martes, 19 de marzo de 2019

El Gobierno se lava las manos con los lazos amarillos: la responsabilidad es de la Junta y los Mossos

El Gobierno de Pedro Sánchez ha adoptado una postura pasiva respecto a la desobediencia de Quim Torra, presidente de la Generalitat, al no retirar los lazos amarillos y pancartas en favor de los políticos independentistas presos de los edificios públicos dependientes del Ejecutivo catalán.



ÁLVARO MEDINA

La decisión final de trasladar este asunto de los lazos amarillos a la Fiscalía, o bien, se pide a los Mossos d'Esquadra que los retiren es de la Junta Electoral Central (JEC), ya que el Gobierno no hará ningún movimiento contra el presidente autonómico catalán.

La JEC rechaza todas las alegaciones de Torra

Como muestra de ello, la Delegación del Gobierno en Cataluña se limitará a informar a la Junta Electoral Central del "grado de cumplimiento" de la orden de la JEC y redactará un informe aportando imágenes de los edificios más emblemáticos de la Generalitat.
Mientras tanto, la JEC ha rechazado la petición de Torra para suspender el plazo concedido, que expira esta misma tarde. Según ha resuelto la JEC, el acuerdo de este lunes es "idéntico" al del pasado 11 de marzo, cuando requirió por primera vez la retirada de los lazos amarillos. Según el expediente de la JEC, al que ha tenido acceso Vozpópuli, "no es necesario hacer la aclaración que solicita".
En el anterior acuerdo de la JEC, se estipulaba la posibilidad de la Generalitat de identificar los edificios de los que no pudiera cumplir lo ordenado por esta Junta. "En el escrito ahora recibido" ni se identifican tales edificios ni se ofrecen razones jurídicas que sean demostrativas de la imposibilidad de Torra de ejercer sobre ellos aquello que le fue ordenado. Por tanto, "no ha lugar a suspender el plazo concedido en el acuerdo del 11 de marzo, que deberá observarse con toda exactitud", ha puntualizado la JEC.

La JEC insta a la Generalitat a identificar sus edificios públicos

En el anterior acuerdo de la JEC, se estipulaba la posibilidad de la Generalitat de identificar los edificios de los que no pudiera cumplir lo ordenado por esta Junta. "En el escrito ahora recibido" ni se identifican tales edificios ni se ofrecen razones jurídicas que sean demostrativas de la imposibilidad de Torra de ejercer sobre ellos aquello que le fue ordenado.
Por tanto no ha lugar a suspender el plazo concedido en el acuerdo del 11 de marzo, que deberá observarse con toda exactitud.

La Delegación del Gobierno se limitará a informar a la JEC

Torra mantendrá las pancartas y lazos amarillos en el Palau de la Generalitat, según ha aprobado por unanimidad el Consejo Ejecutivo del gobierno autonómico este martes pese al ultimátum dado por la JEC. En su acuerdo, la JEC requirió a la delegada del Gobierno de Cataluña, Teresa Cunillera, "para que informe a esta Junta sobre si, dentro del plazo previsto, se ha dado cumplimiento al presente Acuerdo, al efecto de deducir, en su caso, las responsabilidades en las que se haya podido incurrir por no hacerlo".
"La instrucción que tiene la Delegación del Gobierno es estrictamente esa", han indicado fuentes de Moncloa. Se trata así de "informar a la JEC y así lo hará con un escrito y una serie de fotografías de los edificios públicos más representativos dependientes de la Generalitat", han señalado.
A partir de ese momento, "todas las instituciones quedan a disposición de lo que determine la Junta Electoral Central", que deberá ahora tomar la decisión de si lleva la desobediencia de Torra a Fiscalía o por contra, ordena a los Mossos d'Esquadra retirar toda la propaganda separatista de los edificios dependientes de la Generalitat.
"Es la Junta la exclusivamente competente para dar los siguientes pasos, tanto si decidiera remitir los hechos a la Fiscalía como si ordenase al cuerpo de seguridad competente el cumplimiento de su instrucción de retirar los lazos; en este caso, serían los Mossos d'Esquadra los encargados de esta función", han considerado las mismas fuentes.

Ciudadanos y PP llevaron ante Fiscalía la desobediencia de Torra

Pero los lazos no se han colgado recientemente, sino que llevan meses expuestos en las fachadas principales de edificios públicos. La semana pasada tanto PP como Ciudadanos denunciaron a Torra ante la Fiscalía por no quitar estos elementos separatistas.
La denuncia se realizó antes de la JEC diera un segundo ultimátum al presidente de la Generalitat. En la misma se podría imputar a Torra posibles delitos de "desobediencia" y "propaganda electoral". El PP, por su parte, había presentado su escrito contra el presidente autonómico por los mismos posibles delitos.
De los edificios de las Consejerías se muestran lazos amarillos, imágenes de políticos presos que a su vez copan los primeros puestos de listas electorales y peticiones para ponerles en libertad. "Si ya es indignante en cualquier momento del año que los edificios públicos estén ocupados por propaganda separatista, más aún l

leer más

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias