viernes, 14 de junio de 2019

El "no te preocupes" toma cuerpo: Junqueras enseña las cartas y se erige en la llave de La Moncloa

Puede que sea solamente un cúmulo de casualidades. Pero para los peor pensados, el incómod0 apretón de manos entre Pedro Sánchez y Oriol Junqueras en la constitución del Congreso, y el enigmático "no te preocupes" que el presidente replicó al "tenemos que hablar" que le lanzó a bocajarro el entonces diputado-preso, comienza a tomar cuerpo.
El apretón de manos y el "no te preocupes" entre Sánchez y Junqueras.
Y si la Abogacía -respaldada este jueves públicamente por la todavía ministra de Justicia, Dolores Delgado-, ha pedido al Supremo que facilite que Junqueras se convierta en eurodiputado, con amplia inmunidad añadida, el cara a cara entre Gabriel Rufián y Adriana Lastra ha evidenciado lo obvio: que PSOE y Esquerra se necesitan mutuamente y que se pueden ayudar. Lo resumía graficamente Rufián: "No hemos venido a bloquear nada".
Y así, la posible abstención de ERC ha ganado muchos enteros como fórmula más factible para que  Sánchez supere su investidura en el Congreso, aunque sea en segunda votación, donde sólo se requieren más votos a favor que en contra.
La sintonía en la "agenda social" y la voluntad de diálogo exhibidas tanto por Lastra, como por Rufián, tras un encuentro en el Congreso de los Diputados han generado expectativas en torno a la disposición inicial de los republicanos a permitir con su abstención que la investidura prospere.
Con Unidas Podemos y ERC, los socialistas sumarían 180 escaños con los que rebasarían la mayoría absoluta necesaria para la investidura en la primera votación y para sacar adelante después leyes orgánicas de carácter netamente social. Sin embargo, ese escenario no se considera realista dado el conflicto político catalán y el juicio del procés.
Ahora bien, Rufián ha abierto la puerta a la posibilidad de una abstención de ERC, si bien ha advertido de que este gesto no sería en ningún caso un cheque en blanco al Gobierno de Sánchez, sino que exigiría diálogo.
El PSOE tiene ya firmado el apoyo del diputado del Partido Regionalista de Cantabria y, si amarra también los 42 votos de Unidas Podemos y el de Compromís, ambos socios de gobierno en la Comunidad Valenciana, Pedro Sánchez sumaría 167 votos a favor. Esta cifra más la abstención de ERC ya le permitiría superar la investidura en segunda votación, donde sólo precisa más votos a favor que en contra.
En todo caso, Sánchez puede llegar a los 173 votos a favor si recaba además el apoyo del PNV, partido con el que los socialistas ya han pactado gobernar las capitales y diputaciones vascas.
Concluida la ronda de contactos, el PSOE ya tiene asegurados 147 votos en contra del PPCiudadanos y Vox, a los que habría que añadir los dos de Coalición Canaria, que no piensan facilitar ningún acuerdo de gobierno o de programa en el que esté Podemos.
Además de la abstención de ERC, el líder del PSOE tiene encima de la mesa otras opciones para sacar adelante la investidura. También le valdría con la abstención de los dos diputados de UPN, que exigen como contrapartida que los socialistas navarros renuncien a intentar gobernar la comunidad con la abstención de Bildu y dejen que lo haga la coalición Navarra Suma.
Pero, tras el paso de Rufián por el confesionario de Lastra, Esquerra parece haber enseñado sus cartas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias