miércoles, 6 de marzo de 2019

Colgar una foto de un control de la Guardia Civil puede costar hasta 30.000 euros

Los agentes están recurriendo cada vez más a los ‘dispositivos exprés’ para eludir la localización compartida en aplicaciones móviles. Un conductor fue denunciado en 2018




“Radar Renault Laguna dorado en el kilómetro 13 de la A-50 bajo el puente. Muy escondido”. “Radar en la N-620 a la salida de Fuentes de Oñoro sentido Ciudad Rodrigo”. “Radar trípode veloláser en la CL-517 a la altura de Villarmayor, dirección Salamanca, en el guardarraíl”. Son solo tres de los muchos mensajes que diariamente se publican en redes sociales o aplicaciones móviles para alertar de la ubicación de un determinado control policial o radar, pero la Guardia Civil es clara: colgar una fotografía del dispositivo en cuestión puede acarrear penas de hasta 30.000 euros.
Estos grupos nacieron con la intención de dar a conocer al resto de conductores la situación del tráfico, accidentes, vías bloqueadas o peligros meteorológicos aunque pronto el 80% de los mensajes recogidos ofrecían una misma información: la ubicación de los controles. Pronto esta práctica llegó a la provincia de Salamanca y su rápida implantación fue el resultado de dos factores: la efectividad y la impunidad. Un conductor puede colgar, sin peligro de ser castigado, la ubicación de un control una vez que ha pasado por él pero si al texto le acompaña una fotografía la cosa cambia. “Publicar la imagen del control y que en ella aparezca la cara de un guardia civil o la matrícula de un vehículo no está permitido. Ahí estarían cometiendo o bien una infracción o un delito de revelación de secretos porque la ley considera que es difundir información confidencial”, explica el portavoz de la Guardia Civil de Salamanca, el teniente Enrique Miguel. De hecho, el pasado año se sancionó a una persona de la provincia por hacer una foto a los agentes que estaban en un dispositivo y publicar la cara a uno de ellos.
Miguel asegura que son muchos los que utilizan estos grupos, cada vez más vigilados por los agentes. “Al igual que ellos conocen nosotros también. Yo uso las aplicaciones y los guardias están en los grupos. Sabemos de sobra cuándo ha saltado un control y claro que tenemos nuestros mecanismos para frenarlos”, dice el agente sin querer desvelar estar fórmulas para no perjudicar el trabajo del Instituto Armado.
Eso sí, el teniente asegura que mucha de la información que se publica entre estos colectivos es falsa y que la Guardia Civil está recurriendo cada vez más a los ‘controles exprés’ para lograr una mayor efectividad y ponérselo más complicado a estos ‘detectives’ particulares.
Una cuestión de lógica. Con independencia de si contribuir a esta práctica es ilegal o no, el teniente recuerda que lo más importante es que se pone en peligro a la población. “Al igual que en ese grupo hay un conductor que quiere saber dónde estamos para disminuir la velocidad hay delincuentes. Tener patrullas en determinados sitios se hace con un fin. Gracias a estos operativos detectamos gente y practicamos detenciones. Si un ladrón ha robado en una casa y sabe que estamos en determinada carretera, irá por otra y con la difusión de esos mensajes lo que están haciendo es provocar inseguridad”, comenta. 

leer mas


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias