lunes, 30 de julio de 2018

Los héroes y las ratas

TAL DÍA como hoy, nueve años atrás, la banda de escoria asesina ETA lograba consolidar para siempre el heroísmo de dos jóvenes guardias civiles mallorquines, de sangre también castellanoleonesa y navarra. 

Como en ocasiones anteriores, los narco-paleto-leninistas del tiro en la nuca, las bombas lapa y las jaulas sin ventilación extendían una vez más la lista de losas prematuras, entregando a la Historia de España lo mejor de nuestra nación.
El por aquel entonces alcalde del municipio donde se produjo el atentado, Carlos Delgado, decidió honrar la memoria de Carlos Sáenz de Tejada García y Diego Salvà Lezaún arropando su recuerdo con una majestuosa bandera nacional que presidiera la entrada de Palma Nova, localidad turística donde gracias a la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Policía Local, se evitan violaciones y robos con violencia todos los días. Hoy, 30 de julio de 2018, en el espacio que antaño ocupó el solemne blasón, palidecen banderines de feria más propios de la entrada a un mini-golf que de un monumento conmemorativo al cuerpo militar que más vidas ha entregado a la causa de la libertad y la seguridad en nuestro país, desde que vivimos en democracia.
Gracias a la mórbida rivalidad en cobardía e indignidad que han protagonizado sombríamente los últimos gobiernos de España y la banda criminal, la historia asesina del terrorismo etarra no figurará en ningún manual escolar español, ni se cumplirán las penas que la chusma liberticida merece, ni se amparará a las familias de los héroes como merecen.
Olvido selectivo y memoria programada se imponen políticamente para enterrar la justicia bajo buenismo cobarde y decretar el falso horizonte común entre héroes y ratas.
Mi amigo Antonio Salvá dice estar convencido de que los asesinos de su hijo ocupan hoy un cargo institucional. Los héroes suben al cielo y las ratas son apadrinadas por la administración. Es la progresión natural en una sociedad donde Valtonyc es invitado a blanquear sus delitos de apología del terrorismo frente a menores de 1º de la ESO retenidos, sin consentimiento de sus padres, en la biblioteca de su instituto (IES Santa Margalida, Mallorca), mientras que a los familiares de los héroes se les silencia desde las instituciones por estorbar en el proceso de rendición del Estado a los matarifes de txapela ensangrentada.
Carlos y Diego, mis hijos, aún pequeños, conocerán vuestro legado. También sus nietos.
!Viva la Guardia Civil!

http://www.elmundo.es/baleares/2018/07/30/5b5eb85f468aebb7578b456f.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias