lunes, 27 de agosto de 2018

Prensa y partidos independentistas blanquean la agresión del parque de la Ciudadela

Redes sociales, periodistas y políticos soberanistas responden a la agresión de un hombre a una mujer que retiraba lazos amarillos minimizando los hechos y con insultos a la víctima. 


No hicieron falta consignas porque en el régimen nacionalista todos conocen su función. Medios de comunicación, redes sociales y partidos políticos catalanes, incluido el PSC y con la única excepción del PP y Ciudadanos, respondieron ayer domingo como si fueran una sola mente frente a la agresión sufrida por una mujer cuando sus hijos retiraban lazos amarillos en el parque barcelonés de la Ciudadela.
"El agresor era de Ciudadanos", "no hay pruebas de la agresión", "si le han roto la nariz que aprovechen para ponerle el tabique nasal de platino" o "la pelea no tuvo motivación política" fueron algunos de los argumentos esgrimidos. La unanimidad entre gobernantes, sociedad civil y medios de comunicación fue, como en tiempos del editorial único, absoluta. 
El relato oficial sobre lo sucedido corrió a cargo de Mayka Navarro, periodista de La Vanguardia. Sin más fuente que "los tres mossos d’esquadra de la Arro que en ese momento estaban haciendo vigilancia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña" y que, según el propio texto de la periodista, ni siquiera estaban presentes en el momento de la agresión, Navarro tituló su texto "La agresión a una mujer porque sus hijos retiraron lazos amarillos no fue por motivos políticos"
Según la versión de los hechos de La Vanguardia, que es la de los Mossos d'Esquadra, la pelea se inició cuando un vecino recriminó a los hijos de la mujer que tiraran papeles al suelo. Que esos papeles fueran, casualmente, lazos amarillos y que el agresor mandara a la mujer "de vuelta" a su país no fueron suficientes para calificar la agresión como "política". Según Navarro, "no hubo alusiones políticas de nadie". 
Establecida la versión oficial, la de que la agresión no tuvo motivaciones políticas (el primer titular de la noticia ni siquiera daba credibilidad a la agresión: "Una mujer denuncia que le han roto la nariz por quitar lazos amarillos"), quedó abierta la veda para la demonización de la víctima. Quim Monzó, también colaborador de La Vanguardia, insinuó que la mujer agredida, en tanto que esposa de un militante de Cs, era cocainómana y podía aprovechar la ocasión para sustituir su tabique nasal roto por otro de platino.
El diputado de ERC Gabriel Rufián aprovechó la versión de los mossos d'esquadra publicada en La Vanguardia para calificar de "fake news" la agresión y arremeter contra Cs. Como prueba de la supuesta manipulación de la agresión, Rufián utilizó las fotos de la agredida publicadas por algunos perfiles de Twitter (la mayoría de ellos anónimos) y que se demostraron rápidamente falsas. 
Cuando la presidenta de la comunidad autonómica andaluza, Susana Díaz, publicó ayer un tuit solidarizándose con la mujer agredida, Rufián respondió con un tuit en el que se solidarizaba con Alberto Garzón por los insultos recibidos por un borracho en Rincón de la Victoria (Málaga). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias