miércoles, 27 de marzo de 2019

Sánchez promete cerrar el agujero de las pensiones y subirlas con el IPC en cinco años

No derogará la reforma de 2013 al completo. Buscará un equilibrio aumentando la aportación del Estado a la Seguridad Social y abriendo la puerta a modular las pensiones futuras en función de la situación





El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha presentado el programa electoral del PSOE para las próximas elecciones del 28 de abril bajo el título 110 compromisos con la España que quieres. Y lo ha hecho arropado por una amplia representación de los ministerios y cabezas de lista. En acto multitudinario que se está desarrollando aún y con el que los socialistas quieren hacer una demostración de fuerza a la espera de que las principales fuerzas de la oposición hagan su particular puesta en escena durante los próximos días.
Muchas ideas y pocas concreciones. Salvo en materia de pensiones, ámbito en el que los socialistas prometen derogar el índice de revalorización de las pensiones para volver a actualizar cada año las prestaciones con el IPC real, eso sí, aumentando en mayor medida las pensiones mínimas y las no contributivas.
Ahora bien, la derogación de la reforma de las pensiones de 2013 no será completa y solo se compromete a reformar el actual factor de sostenibilidad de acuerdo con los agentes sociales. Este mecanismo, que iba a entrar en vigor en 2019, se pospuso a 2023. Pues bien, se trata de una llave que tiene en cuenta la evolución de la esperanza de vida para modular la cuantía de las pensiones iniciales para controlar el gasto.
Así pues, Sánchez estaría abriendo una puerta a ajustar el déficit de las pensiones actuando sobre las pensiones que vayan a entrar en el sistema en los próximos años.
Con esta previsión, el PSOE se compromete a establecer una senda de cinco años para “superar y eliminar” el déficit del sistema de Seguridad Social en el marco de su compromiso con la consolidación fiscal. ¿Cómo? mediante un conjunto de medidas que garanticen la sostenibilidad del sistema, que no precisa más allá de referirse a un redefinición del las fuentes de financiación de manera que las pensiones contributivas reposen sobre los ingresos por cotizaciones, pero dando entrada a un incremento progresivo de las aportaciones del Estado para hacer frente al aumento esperado del gasto ligado a las jubilaciones de la generación del baby-boom en los próximos años.

Mantiene la ‘contrarreforma’ laboral

Por otro lado, a priori el programa electoral estaba llamado a replicar principalmente los compromisos presupuestarios que se quedaron en el tintero tras la convocatoria de elecciones anticipadas.
En ese sentido, el PSOE se compromete a ir subiendo progresivamente el salario mínimo (SMI) hasta alcanzar el objetivo del 60% del salario medio que marca la Carta Social Europea.
En materia de ‘contrarreforma’ laboral, los socialistas insisten en reformar “los aspectos más lesivos” de la acometida en 2012 como paso previo para elaborar un nuevo Estatuto de los Trabajadores del siglo XXI.
Además, sigue apostando por simplificar las modalidades contrato, hasta tres: indefinido, temporal y formativo. De esta forma, y reforzando la causalidad de los contratos temporales, los socialistas pretenden reducir la dualidad del mercado de trabajo y aumentar la calidad del empleo. Los socialistas también abogan por reformar el sistema de cotizaciones de los autónomos, para que aporten en función de sus ingresos reales.

Equiparación de la paternidad progresiva

Por otro lado, el Gobierno el PSOE incluye en su programa electoral la equiparación de los permisos por nacimiento de hijo de ambos progenitores de forma intransferible. El permiso de paternidad, que ha pasado de 5 a 8 semanas, alcanzará las 16 semanas de forma progresiva en los próximos tres años. En este punto, el programa no precisa si esos tres años incluyen el año 2019 o si amplia el periodo de equiparación hasta el año 2022.

El dardo fiscal contra las grandes empresas

Además, el PSOE insiste en aumentar la progresividad del sistema fiscal, incrementando la tributación de las grandes empresa y los mayores patrimonios, al tiempo que se pretende “mejorar la equidad entre la fiscalidad de las rentas del capital y las rentas del trabajo”.
Ahora bien, a la hora de abordar los nuevos tributos que quedaron atrapados en el Parlamento por el cierre de las cámaras, las conocidas como tasas ‘Tobin’ y ‘Google’, el PSOE no plantea ya retomar los proyectos de Ley correspondientes, sino que apuesta por promover la armonización a nivel europeo de estos impuestos sobre determinados servicios digitales y las transacciones financieras.
No obstante, cuando se presentaron aquellos impuestos se plantearon como unos tributos transitorios hasta que llegará la esperada armonización en el plano europeo.
A continuación, insiste, en cambio en impulsar la fiscalidad ambiental para que desincentive la contaminación y favorezca la transición ecológica.

Ingreso mínimo vital

En cuestiones de protección, el PSOE recupera su propuesta para establecer un ingreso mínimo vital y para favorecer el envejecimiento activo.
En materia de educación, los socialistas prometen promover un pacto de Estado para que la inversión en educación y becas alcance el 5% del PIB en 2025. Además, el programa contempla que para 2025, un 50% de los menores de tres años estén atendidos en centros de carácter educativo.

Resucita la financiación autonómica

Por otro lado, el Gobierno recupera la demorada reforma del sistema de financiación autonómica y local y se moja con la regla de gasto, que limita la capacidad de las administraciones para reinvertir sus superávit, especialmente en el caso de los ayuntamientos.
leer más

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias