martes, 20 de noviembre de 2018

El acusado de matar a una guardia civil retirada niega la autoría del crimen

València, 20 nov (EFE).- El hombre de 42 años acusado de haber estrangulado hasta la muerte a una mujer de 47, guardia civil retirada, en 2017 en Gandia ha admitido que pasó la noche con la víctima pero ha asegurado que cuando despertó la encontró muerta en el baño, negando así cualquier implicación en el crimen.

Sobre el acusado, que desde este martes se enfrenta a un juicio con jurado en València, recaen peticiones de penas que varían entre los quince y los veinticinco años de prisión, dado que la fiscalía considera que los hechos constituyen un supuesto delito de homicidio y la acusación particular reclama una condena por asesinato.
Ambas partes reclaman, además, tres años por el robo del coche y otros bienes de la víctima (un ordenador y un robot de cocina) y un año por el quebrantamiento del alejamiento respecto a la víctima que se le impuso como medida cautelar, un hecho en el que el acusado reincidía.
Tanto la fiscal como la abogada de la acusación particular, que representa a los dos hijos de la víctima (de 20 y 21 años), han considerado probado que el acusado mató a la mujer, que estaba casada pero con la que mantenía una relación sentimental desde 2014.
El acusado, en cambio, ha admitido "altibajos y discusiones" con la fallecida, fruto de la relación extraconyugal que ésta mantenía con él, aunque ha negado en todo momento haberla matado.
En su exposición inicial, la acusación particular ha mencionado unos mensajes que el acusado dirigió a la víctima en los que le advertía, tras una discusión, de que "el viaje de vuelta será con el pijama de madera" y a otros envíos que contenían fotos y vídeos eróticos de la fallecida que, al parecer, envió a los padres e hijos de ésta.
Según el relato de esta parte, la víctima se veía obligada a regresar "una y otra vez" con el acusado para impedir que siguiese enviando mensajes o molestando a sus hijos y familiares.
Por contra, el supuesto autor del crimen ha asegurado que era la fallecida la que solía crear perfiles en redes sociales y suplantar su identidad para enviar mensajes a través de su teléfono, y ha insistido en que no recuerda haber proferido amenaza alguna ni haber enviado los citados mensajes de contenido sexual a los familiares de la que fue su compañera sentimental.
En su declaración, ha explicado que conoció a la víctima en 2014 en una red social, que inicialmente no supo que estaba casada y que empezaron a verse con asiduidad hasta que un año después ella se fue a vivir con él a una localidad de Ciudad Real.
Esta convivencia duró seis meses, hasta que la mujer decidió regresar a casa de su madre, en València, y posteriormente volvió con su marido.
El acusado se trasladó entonces a Gandia, a un piso que, según ha explicado, eligió y se comprometió a pagar la víctima, dado que ésta seguía trasladándose para visitarle y, cuando lo hacía, solía dejar el aparato de alarma en València (que estaba emparejado con el dispositivo que llevaba el hombre para impedir su acercamiento).
Eso mismo fue lo que sucedió en febrero de 2017, según el testimonio del acusado, que ha explicado que el marido de la víctima era camionero y que, cuando salía de viaje, la mujer se trasladaba a convivir con él.
El día del crimen, ha explicado el acusado, ambos estuvieron bebiendo mucho -aunque la policía no encontró más que un botellín de cerveza en el domicilio, según la fiscal- y él decidió irse a la cama antes que la mujer, que se quedó "en el sofá con el ordenador".
"Cuando me desperté por la mañana fui a la cocina a calentarme un vaso de leche, y cuando entré al baño me la encontré en el suelo", ha asegurado.
La víctima fue encontrada en la bañera, con una toalla cubriéndole el cuerpo y una bolsa de plástico en la cabeza, con el baño desordenado y el mobiliario dañado.
La defensa ha anunciado que pedirá la libre absolución del acusado por considerar que no hay evidencias que le incriminen en el homicidio.
Sobre el robo del ordenador y el robot de cocina -que fueron vendidos en un establecimiento de Valencia por el acusado tras producirse el crimen-, este letrado ha afirmado que sirvieron a su defendido para sufragarse un viaje a Madrid, donde acudió "en estado de shock" a visitar a unos familiares.
"Mi defendido sabía que podía ser localizado en cualquier momento, porque llevaba un dispositivo de rastreo. Nunca tuvo ánimo de evadirse de la acción de la Justicia", ha asegurado en relación a su detención, que se produjo en Móstoles días después.
Asimismo, ha argumentado que la víctima hizo una llamada a su marido en el momento en que supuestamente estaba siendo estrangulada, algo que ha calificado de "extraño", y ha adelantado que citará a testigos que aseguraron haber oído voces de una tercera persona en el apartamento donde se produjo el crimen. EFE
https://www.lavanguardia.com/local/valencia/20181120/453068462679/el-acusado-de-matar-a-una-guardia-civil-retirada-niega-la-autoria-del-crimen.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias