martes, 5 de junio de 2018

El conseller de Interior y el jefe de los Mossos abordan el futuro del cuerpo

El máximo responsable político de la policía catalana preguntará a Trapero si desea volver al frente del cuerpo
El conseller de Interior y el jefe de los Mossos abordan el futuro del cuerpo




El nuevo conseller de Interior, Miquel Buch, había diseñado un calendario para esta semana que ayer le truncó Instituciones Penitenciarias. Ayer por la tarde se reunió con el comisario jefe de los Mossos d’Esquadra, Ferran López, y la idea era visitar en la mañana de hoy a su antecesor en el cargo, Joaquim Forn, para comentar con él la reestructuración que pretende hacer en la cúpula de la policía catalana. Desde el Ministerio del Interior la visita fue denegada y anoche el conseller valoraba con su equipo efectuar las consultas de forma telefónica.
La reunión con López se desarrolló en términos de “absoluta cordialidad”, según fuentes del Departament d’Interior. Ambos hicieron un repaso general de la situación actual de los Mossos, y el conseller pidió a López que, por el momento, se mantenga al frente de la policía catalana hasta que acabe de definir con su equipo cómo acaba de perfilar el departamento y la cúpula de la policía catalana. Su plan pasa, en primer lugar, por preguntar formalmente al mayor Josep Lluís Trapero si quiere ser restituido en el cargo de jefe de los Mossos y, si este finalmente declina, elegir a un nuevo comisario para dirigir la policía de la Generalitat. Buch ya tiene varios nombres sobre la mesa de su despacho, que ha evaluado en las últimas horas con el número dos de la conselleria, Brauli Duart, que ya trabajó en Interior y algo conoce las entrañas de la policía catalana.

El máximo responsable político de la policía catalana preguntará a Trapero si desea volver al frente del cuerpo
En cualquier caso, lo que ya ha comunicado Buch a su entorno y a las pocas personas con las que se ha entrevistado en sus primeras horas al frente de Interior es que no piensa ni “purgar” ni “castigar” a ningún mando de los Mossos. Y eso va dirigido a López.
Durante estos meses, López ha tratado de recoser las heridas internas y externas sufridas por los Mossos tras el referéndum del 1 de octubre. En los tribunales, tanto en la Audiencia Nacional como en el Tribunal Supremo, López asumió como suyas todas las decisiones que tomó el mayor. Y logró trasladar al que ha sido su principal interlocutor en Madrid, el secretario de Estado, José Antonio Nieto, que la policía catalana era, por encima de todo, un colectivo de buenos profesionales. Eso permitió que no se produjera ni un solo cese en la cúpula, tras la destitución de Trapero.
El encuentro de ayer no llegó a una hora. López no había tenido ocasión de hablar con Buch tras tomar posesión el sábado en el Palau de la Generalitat. La ausencia del comisario responsable de la policía catalana en el acto fue una cuestión meramente protocolaria. En las tomas de posesión de los miembros del Govern, ­Protocol no invita a los jefes del cuerpo.

http://www.lavanguardia.com/politica/20180605/444095928849/mossos-conseller-miquel-buch-ferran-lopez-trapero.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias