jueves, 30 de agosto de 2018

La mujer agredida aseguró a la Policía que no confiaba en los Mossos

El juez imputa por lesiones al atacante y lo deja en libertad con orden de alejamiento

Rivera y Arrimadas, en la manifestación ayer a favor de la mujer agredida por retirar lazos amarillos en la Ciutadella de Barcelona




Que no se fiaba de los Mossos d’Esquadra. Fue lo que explicó a la Policía Nacional la mujer agredida por, supuestamente, haber arrancado lazos amarillos en el perímetro del parque barcelonés de la Ciutadella el pasado sábado. Lidia, de 42 años, acudió el lunes a la comisaría de la Policía Nacional para denunciar a J.B.G. por lo que había sucedido el mediodía dos días antes en los alrededores del parque. El hombre la había agredido, según ella, tras una discusión por los lazos amarillos. Al llegar a la comisaría de la Policía Nacional, los agentes le ofrecieron presentar la denuncia ante los Mossos d’Esquadra, dada su competencia en el ámbito de la seguridad ciudadana en Cataluña. Pero ella se negó. Según han explicado a ABC fuentes policiales, Lidia insistió en tramitar la denuncia a través del CNP, con lo que a los agentes no les quedó más remedio que aceptarla.
Eso fue el lunes. Pero la Policía Nacional consideró entonces que sería desproporcionado detener al agresor ese mismo día. J.B.G. no es un hombre aparentemente con un perfil peligroso -no tiene antecedentes- ni el delito merecía el arresto inmediato. Era innecesario obligarle a pasar una noche entre rejas antes de trasladarlo a disposición judicial, según explicaron las mismas fuentes. Así pues, retrasaron la detención hasta ayer por la mañana, para, tras pasar unas pocas horas en la comisaría de la Verneda, conducirlo ante el juzgado de guardia de Barcelona.

«Desviación del tabique»

En la sede judicial, J. B. G. prefirió callar. Por consejo de su abogado, el atacante se negó a declarar y no respondió a preguntas del magistrado, ni de su defensa, ni de la Fiscalía. Tras su comparecencia,el juez decidió dejarle en libertad pero en condición de investigado por un presunto delito de lesiones leves y, está por ver, si finalmente también por uno de odio, lo que dependerá si el juez considera que las motivaciones de la agresión son políticas. Eso sí, el magistrado ordenó que, como medida cautelar, el agresor no pueda acercarse a la víctima a menos de 500 metros. Es la medida que había pedido el fiscal especialista en delitos de odio y discriminación de Barcelona, que se encarga del caso, y que el juez aceptó. No obstante, la cercanía entre el domicilio de agresor y agredida, ambos vecinos de Ciutat Vella, dificultará el cumplimiento de esta medida.
El agresor, J. B. G., abandonó el complejo judicial a primera hora de la tarde ocultando su rostro con una toalla y sin querer hacer declaraciones.

Denuncias cruzadas

Los hechos en cuestión sucedieron el sábado, pasadas las doce del mediodía. Lidia paseaba con su marido y sus tres hijos por las inmediaciones del parque y retiraron varios lazos amarillos que grupos independentistas habían atado a las verjas de la Ciutadella en solidaridad con los líderes secesionistas encarcelados. Por la misma acera pasó entonces un hombre -que resulto ser J. B. G., vecino de Barcelona de 56 años- que les increpó por arrancar los lazos, siempre según la versión de la víctima. Comenzaron a discutir y, después de que la mujer, de origen ruso, les dijera a sus hijos que se iban para casa, el agresor supuestamente comenzó a insultarle con consignas racistas. Siempre según la denuncia, fue entonces cuando J.B.G. dio un puñetazo a la mujer, que cayó al suelo. Cuando se quiso levantar, el agresor le volvió a propinar varios golpes más. La víctima fue atendida posteriormente en el Hospital del Mar de la capital catalana.
El parte de lesiones incluye «desviación del tabique nasal, con dolor intenso a la palpación, presencia de contusión maxilar derecha con pequeñas erosiones ciliares izquierdas».
La versión del agresor es bien diferente. J. B. G. niega que la disputa se produjera por razones políticas relativas a la retirada de lazos. Asegura que lo que hizo fue reprochar a Lidia y a su marido -militante de Ciudadanos- que estuvieran tirando dichos lazos al suelo, ensuciando así la vía pública. Agentes de los Mossos d’Esquadra se personaron en el lugar, identificaron a Lidia y a J. B. G., que también presentó una denuncia asegurando que la mujer le había agredido a él.
Ahora, de la investigación del caso se encargará el Juzgado de Instrucción número 7 de Barcelona porque así le ha correspondido a través del sistema ordinario de reparto. Hasta el momento, este juzgado únicamente ha recibido la denuncia que presentó J. B. G. y el parte de lesiones de la mujer. La denuncia presentada ante la Policía Nacional todavía no le ha llegado, según explicaron fuentes judiciales.
Lo sucedido el sábado en Barcelona y la polémica generada en torno a los lazos amarillos está en cualquier caso tensando el clima político en Cataluña. Ante lo que se anticipa como un «otoño caliente» -Diada, aniversario del 1-O, juicio a los líderes del «procés»...-, el foco está puesto en el independentismo, dividio entre quienes apuestan por la desescalada y quienes echan más leña al fuego. Desde las filas del secesionismo, a su vez, se acusa a partidos como Cs y el PP de alimentar la confrontación para sacar réditos políticos.

«No escalar»

Al respecto se manifestó ayer el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont llamó a «no escalar un conflicto sobre la iniciativa de los lazos amarillos», advirtiendo con todo que no cederán ante la censura.«Nunca debemos hacer ninguna concesión ni a la violencia ni a la censura», explicó a través de un vídeo publicado en su cuenta de Twitter. Puigdemont pidió a los que tienen responsabilidades políticas implicarse sin ambigüedades ni vacilaciones en la condena de todo acto de violencia que persiga «coartar la libertad de expresión de los demás». «Sería una grave irresponsabilidad alimentar una confrontación social con la finalidad de interferir en el clima necesario que tiene que acompañar todo momento de diálogo», añadió.

https://www.abc.es/espana/abci-mujer-agredida-aseguro-policia-no-confiaba-mossos-201808300135_noticia.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias