lunes, 18 de febrero de 2019

Lucía, guardia civil jubilada con 32, se siente abandonada: los retirados se mueven

Colgó el uniforme obligatoriamente a los 32 años por una enfermedad. Se queja del excesivo copago farmacéutico, que alcanza el 30%. Pide que lo bajen al 8%, como lo tienen muchos jubilados.


Lucía Llanos, con el uniforme de Guardia Civil.



AUTOR DAVID PALOMO
Lucía Llanos, a los 32 años, se tuvo que jubilar por una enfermedad; y Jesús, a la misma edad, hizo lo propio tras sufrir un accidente en un acto de servicio. Los dos soñaron, en diferentes etapas de su vida, con ser guardias civiles; los dos pasaron, a la primera, las oposiciones; y los dos, con orgullo, ingresaron en el Cuerpo. Pero, por desgracia, lo tuvieron que dejar antes de lo esperado (y deseado). Un día, irremediablemente, abrieron el armario, colgaron su particular traje de ‘luces’ y dijeron adiós. Aunque no para siempre. Ellos, junto a otros compañeros, han iniciado una ‘lucha’ para que se les reconozca y no queden en el olvido –a pesar de no estar en activo–. “Somos útiles, pero nos sentimos abandonados”, lamentan en conversación con EL ESPAÑOL. Por eso, crearon la Asociación de Retirados (RAGCE). Y por eso, coincidiendo con la no aprobación de los presupuestos, acudieron al Congreso para entregar a los diferentes partidos un decálogo con cambios que consideran necesarios. 
Entre sus quejas, el excesivo copago farmacéutico que abonan los guardias civiles jubilados (quieren que se reduzca del 30% al 8%), el apoyo a las viudas/os  (“algunos viven con 600 euros de pensión”), el aumento de su participación institucional y la devolución de las ayudas de carácter social suprimidas (natalidad, adopción...). “Tenemos la obligación de luchar por lo que consideramos justo. Hemos hecho mucho por este país, podemos seguir ayudando y, sin embargo, nos sentimos apartados”, explican. Eso sí, la lucha no ha hecho sino empezar…
La plataforma de jubilados es de reciente creación. “Nos animamos y, un día,quedamos 13 guardias civiles en Madrid y sentamos las bases del proyecto”, recuerdan. Oficialmente, la asociación se constituyó en agosto de 2018. Desde entonces, buscan mejorar su situación y recuperar los derechos perdidos con una mujer al frente: Lucía Llanos (Ferrol, Galicia, 1972).Ella, pionera en casi todo, se multiplica estos días: habla con políticos, con periodistas... “Es mucho trabajo, pero confío en que salga bien”, comenta, esperanzada en conversación con este periódico.
Lucía Llanos, en el Congreso de los Diputados para presentar su decálogo.
Lucía Llanos, en el Congreso de los Diputados para presentar su decálogo.

Pionera del fútbol femenino y en la Guardia Civil

En realidad, esta es su última conquista. Antes, tuvo que protagonizar muchas otras. ¿La primera? Ser futbolista. “En eso fui pionera”. Jugó en la máxima categoría femenina y abrió camino. Eso le gustaba. Mucho, de hecho. Pero lo que más deseaba era entrar en el Cuerpo. “Yo venía de una familia de guardia civiles, tenía el cuartel al lado de mi casa y era mi sueño”. Sin embargo, su tarea no resultaba sencilla. “Cuando yo tenía 16 años, entró la primera promoción de mujeres. Y, a los 18, cogí un tren a Madrid y me fui para allá”. Pasó todas las pruebas y entró en la academia en Baeza
Allí, fue, al mismo tiempo que Emiliana Pascual, la primera mujer corneta. “Entonces, era muy raro estar ahí. Ibas por la calle y te preguntaban: ‘¿De verdad que eres Guardia Civil?’. No creían que pudiéramos formar parte del Cuerpo”, recuerda. Pero así era. Ella lo consiguió. Fue primero a la academia, donde nunca sufrió discriminación, y después pasó por diferentes puestos. “En la calle, eso sí, las cosas eran diferentes. Quedan muchos techos de cristal por romper”, lamenta. 
Lucía Llanos recibe el premio como primera mujer corneta de la Guardia Civil.
Lucía Llanos recibe el premio como primera mujer corneta de la Guardia Civil.
De una u otra forma, terminó su formación en Baeza y empezó a ejercer de lo que siempre había soñado: pasó por Tarragona, por Cullera y terminó su carrera en el servicio fiscal de Barajas. Pero, una vez allí, comenzaron sus problemas. “Tuve artritis reumatoide y, aunque yo quería quedarme por todos los medios siendo Guardia Civil –así se refleja en mi sentencia–, me vi obligada a jubilarme prematuramente”. Su carrera se estancó. “Pasé varios años mal y con ayuda psicológica porque me encontraba perdida”. Todos sus sueños y sus anhelos se truncaron. 
Entre los perjuicios, tenía 32 años cuando se jubiló y estaba obligada a medicarse de por vida por esa maldita artritis reumatoide (enfermedad degenerativa). “Con un 30% de copago farmacéutico por ser Guardia Civil. Ahora mismo, gasto 130 euros al mes, pero hay compañeros que tienen que abonar entre 300 y 400 euros. Lo que queremos es que nos lo reduzcan al 8%, como lo tienen muchos jubilados”, reclama Lucía. 

"No nos invitan el día de nuestra patrona"

Pero, más allá de lo monetario, ella reclama que, a pesar de no estar en activo, se cuente con ellos. “Somos útiles, pero se nos ha apartado. Nos sentimos abandonados”. ¿El ejemplo? “No nos invitan al Pilar, nuestra patrona; no estamos representados en el Consejo de la Guardia Civil; y no se tienen en cuenta nuestros puntos de vista. Eso por no hablar de cuando vas a un cuartel y te dejan fuera”, se queja. Todo eso le duele. Pero está dispuesta a cambiarlo. 
A sus 46 años y después de mucho tiempo encadenando diferentes trabajos y estudios (se sacó Educación Social en la Complutense), su labor al frente de la Asociación no ha hecho mas que empezar. Y sus compañeros se lo agradecen. 
Jesús, por ejemplo, tiene dos hijos. “Nunca he recibido ninguna ayuda, pero, obviamente, me vendría bien, como consta en el Plan Social que nos quitaron”. 
Actualmente, lo que persiguen desde la asociación es recuperar esas bonificaciones que se daban por natalidad, adopción, familia numerosa, idiomas, enseñanza en universidades o ayudas para cercanías. Eso, ahora mismo, sólo lo perciben el primer año tras pasar por el retiro. Después, nada. 
Lucía Llanos, con Jesús y Ana Oramas, diputada de CC, en el Congreso.
Lucía Llanos, con Jesús y Ana Oramas, diputada de CC, en el Congreso.
“Lo das todo para ayudar a la gente y, después, te jubilan y se olvidan de ti”, lamenta Jesús. Él, que entró en la Guardia Civil tardíamente (lo hizo a los 26 años después de trabajar en el campo), se retiró por un accidente en acto de servicio. 
“Tuvimos una llamada porque un chaval quería matar a su novia. Llegamos allí, yo fui a auxiliar a un compañero y, cuando estaba poniéndole los grilletes al agresor, se giró y me golpeó con una piedra en la cabeza”. Fue el final de su carrera. 
Jesús (Castilla-La Mancha, 1965) estuvo varios días en coma. Después, se lo tuvieron que contar todo. Pasó varios controles médicos, pero le obligaron a retirarse. Tenía, también, 32 años, dijo adiós al Cuerpo. Colgó el uniforme y tuvo que asumir que nunca jamás volvería a trabajar. 
“Me dedico a lo mejor que se puede hacer en la vida: cuidar de mi familia y de mi mujer”, reconoce, contento por haber sobrevivido a aquel palo. Pero, como la mayoría de sus compañeros, siente que lo han abandonado. 
“Después de sufrir aquel accidente, por ejemplo, me propusieron para darme una medalla por mi historial. El expediente estaba totalmente limpio y procedía darme un galardón. Lo firmo, digo que sí y al tiempo me dicen que no me lo dan. ¡Me quedé con una cara!”, se sigue sorprendiendo. 
Esa es su queja y la de la mayoría de los jubilados jóvenes. No se sienten útiles, pero saben que pueden serlo. “Tenemos mucho que aportar”. Por eso, desde la Asociación seguirán luchando para que se les reconozca, pero también para que los que siguen en activo, cuando les toque, se retiren en mejores condiciones. 
Y lo hará, la Guardia Civil, con una mujer al frente. Quién se lo iba a decir a ella cuando nació, cuando soñó con llegar al cuerpo sin ningún referente femenino. Seguramente, nadie. Ahora, se lo cree. Por eso lucha. O, mejor dicho, por eso seguirá luchando. 
https://www.elespanol.com/reportajes/20190218/lucia-guardia-jubilada-siente-abandonada-retirados-mueven/376463514_0.html

1 comentario:

  1. Esto sucede en este noble cuerpo y otros. Felicito la acción de crear una asociación plataforma. Yo me jubile a temprana edad y se lo que significa. Como honor y como olvido. Por eso también utilice todo lo que el estado y sus FFAA han invertido en mi formación activa en convertirlo en ayuda humanitaria basándome en protocolos internos de voluntariado internacional. Que jubilarse es una situación que como el valor está acreditado siempre.

    ResponderEliminar

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias