jueves, 11 de octubre de 2018

El Govern elude ir a un acto protocolario de la Guardia Civil en Cataluña

Los contactos políticos entre el Govern y el Gobierno central avanzan, poco a poco, en forma de comisiones bilaterales y encuentros discretos en despachos. 


Sin embargo, la guerra de desplantes y desconfianzas mutuas a cuenta de los cuerpos policiales sigue intacta, más de un año después del referéndum del 1-O. El último capítulo de ese conflicto se inscribirá hoy, durante los actos de la Patrona de la Guardia Civil en el cuartel de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) a los que el miércoles por la noche no estaba previsto que acudiera ningún miembro del Govern ni del Departamento de Interior.
En otra evidencia de que se trata de un choque circunscrito a la arena política, a la cita anual sí acudirá el comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Miquel Esquius, como confirmaron a este diario fuentes de Interior. Le acompañarán también varios miembros de la cúpula de la policía de la Generalitat.
La semana pasada se vivió una situación similar durante la inauguración del curso académico en el Institut de Seguretat Pública de Catalunya (ISPC), la escuela de policía de Cataluña. Como avanzó 'El Periódico', el Govern no invitó a la celebración a ningún representante del Estado ni de los poderes judiciales, como era habitual antes del 1-O. Una decisión que la consejería que encabeza Miquel Buch tomó en respuesta al plantón que el año pasado hicieron Gobierno, jueces y fiscales al ISPC para evidenciar su desconfianza hacia los Mossos tras lo sucedido durante el referéndum. A diferencia del acto en la escuela policial de la Generalitat, sin embargo, la Guardia Civil y la Delegación del Gobierno sí han invitado hoy al Govern y al Departament d'Interior, tal y como confirmaron portavoces de ambas instituciones.
Los festejos de la Patrona de la Guardia Civil no se celebraron en Cataluña el año pasado por la tensión existente a raíz del 1-O. En su anterior edición, en 2016, el Departamento de Interior sí estuvo representado por el entonces director de los Mossos, Albert Batlle. El mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, representó entonces a la policía de la Generalitat.
El hecho de que los festejos sean en el acuartelamiento de Sant Andreu de la Barca no facilita, en todo caso, la presencia de miembros del Govern. La localidad y uno de sus institutos de secundaria acumulan episodios de tensión política desde que se celebró el referéndum a raíz de la denuncia que hijos de agentes de la Guardia Civil presentaron contra profesores del Instituto El Palau. Los alumnos acusaron a los docentes de haberles humillado frente al resto de compañeros, el 2 de octubre, tras las cargas policiales que se vivieron durante el 1-O. La Fiscalía pidió entonces que fueran imputados nueve profesores del centro, de los cuales sólo cuatro siguen siendo investigados por el Juzgado de Instrucción número 7 de Martorell (Barcelona). Pese a ellos
El último conflicto en la localidad se produjo el 27 de septiembre, cuando el president de la Generalitat, Quim Torra, fue abucheado a las puertas del instituto por un pequeño grupo de manifestantes cuando iba a mantener una reunión con los responsables del centro educativo.

http://www.elmundo.es/cataluna/2018/10/11/5bbe4a0ee5fdeaa7138b466b.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias