jueves, 22 de noviembre de 2018

Marlaska retira parte de la escolta a los ex ministros de Interior y al juez Llarena que se quedan ‘solos ante los CDR’

Como en la película protagonizada por Gary Cooper, los ‘otros’ ministros de Interior que ejercieron antes que el actual titular de la cartera, el exjuez Grande-Marlaska, se han quedado prácticamente ‘solos’ frente a los violentos que les tienen en su punto de mira. 

marlaska



Según ha sabido este periódico de fuentes policiales de la máxima solvencia, Interior ha decidido retirar la mayor parte de la escolta a diversos ex ministros, entre ellos a los últimos que estuvieron al frente de este complicado Departamento: Zoido, Fernández Díaz, Camacho y Rubalcaba. Sin embargo, ha incrementado la vigilancia en el macro chalé del dúo que domina en la estalinista Podemos, Pablo Iglesias-Irene Montero, y sigue sin vigilancia el juez Pablo Llarena.

Los ministros cesados, así como algunos ex altos cargos del Gobierno, líderes de partidos y determinados magistrados, entre otras personalidades, contaban con escolta, a pesar de la reducción practicada a partir de 2012, después de que ETA anunciará el fin definitivo de la violencia. Desde ese momento, se suponía que había poco que temer en cuanto a la posibilidad de un atentado terrorista contra el ex alto cargo en cuestión, y se ordenó la retirada de las escoltas a la mayor parte de los que hasta entonces eran beneficiarios. Significó un alivio para la Policía Nacional y la Guardia Civil y para las arcas del Estado, pero fue una decisión, sin embargo, que no gustó a todo el mundo: por ejemplo, sonada fue la protesta del ex juez Baltasar Garzón cuando le retiraron la escolta permanente que tenía y de la que hacía un ‘excelente’ uso personal -disponía hasta de coche oficial con conductor todo el día-.
La política de los sucesivos ministros del Interior fue la de seguir con la reducción de escoltas, dejando sólo la de los ex altos cargos que realmente podrían necesitarla en función de las actividades que habían desarrollado y el número de enemigos que se habían granjeado.

Una decisión avalada por Pedro Sánchez

Ahora, con la llegada del exjuez Fernando Grande-Marlaska a Interior, el nuevo equipo ha decidido cortar por lo sano y retirarle la mayor parte de la escolta a los que precedieron a este ministro en el cargo: Juan Ignacio ZoidoJorge Fernández DíazAntonio Camacho y Alfredo Pérez Rubalcaba, por ese orden descendente, así como a otros exministros de los últimos Gobiernos. Según ha sabido Extraconfidencial.com de fuentes policiales, todos y cada uno de esos exministros disponían de no menos 12 Policías por persona, teniendo en cuenta los turnos para la escolta dinámica (que le sigue en todos sus desplazamientos), y la estática (que vigila su domicilio). Les han retirado la vigilancia estática y en cuanto a la dinámica ha quedado reducida a apenas cinco Agentes por exministro: dos de día y dos de tarde, más uno en reserva por si alguno se da de baja.
El problema es que exministros como Fernández Díaz, que vive en Barcelona, están en el punto de mira de los autollamados Comités para la Defensa de la República (CDR), los grupos fascistas y paraterroristas que se han constituido en punta de lanza del movimiento progolpista liderado por Carles Puigdemont y Quim Torra. Un problema que, por ejemplo, no tienen los socialistas Antonio Camacho y Pérez Rubalcaba, a quienes también se les ha retirado la mayor parte de la escolta.
En medios del PP ha sorprendido esta decisión unilateral de Grande-Marlaska, que se supone que la ha hablado personalmente con el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien habría dado el visto bueno. ¿Han valorado la posibilidad de altercados de los violentos del CDR hacia Fernández Díaz, sobre todo ahora, que está en el blanco de la polémica por la supuesta ‘policía patriótica’ que dicen que creó para desactivar el movimiento golpista catalán? Resultaría evidente que Marlaska tendría responsabilidad política, al menos, de cualquier ataque contra Fernández Díaz por parte de los fascistas catalanistas.

La seguridad de Pablo Iglesias, materia de Estado

Los citados medios policiales manifiestan, no obstante, su mayor sorpresa no por la anterior decisión, sino por otra que ha tomado directamente el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez: aumentar la escolta a Pablo Iglesias, y su pareja, Irene Montero, hasta el nivel de grandes personalidades del Estado: escolta dinámica y estática 24 horas al día, todos los días del año. Una medida que en los momentos actuales está reservada a menos de una veintena de altas autoridades del Estado.
En medios policiales y de la Guardia Civil -ambos Cuerpos sufren las exigencias del líder de Podemos-, se comenta la obsesión de Iglesias y de su actual pareja por su seguridad, y que ahora, dado que ejerce de ‘vicepresidente económico en funciones’ de Sánchez, ha conseguido que la Secretaría de Estado de Seguridad le asigne Agentes para protegerle allá donde se desplace (escolta dinámica), y también le garantice la continuidad de los efectivos que ya custodiaban 24 horas su chalé de Galapagar (estática).
Esta protección de la que goza Iglesias desde mediados de octubre sorprende a todos, dado que, pese a sus pretensiones, sólo es el portavoz de un partido con representación parlamentaria. Se trata de una escolta de la que no disfruta ni Pablo Casado, que además de presidente del PP desempeña oficiosamente la figura de jefe de la oposición, con un Grupo parlamentario de 134 diputados que casi duplica al de Iglesias (uniendo Podemos, Izquierda Unida y sus confluencias apenas suman 71). Hasta ahora, eran el partido y el Grupo parlamentario de Podemos los que corrían con los gastos de seguridad de Iglesias-Montero.
Iglesias ha logrado de Sánchez un privilegio que llevaba tiempo exigiendo, dado que su obsesión por su seguridad aumentó hasta límites increíbles tras comprar con su pareja Montero el enorme chalé de Galapagar. Tan obsesionado estaba que, según se ha publicado, el partido contrató ‘por un dineral’ un servicio de protección 24 horas con una empresa de seguridad privada con domicilio en Sevilla.

Todo para Iglesias, nada para el juez Llarena

Pero ahora, según ha publicado ya Extraconfidencial.com y han reconfirmado fuentes de la Guardia Civil, Interior, por orden directa de Sánchez, ha convertido en permanente la vigilancia de 24 horas en el macro chalé de Galapagar: dos Guardias Civiles de forma estática por cinco turnos, lo que quiere decir que hay diez Agentes menos en la zona para protección ciudadana. Además, claro está, de la escolta dinámica que les acompaña a todas partes. Y eso que ya no actúan organizaciones terroristas como ETA o Grapo, ni siquiera el FRAP. O, sensu contrario, los grupos de extrema derecha que también fueron tan sangrientos durante la transición.
Esta medida decidida por Sánchez ha indignado a Policías y Guardias Civiles, al igual que al Partido Popular, que no comprenden que el Ministerio del Interior se desviva por Iglesias, que no parece tener ningún problema serio o real, y, sin embargo, falle en la seguridad de un magistrado del Tribunal Supremo como es el juez Pablo Llarena, que está sufriendo el acoso de los independentistas y ha sido atacado ‘realmente’ en repetidas ocasiones.
En ese sentido, el Grupo Parlamentario Popular en el Senado ha registrado una moción que reclama al Gobierno de Sánchez que adopte las medidas de protección adecuadas y efectivas para el juez Llarena, su familia y el resto de magistrados que están sufriendo ataques por parte de los independentistas progolpistas. La iniciativa también insta a perseguir a aquellas personas y grupos que han participado en hechos delictivos.
El texto explica que hace apenas unos días dos encapuchados llenaron de pintura amarilla el portal de la vivienda de Llarena en Sant Cugat del Vallés (Barcelona). Una acción que ha sido reivindicada por Arran a través de sus redes sociales, donde mostraban un vídeo del ataque. Además, al contrario de lo que ocurre en la enorme tapia del chalé de Iglesias-Montero en Galapagar, en el domicilio de Llarena sí han aparecido pintadas como “Llarena, feixista” o “Los Países Catalanes serán tu infierno”. Por si fuera poco, el Canal público TV3 emitió las dos localidades donde el juez tiene residencia, así como el nombre y apellidos de su mujer.
La iniciativa recalca también que un grupo de independentistas increparon e insultaron al magistrado en un restaurante de la localidad de Palafrugell, donde reside habitualmente con su familia. A pesar de ello, el Ministerio del Interior insiste en que no ve ningún “fallo de seguridad” en este ataque de Arran a la casa del juez, pese a que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), ha vuelto a reiterar la necesidad de protección. Pues Grande Marlaska debe estar ciego.
Jorge Ventura

https://extraconfidencial.com/noticias/marlaska-retira-parte-de-la-escolta-a-los-ex-ministros-de-interior-y-al-juez-llanera-que-se-quedan-solos-ante-los-cdr/

2 comentarios:

  1. Mientras tiene vigilancia y escolta en el casoplón del coletas.

    ResponderEliminar
  2. Todo para el chepa drogata, al resto que les den,¿hasta donde llegara esta gentuza? Vaya mala conciencia debe tener para el miedo que tiene!!!!

    ResponderEliminar

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias