lunes, 13 de agosto de 2018

La hija del guardia civil que lleva al Supremo a Pablo Casado

Se llama Carmen y su nombre se repite como un estribillo en las conversaciones veraniegas populares. 

JAVIER NEGRE

En las animadas cenas de ex pesos pesados del PP en chiringuitos de Marbella. En los barcos que fondean en las aguas cristalinas de las Baleares. En las zonas más nobles de Génova. Un nombre que algunos mentan con la esperanza de provocar un abrupto cambio en la dirección de su partido. Otros, con el temor de que sea la causante del liderazgo más fugaz del PP.
Todos hablan de Carmen Rodríguez-Medel, la joven jueza con fama de implacable que ha puesto en jaque al nuevo presidente del PP, Pablo Casado. Su decisión de elevar el caso de su máster al Tribunal Supremo, por la condición de aforado del político, ha generado teorías conspirativas en el seno del PP. «Soraya está detrás porque entre ella y Rajoy controlan a los jueces del PP en el Supremo, y si consiguen que imputen a Pablo, acabarán con él». «Es una venganza de la juez contra el PP porque no la promocionó en la carrera judicial». «Va contra Pablo porque fue asesora de Catalá y acabó mal». Son algunas de las hipótesis que han deslizado algunos populares.
Teorías que no interrumpen el trabajo obcecado de Rodríguez por demostrar que a Casado le regalaron el máster de la Rey Juan Carlos e incurrió en los delitos de cohecho impropio y prevaricación administrativa. Un trabajo que comenzó hace tres meses. Tres meses de rapidísima instrucción donde, según su entorno, ha dedicado hasta 14 horas al día.
Porque para esta hija y hermana de dos coroneles de la Guardia Civil, su trabajo «lo es todo». Es su pasión. También su obsesión, «hasta rozar la patología», insiste un compañero.
Pero, ¿hay algún (oscuro) interés que haya llevado a esta magistrada por acorralar a Casado con tanta celeridad?
Acudimos a su entorno para entender sus motivaciones. «Carmen es una gran jueza, pero la aparición de una información donde se contaba que fue asesora del ex ministro Rafael Catalá (ahora defensor de Casado) y que es de la Asociación Profesional de la Magistratura de tendencia conservadora le marcó mucho y ha hecho que se haya extralimitado a la hora de llevar esta causa. Se siente muy presionada por los medios y ha querido llegar hasta el final para demostrar que ella no beneficia al PP», comenta una persona cercana. La magistrada no quiere que este caso empañe una carrera en la que ha destacado desde que se sacase con nota la carrera de Derecho en la Complutense. Después aprobaría las oposiciones a jueza precozmente siendo la número 28 de su promoción.

Alérgica a los focos

Tras pasar por los juzgados de Santoña y Fuenlabrada, su primer destino de calado sería el Juzgado de Instrucción número uno de Marbella. A la magistrada malagueña no le tembló el pulso al ver en algunas diligencias nombres estelares como Sean Connery o el ex presidente del Sevilla, José María del Nido. Se convirtió en una máquina de dictar sentencias duras. Los abogados y acusados la temían. Un ex compañero de la jueza recuerda «cómo se pasaba todo el día en el despacho desatascando el juzgado» y cómo era una persona inaccesible, alérgica a los focos, aunque con perfil de Linkedin.
Con su marido Jaime Serret, que fue también juez en la localidad costasoleña, comparte tres hijos y vivían en la zona de Guadalmina. La jueza también ocupó el Juzgado de Violencia Contra la Mujer y la homenajeó el Ayuntamiento de Marbella.
Rodríguez-Medel siempre buscó dar el salto a la Audiencia Nacional. En 2010 lo intentaría cuando Garzón fue suspendido y se postuló para ocupar su lugar. No hubo suerte y su salto a la capital llegaría en 2016 como titular del Juzgado número 51 de Madrid. A esa primera etapa corresponde su única mácula en su trayectoria.
La magistrada fue denunciada por la compañía española Trappit, que acusó a American Express de estafa, por no querer aplicar el fallo dictado por su antecesor en el juzgado para emitir las comisiones rogatorias a Gran Bretaña y EEUU. La magistrada sobreseyó provisionalmente el caso, argumentando falta de jurisdicción de los juzgados españoles, y decidió iniciar de cero la instrucción. El Consejo General del Poder Judicial abrió un expediente para investigar supuestas irregularidades en la instrucción del caso.
Rodríguez-Medel había sido también letrada del CGPJ donde coincidió con el juez Joaquín Delgado. Sería él quien confiaría en esta jueza para un puesto de asesora cuando desembarcó en el Ministerio de Justicia como director general de la Administración de Justicia. Eran tiempos de Rafael Catalá. Rodríguez-Medel aceptó en 2017 la oferta al entender que podría suponer un plus para su promoción judicial. Pero su experiencia ministerial no fue fácil. «Demostró ser una persona muy rigurosa. El problema es que entró aquí acostumbrada a ser jefa y aquí tenía superiores a los que obedecer y no lo llevó bien. Tiene un carácter muy fuerte y tuvo roces. No supo trabajar en equipo», cuenta un ex compañero suyo en Justicia.
Rodríguez-Medel aguantaría 11 meses y en 2018 volvería al Juzgado de Instrucción número 51.
Llega marzo y estalla el caso del máster de Cifuentes. «Los escándalos que atañen al PP provocan en el juez un exceso de presión porque sabe que todos los medios estarán encima. Rodríguez-Medel comienza a investigar con una celeridad pasmosa a Cifuentes, a la que imputa. Toma declaración a todos los implicados y el asunto acaba salpicando a Casado. En mayo, la jueza decide abrir una pieza separada sobre el máster del entonces vicesecretario del PP y días antes de que anuncie su candidatura a Génova pregunta al Congreso por su condición de aforado.

"Es muy rigurosa"

Algunos miembros de la candidatura de su rival, Soraya Sáenz de Santamaría, incorporan como argumentario en las primarias la siguiente frase: «Pablo va a ser imputado en las próximas semanas». Estrategia fallida. Dos días después de su elección, se conoció que la jueza había imputado a tres compañeras de su máster.También que la magistrada había solicitado un informe a la Guardia Civilexigiéndole que estuviese listo antes del 6 de agosto.
En la candidatura de la derrotada, algunos lo ven como una oportunidad de hacerse con el control de Génova. El lunes, la jueza traslada el caso al Supremo al apreciar indicios de criminalidad. Casado pide consejo a varias personas, entre ellas, al ex ministro de Justicia, Rafael Catalá, que le recomienda que nadie de su entorno trate de presionar a ningún juez del Supremo. «Pueden cabrearse y actuar en sentido contrario. Y no veas fantasmas ni a nadie del partido detrás de la actitud de la jueza. Ella es muy rigurosa. Y los jueces del Supremo, por mucho que se diga, no son influenciables. Una vez llegan ahí se olvidan de todo», le dijo a Casado.
Pero en el nuevo PP no ocultan su indignación con la jueza. «Cuando se le pide el ordenador (a Casado) se le trata como si fuese Bárcenas y se ha investigado su máster con más rapidez que asuntos mucho más importantes como los Ere», comenta un colaborador del líder del PP. A principios de septiembre está previsto que la sala de admisión del Supremo decida si admite el asunto a trámite. Hay mayoría conservadora. Pero personas del entorno de Casado desconfían incluso de esos jueces teóricamente próximos al PP. «Después del papel que ha jugado Rajoyen estas primarias, en las que llegó a pedir aCospedal que apoyase a Soraya, puedes entender que si esos jueces son de la cuerda de Rajoy pues se haga algún movimiento para tumbar a Casado», comenta otro popular.
Según fuentes jurídicas, en caso de ser admitido a trámite el caso, el Supremo podría resolver el asunto en menos de dos meses. Mientras tanto, Casado ha contactado con expertos juristas que insisten en que no aprecian delito. Algunos en su entorno le han recomendado que no dimita en caso de ser imputado. «Sólo vete si eres condenado. No es justo que todos los partidos tengan imputados en sus filas y sólo sean los del PP los que se vayan. Luego son absueltos y nadie les rehabilita políticamente», le han llegado a decir. Él respira tranquilo. Confía en su inocencia y sabe que Carmen ya está de vacaciones.

http://www.elmundo.es/cronica/2018/08/13/5b70049be5fdea32758b45db.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias