martes, 17 de julio de 2018

El juez archiva la causa contra la actuación policial en seis colegios el 1-O y da carpetazo a 50 denuncias

El juez que investiga la actuación policial del 1-O en Barcelona ha archivado 50 denuncias contra la Policía Nacional, además de dar carpetazo a dicha intervención en seis colegios del referéndum ilegal.


Según ha adelanto eldiario.es y ha confirmado EL MUNDO, el archivo se produce después de que el juez, tras analizar las pruebas audiovisuales presentadas por los denunciantes, haya concluido que los agentes no actuaron de forma desproporcionada.
En seis autos, el juez avala la actuación de la Policía y decreta el sobreseimiento de la investigación de los colegios ProsperitatAiguamarina y Estel, la escuela Trinitat Vella y los institutos Víctor Català y Joan Boscà, convertidos en centros de votación el 1-O.
El juez concluye que los denunciantes no han aportado ni fotos ni vídeos que demuestren al agente que habría llevado a cabo las agresiones denunciadas, y que incluyen agarrones, tirones de pelo, porrazos y bofetones.
El juez destaca que los agentes se limitaron a cumplir con lo ordenado por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), que era incautar el material para la celebración del referéndum.
En la escuela de jóvenes de Trinitat Vella el juez Francisco Miralles investigó la denuncia del responsable del centro se refería a los destrozos y a las siete denuncias presentadas por votantes que aseguraban haber sufrido "un golpe en la mejilla" o "un golpe con la porra". Miralles visualizó tres fotos y varios vídeosy ha concluido que los agentes "recibieron órdenes".
"Los agentes, para entrar en el edificio se ven obligados a arrastrar a dichas personas y vista su negativa a moverse y al estar cogidos entre ellos, a golpear a alguno de ellos", explica en el auto. Y asegura que "el uso de la fuerza es legítimo siempre y cuando exista una justificación para ello y se realiza con la debida proporcionalidad (...) En el vídeo que engloba lo allí recogido, no aparece ninguna actuación individual o colectiva de los agentes que pueda considerarse desproporcionada ya que se limitan a apartar a las personas que entorpecen la labor policial".
En el Instituto Víctor Catalá el magistrado investigó cinco denuncias que se sustentaban en un vídeo de un minuto y 46 segundos en el que, según el juez, se puede ver "como los agentes entran en un espacio más bien reducido y en que ha personas sentadas en el suelos y en los lados".
En el CEIP Aiguamarina el juez concluye que "no se ve ninguna agresión innecesaria o gratuita, ni siquiera la patada del agente". La investigación contaba con tres vídeos en el que se observa como dos agentes ordenan a uno de los denunciantes que se retire y se marche, "ante la inmovilidad del denunciante le da una patada".
Loa agentes empujan a una mujer, según se aprecia en el vídeo, y el juez concluye que "es empujada con la única finalidad de liberar el espacio existente y en cumplimiento de la orden de desalojo (...) el choque con el marco de la puerta no es intencionado".
Mientras, en el auto de las agresiones denunciadas en el CEIP Estel el juez da carpetazo a la causa al asegurar que "no ha conseguido obtener ninguna grabación de los hechos ocurridos, ni en vídeo ni en fotografía, que permita identificar a los agentes denunciados".

http://www.elmundo.es/cataluna/2018/07/17/5b4da205468aebc00e8b45bd.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias