lunes, 20 de agosto de 2018

La Guardia Civil: un rayo de esperanza en alta mar

Prestan un servicio humanitario rescatando a miles de personas en el Estrecho, Mar de Alborán o el Atlántico

Miembros de la Guardia Civil durante uno de los rescates llevado a cabo en alta mar



A la deriva durante horas, en una barcaza de madera que les lleva hacia un sueño irreal, la esperanza tiene el sonido de las aspas de un helicóptero. «Cuando nos ven llegar aplauden y levantan las manos», explica el capitán jefe de servicio aéreo de Málaga, quien asegura que los sobrevuelan desde altura, «por el riesgo de poder volcar la patera o el cayuco», apunta el capitán, que explica cómo son los primeros en hacer un informe de la situación a través de las cámaras del helicóptero, identificando el tipo de embarcación, si llevan salvavidas, cuántos son o si van embarazadas o menores.
El aviso ha podido llegar por un avistamiento o una llamada, que se suele hacer a Emergencias 112, alertando de que hay una patera que salió y que no ha llegado a tierra. Se busca por sectores, el primero en detectar suele ser el helicóptero, que espera a Salvamento Marítimo y los barcos de altura de la Guardia Civil para el rescate. Al llegar al lugar se evalúa la situación dependiendo del estado del mar. «Si está bien se pueden subir uno a uno directamente al barco, pero si está mal se usan embarcaciones auxiliares para ir rescatando», explica el capitán jefe de servicio Marítimo Provincial de Málaga, que dice que los «más importante es que mantengan la calma». «Si se levantan puede volcar la patera, porque son muy instables, y complicar la situación», señala otro capitán.
Una vez realizado el rescate, que se coordina con los medios de Emergencias de la Junta de Andalucía, las ONG de ayuda, la Policía Nacional, Salvamento Marítimo o la Armada, dependiendo de las necesidades, se les lleva a puerto, en este caso suele ser Málaga, pero también Barbate, Motril o Algeciras, dependiendo de la cercanía. «Si se identifica al patrón se le detiene como miembro de la mafia», explica el teniente coronel jefe de operaciones de la comandancia de Málaga, que señala que la peor situación para un rescate es cuando llegan a la playa. «Si los rescatamos en alta mar y van a puerto está todo dispuesto para su atención, pero si llegan a la playa la situación es más dificultosa, porque hay que hacerlo todo allí», apunta el teniente coronel, que desgrana un servicio humanitario desde varios frentes de actuación.
El primero son las playas. Existe un despliegue constante de patrulleras, medios aéreos y de seguridad ciudadana vigilando las costas, además del sistema de vídeo vigilancia SIVE. «Es complicado que algo entre sin enterarnos», asegura el teniente coronel, que coordina las fuerzas que también luchan contra el contrabando o el narcotráfico —razón por la que sólo se identifica el cargo—. Luego está la unidad dedicada a la vigilancia en alta mar y por último la integración dentro de la agencia europea Frontex, que en España la coordina la Benemérita desde la sede central de Madrid y en la que colaboran con Fuerzas de Seguridad Internacionales en la lucha contra la inmigración ilegal en toda la frontera sur del Mediterráneo.
No es la única colaboración internacional. En el caso de este grupo de operaciones tiene enlace con la Fuerzas de Seguridad de Marruecos. «Estamos coordinados, porque cuanto más tiempo pasan en el mar, más difícil es el rescate. Por esta razón, hay una estrecha relación para que, cuando se detecta una patera que se lanza la mar, sean ellos los que hagan el salvamento antes de adentrarse en las aguas», explica el teniente coronel. Esta misma estrategia les hace estar desplegados en Senegal y Mauritania para combatir la salida de los cayucos de la misma manera en estrecha colaboración con las autoridades locales.
https://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-guardia-civil-rayo-esperanza-alta-mar-201808200710_noticia.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias