domingo, 21 de octubre de 2018

Me ha costado que vean normal que una guardia civil desfile en bikini

Jennifer Fernández es campeona de España de Bikini Fitness, una modalidad de culturismo que la lleva a subir a una tarima en traje de baño. Su próximo objetivo es el Campeonato de Europa



















«¡Yo quiero ser como ese!», decía una niña pequeña a su padre mientras iban en coche camino de la playa y se cruzaban con uno de los guardia civiles que vigilaban la carretera bajo el sol. «Nadie en mi familia pertenece al Cuerpo. 







1 y 2.Jennifer Fernández muestra sus músculos durante sus sesiones de entrenamiento. 3 .Vestida con el uniforme de gala de la Guardia Civil. 4 .Con la medalla de oro obtenida en el Campeonato de España./


Yo soy la primera». Jennifer Fernández habla orgullosa de su trabajo, que es su vida desde los 19 años -«iba a la academia con la 'L' en el coche»- y en el que tiene el objetivo de continuar creciendo profesionalmente. De hecho, después de pasar por otros destinos, llegó a Almería con la intención de tener tiempo para estudiar y ascender dentro de la Guardia Civil. Es ambiciosa -en el mejor de los sentidos-, constante y competitiva. Rasgos sin los que sería imposible haber llegado a lo más alto en su otra gran pasión.

«Lo que más me ha costado es que vean normal, sobre todo los mayores, que una guardia civil desfile en bikini sobre una tarima». Y no, no es modelo de pasarela. Es deportista. Practica una rama de Culturismo y Fitness llamada Bikini Fitness. De ahí, lo de desfilar con esta prenda que, por cierto, alcanza precios desorbitados. «Un bikini de competición cuesta, como mínimo, 400 euros». Un deporte «caro», reconoce, no solo por el bikini reglamentario sino también por los costes de los entrenamientos y la alimentación. Pero ella, como competidora de alto nivel, tiene su propio sponsor, Propharma Nutrition. «Es una empresa almeriense». Y es que ha sido en Almería donde ha desarrollado su pasión por el fitness. «Hay mucha cultura de este deporte. Empecé a practicarlo cuando me destinaron a Vera». Poco después, se vio preparada para competir.
«Llevo seis años entrenando y cinco, compitiendo», explica. Tiempo en el que ha sido -dentro de la categoría Talla Alta- campeona de Almería, tres veces campeona de Andalucía y, por fin, campeona de España. Un logro que consiguió en 2017. «Mi intención es vestir el chándal de España y representar a mi país en el Campeonato de Europa. Soy muy patriota», reconoce entre risas. De hecho, este año no ha acudido a la máxima competición nacional porque está preparándose para el próximo europeo. «Estoy en la etapa de ganar volumen. Luego llegará la etapa de definición». Tiene que ser así de meticulosa. La alimentación y el entrenamiento son claves para lograr estar a la altura de las exigencias del jurado. Sin embargo, no siempre es fácil. «Estoy a dieta todo el año», afirma esta guardia civil de 32 años que, además de entrenar cada día, siempre va con la comida «a cuestas». Y es que, como ocurre en tantas profesiones (por no decir en todas), compaginar trabajo y 'hobbies' no siempre es sencillo.
Como era de esperar, en una conversación con esta mujer que se desenvuelve con total normalidad en un mundo mayoritariamente masculino (que no de hombres) y dedicada a un deporte en el que los jueces puntúan, sobre todo, el físico -«la actitud en la tarima es muy importante también»- es inevitable que su entrevistadora, también mujer, abra la caja del feminismo. Sin embargo, para Jennifer Fernández se trata de un tema sencillo de zanjar. «Mi familia, mi pareja y mi entorno me apoyan. Los compañeros ya están acostumbrados». Sin más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias