domingo, 15 de julio de 2018

Los fiscales respaldan al juez Llarena y no aceptan la entrega limitada de Carles Puigdemont

La Fiscalía del Tribunal Supremo considera que "no es asumible" una entrega parcial de Puigdemont como la establecida por el tribunal alemán. Así lo sostienen fuentes del Ministerio Público, que consideran que la Audiencia de Schleswig-Holstein ha infringido claramente la normativa europea de la euroorden al entrar a valorar aspectos que sólo corresponde examinar a los magistrados del Alto Tribunal que celebren el juicio del 1-O.
El abogado de Carles Puigdemont, Andreu Van Den Eynde

La reacción a la decisión alemana está en manos del juez instructor, Pablo Llarena. El Ministerio Público no tiene obligación de pronunciarse sobre lo que corresponde hacer ahora. Si el magistrado recabara su opinión, ésta estaría en manos de los cuatro fiscales del caso -que ya se opusieron a la primera negativa alemana- y de su nueva jefa, la fiscal general María José Segarra.
Fuentes relevantes de la Fiscalía afirman que la resolución alemana podría considerarse nula por vulnerar la Decisión Marco de la UE que dio vida a la euroorden. En particular, estiman que entrar a valorar la intensidad de la violencia supuso suplantar al tribunal de enjuiciamiento. Se trataría, por tanto, de una decisión "ilegal" cuyos efectos jurídicos no se deberían asumir.
Se añade que una entrega limitada daría lugar a "una grave disfunción" en el juicio del 1-O, con el máximo responsable acusado por menos delitos que sus subordinados.
Así pues, fuentes de la Fiscalía respaldan que el magistrado instructor rechace la entrega de Puigdemont. "No hay ninguna razón de peso para aceptar la entrega en esas condiciones", sostienen.
Esa actuación no supondría, añaden, la retirada como tal de la euroorden ni de la orden internacional de detención. Ambas seguirían vigentes y podrían activarse si el ex president viajara a otro país.
Fuentes fiscales y judiciales coinciden en que asumir la entrega por malversación conllevaría muy probablemente la puesta en libertad de Puigdemont, en el caso de que este aceptara afrontar la responsabilidad económica que se le atribuye. También creen que dejaría de tener base la suspensión como diputado, derivada precisamente de sus procesamiento por rebelión. Si además lograra la libertad provisional, nada le impediría volver a ser president.
Frente a esas tesis, otras fuentes jurídicas han trasladado a la Fiscalía la idea de que lo razonable es aceptar la entrega, lo que va en la línea de la afirmación del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que lo importante es que Puigdemont sea juzgado en nuestro país, más allá de los delitos concretos.
A favor de esa tesis se argumenta que la malversación tiene una pena elevada y que, además, no se cerraría definitivamente la opción de juzgarle por rebelión más adelante. En la Fiscalía también se valora que rechazar la entrega podría perjudicar el trabajo que se está haciendo para que lleguen a España otros huidos.
Por su parte, la acusación popular, que ejerce Vox, pidió este viernes al juez Llarena que retire la euroorden que afecta a Puigdemont y que haga inmediatamente lo mismo con otras que puedan fijar limitaciones. La formación política pretende así que "todos los procesados sean juzgados por todos los delitos, sin limitaciones, que se establecen en el auto de procesamiento".
El juez Llarena tomará una decisión cuando haya analizado la resolución alemana. Ya tras la negativa inicial del tribunal alemán, el juez se mostró contrario a asumir una entrega parcial y barajó rechazar la entrega o dejarla en suspenso hasta que intervenga el Tribunal de la UE.
Mientras tanto, los abogados de los nueve procesados en prisión pidieron este viernes que la Fiscalía aproveche el "nuevo contexto", respalde la puesta en libertad de todos ellos y descarte la acusación por rebelión.

http://www.elmundo.es/espana/2018/07/14/5b490bd822601dd87d8b4617.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias