sábado, 29 de junio de 2019

El guardia civil asesinado por los 'maquis': la primera víctima que olvidó la ley

El teniente Fuentes fue acribillado por el líder de un grupo terrorista al que varios agentes estaban cercando en una masía de Girona el 3 de enero de 1960


Foto: El teniente Francisco de Fuentes, en el centro, con sus hijos, también guardias civiles. (Ministerio del Interior)



El pasado miércoles, el Congreso de los Diputados homenajeó a las víctimas del terrorismo. Al margen de lo polémica que fue la jornada por la entrevistaque esa noche concedió a TVE el dirigente abertzale Arnaldo Otegui, lo cierto es que la cámara baja conmemora a este colectivo todos los 27 de junio porque ese mismo día de 1960 murió la considerada por las Cortes como primera víctima del terrorismo, Begoña Urroz, una niña de 20 meses que perdió la vida como consecuencia de la bomba que puso en la estación de Amara de San Sebastián el Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación (DRIL), un grupo terrorista compuesto por españoles y portugueses que pretendían derrocar las dictaduras de Francisco Franco y Antonio Salazar.
La Ley de Protección Integral de Víctimas, aprobada en 2011, amplió hasta 1960 el periodo de aplicación de la norma, que hasta ese momento únicamente reconocía a víctimas que lo fueran desde 1968. Esta ampliación permitió que la considerada primera víctima del terrorismo pasara de ser el guardia civil de Tráfico Antonio Pardines, asesinado por dos pistoleros de ETA el 7 de junio de 1968, a la mencionada pequeña de ni siquiera dos años. Sin embargo, hubo una víctima previa a Urroz que también perdió la vida en 1960. En concreto, seis años antes que la niña. Según ha podido saber El Confidencial, el Ministerio del Interior ha reconocido como primera víctima del terrorismo al guardia civil Francisco de Fuentes Fuentes y Castilla Portugal, asesinado la noche del 3 al 4 de enero de 1960 en Palol de Revardit (Girona) durante un enfrentamiento armado contra un grupo de 'maquis' anarcosindicalistas liderados por Francisco Sabater Llopart, alias 'Quico'.
Su hija, Isabel de Fuentes, reclamó al Ministerio del Interior que su padre fuera reconocido como víctima de un acto terrorista, extremo que aprobó el organismo hoy dirigido por Fernando Grande Marlaska en 2015, cuando la Subdirección General de Ayuda las Víctimas del Terrorismo le notificó a la mujer que su solicitud había sido estimada y que su padre pasaba a ser la primera víctima de una organización terrorista. "Yo era muy joven y aquello me partió la juventud, no quiero volver a recordar momentos tristes; tengo muy presente a mi padre, pero no quiero hablar de aquello", asegura Isabel a El Confidencial desde su casa de Girona, un hogar repleto de detalles que hacen alusión a la Guardia Civil.
Según el historiador y general de la Guardia Civil, Francisco Aguado Sánchez, los 'maquis' —también conocidos como 'bandoleros comunistas'— cometieron durante la posguerra 953 asesinatos, 845 secuestros, 538 sabotajes y 5.963 atracos. Justo cuando terminó la Guerra Civil fueron conocidos como 'huidos', luego como 'guerrilleros antifranquistas' y finalmente con el término más popular que ha pasado a la historia, los 'maquis'. El Ministerio del Interiorentiende que, al margen de cualquier posicionamiento ideológico, una acción terrorista, según la define la citada ley de 2011, es aquella llevada a cabo "por personas integradas en organizaciones o grupos criminales que tengan por finalidad o por objeto subvertir el orden constitucional o alterar gravemente la paz pública".
Masía en la que el 'maqui' Sabater Llopart asesinó a Fuentes. (EC)
Masía en la que el 'maqui' Sabater Llopart asesinó a Fuentes. (EC)
Según datos de Interior, los 1.826 enfrentamientos que los 'maquis' mantuvieron con las fuerzas del orden provocaron 12 fallecidos del Cuerpo General de Policía, 11 de la Policía Armada, 27 del Ejército y 260 de la Guardia Civil, cifras que demostrarían que estos componían un grupo terrorista, que de hecho también sufrió bajas considerables. En ese combate entre unos y otros, murieron 2.173 'maquis' y otros 3.387 fueron detenidos. Las fuerzas de seguridad les intervinieron 24 ametralladoras, 3.525 armas largas (fusiles, rifles y escopetas), 516 subfusiles, 3.075 armas cortas (pistolas y revólveres) y 7.804 artefactos explosivos.
En concreto, el subgrupo que acabó con la vida del teniente Fuentes fue el autodenominado Movimiento Unificado de Resistencia y Liberación de España (Murle), liderado por el mencionado 'Quico', que según las fuentes consultadas fue de hecho quien apretó el gatillo del subfusil del calibre 45 que acabó con la vida del guardia civil la noche de aquel 3 de enero de 1960. Apenas cinco días antes, Sabater Llopart y sus compinches entraron a España desde Francia. Agentes del instituto armado les siguieron la pista para apresarles. El día de los hechos, los funcionarios montaron dos barreras de contención con el fin de cortarles el paso y atraparles en diferentes puntos de la provincia de Girona.
Al medio día, los perseguidores recibieron un soplo. Alguien había visto a cinco hombres sospechosos en la masía Clarà. Uno de ellos, no había dudas porque los agentes mostraron fotografías a los testigos, era 'Quico'. Los guardias civiles montaron un servicio de vigilancia sobre la zona, confirmaron que estaban allí los terroristas y pidieron refuerzos. El teniente Fuentes, al mando de un grupo paralelo, se adelantó para hacer una batida por un camino con el fin de evitar que los cinco pudieran escapar por ahí en el momento en el que se vieran cercados. Y el momento llegó.
Sabater Llopart y sus cómplices salieron de la casa para irse, se percataron de que estaban rodeados y comenzaron a abrir fuego. Los agentes repelieron los disparos, mataron a un 'maqui' en el fuego cruzado e hirieron a 'Quico' en una nalga. En un momento dado, los guardias civiles se dieron cuenta de que el grupo había secuestrado al matrimonio dueño de la masía, por lo que declararon el alto el fuego. Durante las horas siguientes, los miembros de la banda se atrincheraron en el inmueble. A media noche, Sabater Llopart azuzó una vaca para distraer la atención de los agentes al tiempo que ordenaba a sus hombres salir por la ventana trasera de la vivienda lanzando granadas de mano y disparando ráfagas de metralleta.
Entierro de Fuentes en Girona. (EC)
Entierro de Fuentes en Girona. (EC)
El teniente Fuentes, que se encontraba en ese momento batiendo precisamente la parte de atrás, se topó de frente con 'Quico', que se encontraba agazapado y le había visto primero. El terrorista no dudó en apretar el gatillo de su subfusil, que lanzó varios disparos seguidos y acribilló al guardia civil. Durante el enfrentamiento, los 'maquis' Miracle, Madrigal y Montoya perdieron la vida. El jefe de la banda, tras matar al teniente, se inyectó morfina y escapó arrastrándose por el monte a oscuras. Dos días después, sin embargo, en otro combate callejero con la Guardia Civil, en el municipio de San Celoní, 'Quico' resultó muerto después de herir a otro agente.
El oficial fue enterrado en la iglesia de San José, próxima a la comandancia donde vivía en Girona. Además de las autoridades militares y civiles, también acudió el obispo, José María Cartaña, conocido como Pepe el Rojo por su abierta oposición al régimen franquista. Una placa conmemorativa fue levantada posteriormente en San Celoní en homenaje a Sabater Llopart, al que el distintivo denominó "guerrillero antifranquista"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias