viernes, 23 de noviembre de 2018

ASES-GC, más allá del dinero

Las cosas tienen un precio y estas pueden estar a la venta, pero la gente tiene dignidad, la cual es invaluable y vale mucho más que las cosas. (Papa Francisco)
     [Img #4874]
     
    
     
Desde que el día 13 de marzo de 2008, Joan Mesquida Ferrando, por aquel entonces director general de la Guardia Civil, firmara el documento de inscripción de la Asociación de la Escala de Suboficiales en el Registro de Asociaciones Profesionales de Guardias Civiles, han pasado muchas cosas.

     Compuesta esta asociación únicamente por Suboficiales de la Guardia Civil, ASESGC nacía ante la necesidad imperiosa de reivindicar y recuperar el crédito y la dignidad profesional que nos corresponde como mandos en el organigrama del Cuerpo. Se ponía en marcha una asociación para luchar con firmeza en mejorar las condiciones de aquellos mandos intermedios que estaban olvidados por unos y ninguneados por todos.

     Y se pusieron a trabajar. Normas jurídicas de gran importancia como la Ley 29/2014 de Régimen del personal de la Guardia Civil, donde se incluyeron las acciones directivas para los Suboficiales con lo que ello supone, así como la próxima modificación en la que se incluirá la consecución del título oficial de Grado al obtener el empleo de sargento, el Real Decreto 872/2017 por el que se fija la plantilla de la Guardia Civil consiguiendo un incremento sustancioso de las plantillas para brigadas y subtenientes, o el Real Decreto 274/2018 por el que se regula la residencia, desplazamientos y localización del personal de la Guardia Civil, que autoriza a los Jefes de Unidad a residir fuera de la localidad de destino, constituyen entre otras, un amplio abanico de beneficios que dignifican la escala al más alto nivel.

     Pero no sólo la normativa jurídica era importante, también había que darle una vuelta a aquellas normas de régimen interno que olvidaban el significado de Suboficial y nos integraban de facto por las funciones a desarrollar en la escala de Cabos y Guardias.

     Y de ahí, surgen Órdenes Generales de enorme calado como la 11/2014 sobre regímenes de prestación de servicio y jornada y horario, que estable por fin unas condiciones y limitaciones laborales tanto para los Jefes de Unidad como para el resto del personal, y que marcó un antes y un después en la conciliación de nuestra vida laboral y familiar; o la Orden General 12/2014 de incentivos al rendimiento, que logró que prácticamente todos los Suboficiales tengamos una productividad que gratifique nuestras responsabilidades; la Orden General 1/2016 de vacaciones, permisos y licencias, que nos permite disponer de cupos propios para Suboficiales o también la Orden General 9/2012 del mando, disciplina y régimen interior de las Unidades que unifica y consolida las funciones de los jefes de unidad, o la Circular 2/2012 de las Orientaciones para el ejercicio del mando por los Comandantes de Puesto como código deontológico en su quehacer diario, que constituyen el resultado de ese trabajo duro, constante, minucioso y serio que se ha llevado a cabo desde su fundación y que ha hecho que nuestros argumentos sigan teniéndose muy en cuenta en numerosos escenarios y foros, consiguiendo el gran prestigio asociativo que posee ASESGC en el seno de la Guardia Civil.

     Les contaba a un par de compañeros, a los cuales llamo cariñosamente “Bruto” y Neto” por la fijación que tienen actualmente con la nómina y el tema de la equiparación salarial, que aunque el dinero es muy importante, no lo es menos la dignidad de una escala. Que cuando te pisotean la dignidad como Suboficial, no hay dinero que lo repare. Es entonces cuando uno necesita el abrigo de una asociación que te levante la cabeza, te proteja y te recuerde con orgullo lo que es ser Suboficial. Y eso, amigos míos, no tiene precio.

http://lapauta.es/not/2315/ases-gc-mas-alla-del-dinero/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias