lunes, 22 de octubre de 2018

Los mandos de la Guardia Civil en Majadahonda respaldan la “disciplina” del capitán Núñez pese a las quejas de los sindicatos policiales

SONIA BLUE. El capitán adjunto a la compañía de la Guardia Civil de Majadahonda, José Manuel Núñez, ha recibido el respaldo expreso del comandante jefe accidental de la benemérita tras las quejas de los sindicatos de la Policía Local y números del cuerpo de las que se hizo eco MJD Magazin y que ahora han saltado a nivel nacional después de ser publicadas en un reportaje de “El País”. 




Los mandos de la Guardia Civil niegan que se esté produciendo ese malestar entre el capitán, sus subordinados y las policías locales. Aseguran que el número de bajas en el puesto de Las Rozas no es tan alto —las cifran en 11— y que algunas se arrastran desde antes de la llegada del capitán Núñez. 

Mantienen que su trabajo ha consistido en reconducir “algunas disfunciones” que se venían produciendo en los últimos años, entre ellos el patrullaje de paisano de la Policía Local. “Solo pueden hacerlo para control de espectáculos, de botellón y de consumo de drogas, y desde luego nunca para evitar el robo de teléfonos móviles en unas fiestas patronales”, asegura el comandante jefe accidental de la compañía de Majadahonda. “Núñez está cumpliendo las directrices marcadas desde la Comandancia de Madrid”, concluye este mando, que reconoce que se está estudiando cómo aumentar el número de agentes de servicio”.

El artículo de F. Javier Barroso en “El País” señala que “el cuartel de la Guardia Civil de Las Rozas, el más importante de la Comunidad de Madrid, pasa por uno de sus peores momentos. Una veintena de agentes se encuentra de baja y la mitad de la plantilla ha pedido el traslado. El ambiente que se respira en este puesto (con unos 150 guardias) ha cambiado en los últimos meses, justo con la llegada del nuevo capitán adjunto a la compañía de Majadahonda, José Manuel Núñez. Este oficial ha implantado una disciplina militar que ha chocado con otros mandos y con los agentes, además de tener enfrentamientos abiertos con las policías locales de sus destinos”.
Y añade: “La llegada de este capitán a la compañía de Majadahonda —que también incluye Las Rozas, Boadilla del Monte, Villaviciosa de Odón, Brunete y Villanueva de la Cañada— se ha visto marcada por enfrentamientos con los guardias. A uno de los agentes de Las Rozas le reprendió en público por un simple descuido al tutearle durante una conversación informal. También ha obligado a trabajar de madrugada haciendo identificaciones y cacheos a una guardia de más de 50 años destinada a las oficinas del puesto, durante las fiestas patronales de la localidad de la zona noroeste de Madrid”.

El enfrentamiento también afecta a las policías locales, a las que Núñez ha intentado quitar parte del trabajo que realizaban hasta ahora. Los mandos de la Guardia Civil han llegado a plantear que los agentes municipales no citen a los acusados de hurtos para los juicios rápidos en los juzgados de Majadahonda. “Al darse cuenta de que tenían que destinar varias patrullas para ese trabajo, sobre todo los fines de semana, cuando les falta más personal, lo desestimaron”, recuerdan fuentes policiales. En las fiestas de Las Rozas y Majadahonda, el capitán prohibió de malos modos que los policías municipales trabajaran de paisano, con el consiguiente enfrentamiento entre ambos cuerpos. El robo de teléfonos móviles se multiplicó por cinco en solo una noche. Hubo colas para denunciar estos hurtos”, concluye. Lea el reportaje completo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias