Oficialmente se llaman 'Operativos Reducidos', porque reducen (valga la redundancia) la presencia de personal a la mitad. Los agentes que los sufren los bautizan como controles de alcohol low cost, son el último invento de la Guardia Civil para disimular la falta de efectivos.
Autobild.es ha tenido acceso a la comunicación emitida hace un par de semanas por la Dirección General de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil a todos los destacamentos. Esta notificación modifica las normas de los "dispositivos operativos a adoptar en los controles preventivos de alcoholemia", que es por la se rige el trabajo de los agentes de Tráfico desde 2010.

Dispositivos operativos reducidos

Lo que para los agentes de tráfico son controles de alcoholemia low cost, para los jefes son "dispositivos operativos reducidos". Se denominan así porque establecen un máximo de "dos o tres componentes" (léase agentes) por control.