún capítulo trata, por ejemplo, la Revolución de Asturias de 1934. ¿Cómo fue la actuación de la Guardia Civil?

—Podríamos hablar de dos periodos. Uno, en el que la Guardia Civil actúa como víctima porque los revolucionarios rodearon los pequeños puestos de carabineros, los atacaron y, como consecuencia en la cuenca asturiana, se registraron casi 111 muertos. Pero claro, atacaron al estado republicano, es decir, fueron en contra de la propia República. Después, el desempeño se une con el ejército a la hora de la depuración de las responsabilidades contraídas de una manera muy dura.

—¿Cómo ha evolucionado la Guardia Civil hasta ahora?

—La esencia de proteger al español no ha cambiado, pero, evidentemente, han pasado casi 80 años. La sociedad española es muy diferente a la republicana. Hay que valorar la situación internacional. Desde 1931 hasta 1936 nos encontramos con regímenes autoritarios, tanto de izquierdas como de derechas, desde Stalin, hasta Hitler o el fascismo en Italia. 

Sí que puedo decir, según indica el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que, actualmente, la Guardia Civil es la institución mejor valorada por los españoles. Es algo muy positivo.
—¿Cómo se documentó para escribir este libro?

—El libro es consecuencia de una tesis doctoral sobre la II República. Desde el punto de vista académico nadie había abordado el estudio de las fuerzas y cuerpos de seguridad, con el papel tan importante y protagonista que desempeñaron durante este periodo. Intenté concentrar el lenguaje académico para reescribir este libro y hacerlo de una forma más divulgativa para el público.

—¿Qué autocrítica haría de la Guardia Civil en la actualidad?

—No cambiaría nada. Quien escribió el corpus de valores que tenemos, en 1845, dejó muy claro cómo teníamos que ser, y hoy por hoy, no cambio nada de la Guardia Civil. Estoy muy orgulloso de ser lo que somos y como somos.

—¿Tiene algún nuevo libro?

—Sí, acabo de publicar Memorias del andén número dos. La trama versa sobre dos familias que se encuentran con dos guardias civiles. Es una novela ambientada en Linares, Jaén y Mancha Real.

http://www.diariojaen.es/cultura/una-frase-des-tacada-del-personaje-entrevistado-FD4115304

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias