viernes, 3 de agosto de 2018

“Los de verde no se venden a ninguna sigla, la Guardia Civil se debe a su pueblo”

Una Guardia Civil muestra su malestar ante la destitución del coronel Corbí por parte del Gobierno de Pedro Sánchez



Por Mireya Humanes, Guardia Civil 


Joder, quería morderme la lengua, y contar hasta diez. Quería mantenerme al margen y no plasmar los miles de pensamientos que se me pasan por la mente por una vez. No lo consigo… son muchas vivencias, son recuerdos de antaño, son parte de mi vida y al final determinadas noticias que crees no afectarte, remueven un punto de tu historia y se activan.

No conozco al recién destituido coronel Corbí, y tampoco he coincidido en su maravillosa trayectoria. Seguro que mas exitosa y reconocida que la mía, todo sea dicho, un guardia civil raso si tiene algo que contar no consta en ningún artículo. Si que a pesar de no tener nada en común, me duele y encabrona sea cesado una persona con una trayectoria impecable y productiva, y que casualidad, últimamente muy acertado en detenciones que afectan a nuestra actualidad política.

Estoy tan indignada como el resto al observar, que uno de los grupos de investigación más efectivos e implacables contra la corrupción política, asesinatos, yihadismo y un largo etc… se ningunea con la retirada de fondos.
Como la cuestión manda “cojones” se filtra esta información de la que todo hijo de vecino, pagador de impuestos, debemos ser conscientes. Reacción del Gobierno: “destitución”.
Da igual el bagaje, currículum, efectividad, etc. Ya habrá otro que no trabajará tan bien quizás, pero a la política se amoldará.
El pueblo no da crédito, es otra jugada sucia e indignante provocada, dicen, por la problemática de los presupuestos.
Hay algo que quiero recalcar y es que a los de verde, y en ocasiones negro, no les hace falta el dinero. Hay algo que se le olvida a los ciudadanos.
Parece mentira que no conozcan a los picoletos. Aún recuerdo aquella tregua de ETA, fui voluntaria como una gilipollas a Intxaurrondo; esa paz acordada en la que los perros de los políticos nos vendieron a los asesinos. Se dejaría de detener e investigar, a la vez que los Hijos de la gran Puta prometían no asesinar.
Como si la puñalada de vendernos fuera así menos ruin y mezquina. Nadie cumplió su parte con aquel gobierno de pandereta.
Los abertzales continuaron recopilando información sobre objetivos, y usaron la tregua para reforzar su infraestructura debilitada por los verdes, los implacables txakurras de verde. Ellos, nosotros, los txakurras, tampoco estuvimos quietos. Continuamos fieles a nuestro país y a nuestros muertos, seguíamos deteniendo y desmenuzando a los cobardes, dio igual los frotamientos de manos y acuerdos de despacho.
La guardia civil jamás desiste, jamás ceja en su empeño. No importa que no se remunere su sacrificio extra, da igual que no se reconozca su servicio. Algo los diferencia del resto, un guardia civil jamás desistirá en conseguir su objetivo. La justicia y la seguridad del pueblo son lo primero y el más abnegado de sus principios.
Si no quieren incumplir una promesa, que no negocien con la palabra de un picoleto. El político se escuda en la institución y cree utilizarla a su antojo, pero no cuenta con que los de verde no se venden a ningún color, sigla ni traición, la guardia civil se debe a su pueblo y jamás cambia de opinión. Guardia civil que no luche por su gente no es picoleto, si no traidor.
Estas son mis palabras, de una picoleta sin rango, a mucha honra, y orgullosa de nuestra abnegada labor.
https://www.elmira.es/03/08/2018/los-de-verde-no-se-venden-a-ninguna-sigla-la-guardia-civil-se-debe-a-su-pueblo/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias