domingo, 9 de septiembre de 2018

Escrache 'amarillo' al restaurante de Blanes que rechaza los lazos

Acto independentista junto al local amenazado


Tras sufrir un fuerte encontronazo con miembros del Comité de Defensa de la República (CDR) de Blanes, en Gerona, por su negativa a exhibir en su establecimiento lazos amarillos colgados por los independentistas, el propietario del restaurante Sol d'Or, Manuel García, ha tenido que volver a apretar los dientes y soportar una vez más la marea amarilla que azota la idílica localidad costabravense y especialmente su negocio. El motivo, un sopar groc solidari [la cena amarilla] promovido por el conjunto de las fuerzas independentistas del municipio y que ha contado con la participación de familiares de los políticos encarcelados y en el exilio y que buscaba recaudar fondos y apoyos para el movimiento político.
El acto se llevó a cabo a escasos metros del restaurante de García y fue promovido por la CUP, ERC y el PDeCAT de Blanes, así como por la delegación blanense de la Assamblea Nacional Catalana (ANC), la Associació Catalana pel Drets Civils y el CDR de la localidad. Durante varias horas la música, los juegos para los más pequeños, la comida tradicional y los parlamentos a favor de liberación de los políticos encarcelados fueron los protagonistas.
El propietario del restaurante Sol d'Or, que en declaraciones a este diario asegura estar «al límite» por la campaña de propaganda negativa orquestada desde las redes sociales por el CDR blanense, soporta ataques contra su negocio y modo de vida -«comida nefasta, toda congelada», «lleno de mierda y cucarachas», «no es digno de estar en nuestro Blanes», «al hijo de puta le molestan los lazos amarillos», son algunos de los ataques-. Pero no está solo. Una oleada de apoyo en comentarios positivos en redes sociales contrarresta ya el boicot.
A las numerosas muestras de solidaridad que el restaurador ha recibido en las últimas semanas también por parte de vecinos del municipio, que lo han felicitado por su valentía, se sumó el presidente del PP catalán, Xavier García-Albiol -que lo visitó ya la semana pasada- y un comandante de la Guardia Civil del acuartelamiento de Talarn, en el Pirineo, que se desplazó hasta el establecimiento para comer con otros dos mandos y felicitar personalmente a Manuel García.
Este sábado fueron el presidente de los populares, Pablo Casado, el vicesecretario nacional de Organización del PP, Javier Maroto, la vicesecretaria de Estudios y Programas de dicha formación, Andrea Levy, además del propio Albiol, quienes quisieron personalmente hacer extensible su apoyo. En el encuentro, marcado por la solidaridad constitucionalista, el empresario expresó su satisfacción por tantas muestras de afecto recibidas por parte de «toda la ciudadanía en general» tras el acoso al que está siendo sometido. «No van a poder con nosotros, somos más y tenemos la razón», le animó Casado, que tras charlar con García departió con los trabajadores del local. Por su parte, Albiol agradeció al restaurador su decisión de «plantar cara a aquellos que quieren imponer el pensamiento único en Cataluña».
El local no bajó el rendimiento y a los simpatizantes que se pasaron a saludar y consumir en el restaurante se sumaron ya por la noche aficionados de La Roja para seguir desde allí el partido de fútbol de España e Inglaterra.
http://www.elmundo.es/cataluna/2018/09/08/5b942cbeca47411e6d8b45f7.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias