Por fin alguien se ha responsabilizado del operativo policial del 1-O, pero a renglón seguido ha culpado de todo lo ocurrido este día a los Mossos d'Esquadra. Un operativo de los Mossos "no diseñado" para cumplir con el mandato judicial, y "masas perfectamente coordinadas mediante ejercicios de fuerza física" para "impedir la entrada de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado" en los colegios electorales". Esto es lo que encontraron los casi 6.000 agentes de Policía Nacional y Guardia Civil cuando actuaron contra el referéndum del 1-O, según el responsable de este operativo policial, Diego Pérez de los Cobos, coronel de la Guardia Civil. 
Pérez de los Cobos defiende el "uso exquisito de la proporcionalidad" de los agentes
En su comparecencia como testigo ante la Sala de Lo Penal del Tribunal Supremo, que debe enjuiciar el procés catalán, Pérez de los Cobos ha subido el tono contra el exmajor de los Mossos, Josep Lluis Trapero por seguir la estela de la Generalitat y no el mandato judicial- "Su actitud era de poner palos en las ruedas en todo"-, pero también contra la policía catalana. Le afeaba haber diseñado un despliegue para el 1-O que sólo pretendía aportar cierta imagen de legitimidad al referéndum, al apostar parejas de agentes a las puertas de los más de 2.200 colegios electorales, sin que estos intervinieran para impedir las votaciones -ha despreciado y desmentido el informe de los Mossos sobre cómo impidieron votaciones en 99 colegios electorales-.
"La gran pregunta [antes del 1-O] era cómo van a actuar los Mossos", sostenía, para contestar por sí mismo. Les ha acusado de diseñar "un dispositivo más encaminado a facilitar la celebración del referéndum ilegal" que "a impedirlo", "hecho para que no funcionara", de adoptar una actitud de "pasividad absoluta". Y hasta de "entorpecer" y "obstruir físicamente" la actuación policial deliberadamente en 10 u 11 locales que no ha detallado. Esto habría desembocado en "situaciones delicadas", al contrastar el apoyo de los Mossos a los ciudadanos concentrados con la actuación de los agentes de Policía Nacional y Guardia Civil. 
Según este relato, los Mossos habrían participado incluso en labores de contravigilancia. Así, y ante preguntas de la fiscal Consuelo Madrigal, Pérez de los Cobos ha confirmado que hubo "vehículos camuflados" de los Mossos desempeñando este tipo de labores -"Se han comprobado matrículas"-, afirmaba.
Además de esas actuaciones, denunciaba la "violencia" de parte de los ciudadanos concentrados para votar y, sin señalar quién lo hizo, afirmaba que se colocó a "abuelos y niños como vanguardia de los parapetos" en los colegios. T
Por otro lado, en línea con lo manifestado por todos los representantes del Gobierno y de las fuerzas de seguridad hasta la fecha, 

leer más