sábado, 8 de junio de 2019

Lucía Llano, guardia civil jubilada con 32 años: "Nos sentimos abandonados por la Administración"

“Fue durísimo, terrible, porque la Guardia Civil es mi vida. Amo a la Benemérita", explica Lucía Llano, guardia civil, recordando el día en que, a los 32 años, tuvo que colgar el uniforme por culpa de una artritis reumatoide que le obliga a medicarse de por vida. Intentó por todos los medios continuar en el Cuerpo, pero no fue posible. 

Lucía Llano, presidenta de RAGCE

ANTONIO CASTILLEJO

De eso hace ya 13 años. Hoy, Lucía es la presidenta Retirados Asociados Guardia Civil de España (@RAGCEasociados), una Asociación sin ánimo de lucro y apolítica que nace para garantizar los derechos de los guardias civiles retirados y sus viudas/os.
"La Asociación surgió de hablar con un grupo de compañeros de la 97ªpromoción que estábamos en la misma situación de retiro y que se sentían un poco abandonados por la Administración y la propia Dirección General de la Guardia Civil. A algunos, cuando llegan a los cuarteles para hacer una gestión, les dejan esperando fuera, es como si se perdiera un poco la sensación de compañerismo que siempre ha reinado en el Cuerpo y a mí se me ocurrió hacer una asociación para dejar de lamentarnos y luchar por lo que nos preocupa, reivindicar nuestros derechos y hacer una labor social. Nos juntamos trece compañeros y empezamos a trabajar. Nacimos en abril de 2018 y ya somos más de mil asociados. Además, las viudas no pagan cuota y también contamos con la figura del socio colaborador: puede serlo cualquiera, sea o no miembro del Cuerpo, no pagan nada si no quieren, o hacen un pago simbólico de un euro al año, pero nos apoyan en lo que pueden", explica Llano.
De la gran acogida que está recibiendo RAGCE da fe el hecho de que "nos invitan a los actos que se celebran en la Dirección GeneralDelegaciones del GobiernoAyuntamientos importantes y en todas las Comandancias en las que nos hemos presentado (Madrid, Valencia, SevillaÁvila... unas 30 provincias en total en los pocos meses que llevamos de andadura). Nacimos en abril de 2018, nos aprobaron en agosto y comenzamos a funcionar realmente en noviembre. Los retirados, por primera vez en la historia, estamos siendo representados a nivel nacional".
RAGCE entrega sus reivindicaciones en el Congreso
Ads by Kiosked
La Asociación no hace otra cosa que crecer y plantear sus reivindicaciones. De hecho el pasado mes de febrero entregaron en el Congreso de los Diputados un documento con diez puntos que incluye "nuestras peticiones para recuperar la figura del guardia civil retirado que siempre ha existido y que se estaba perdiendo en los últimos años. "Pero entonces se disolvieron las Cortes así que ahora tendremos que volver a presentarlo".

Reivindicaciones, viudas y copago

Entre los diez puntos del documento presentado en el Congreso figura la necesidad de ayuda y apoyo a las viudas/os del Cuerpo, eliminar la doble tributación del IRPF que vienen sufriendo, derogación del 'pensionazo', restaurar la citada figura del guardia civil retirado/a, formar parte del Consejo Asesor de la Guardia Civil, recuperar las ayudas del Plan de Acción Social, solicitar una sala u oficina en las Comandancias Provinciales o el importante tema del copago farmacéutico. Los guardias civiles continúan pagando el 30% del precio de los medicamentos (solicitan que sea un 8%) cuando pasan a la situación de retiro, lo que para RAGCE es "un agravio comparativo con los pensionistas del Régimen General de la Seguridad Social, sobre todo para las pensiones más bajas y las de viudedad". "Igual que en la Seguridad Social, las pensiones máximas tienen un tope de pago mensual de recetas y no pueden pagar, creo, más que en torno a los 30 euros. En la Guardia Civil, sea la pensión que sea, siempre se paga el 30%. No lo vemos justo", reivindica Lucía Llano.
Con respecto al apoyo a las viudas de la Guarcia Civil, la presidenta de RAGCEreconoce que "mayoritariamente, las pensiones que nos quedan no son malas", pero también recuerda que "las viudas son las que peor lo pasan, porque sólo les queda el 57% de la pensión de sus maridos, y si ellos cobraban, por ejemplo, 1.000 euros, ellas sólo perciben 570".
La Asociación trasladó esta situación a la ministra de Defensa, Margarita Robles, que "nos reconoció el problema y estuvo muy atenta a todo lo que les expusimos. Nos dijo que fue su legislatura la que subió hasta ese 57%, pero le explicamos que, al menos, se debería alcanzar el 75%. Se trata de mujeres que no han podido cotizar por cuidar a sus hijos, como tantas otras, pero con el agravante de que tenían que seguir a sus maridos a los diferentes destinos que tuvieran. Han sacrificado su vida laboral por seguir a sus maridos, para que pudiesen ascender, realizar cursos de especialización, ir de un cuartel a otro y servir a su país. Las mujeres de los guardias de ahora sí trabajan, pero las de los compañeros más mayores vivían sacrificadas y ahora nos encontramos con que hay viudas enfermas que cobran 600 euros de pensión y pagan cada mes 300 o 400 euros en medicamentos".
Lucía Llano entrevistándose con Margarita Robles, ministra de Defensa
La primera mujer que entró en la Benemérita lo hizo el año 1988, la hoy primera presidenta de RAGCE lo hizo en cuanto pudo, con 18 años, en 1992. "Me incorporé al dispositivo de vigilancia de las Olimpiadas de Barcelona", recuerda Lucía, que junto con otra compañera se convirtió en la primera corneta del Cuerpo. "Fuimos las primeras no sólo en la Guardia Civil, sino también en las Fuerzas Armadas. Si bien es cierto que la primera en entrar en el servicio de guardia fui yo, cuando estaba en la Academia".

¿Discriminación, desigualdad, machismo?

Esto puede parecer hoy un logro menor, pero sin duda no fue así, rompió moldes, pero también es cierto que aún quedan otros por romper. "En la Academia, mientras estuve formándome no tuve ninguna discriminación. Pero cuando sales a la calle, durante los primeros años claro que noté discriminaciones, aunque en la mayoría de los casos no era algo intencionado, creo que más bien era un sentimiento de protección. Sobre todo por parte de nuestros compañeros mayores. Nosotras llegamos con 18 años y podíamos tener la edad de sus hijas, éramos peleonas y queríamos vivir todas las situaciones como el resto de nuestros compañeros, eso hacía que a ellos le surgiera esa vena protectora que a nosotras nos tocaba un poco las narices,porque agradezco la ayuda pero estoy formada como tú y soy guardia civil como tú", explica Lucía Llano.
"En cualquier caso, lo que hay es desigualdad como sucede en la sociedad, aún no hay una igualdad real. Todavía hay muchos techos, por no decir muros, de cristal que romper. Por ejemplo, hay tres o cuatro especialidades de la Guardia Civil, normalmente las que son de carácter muy físico, en las que aún no hay mujeres, pero las habrá con el tiempo, igual que hay cada vez más en la escala de suboficiales y oficiales, aunque aún no las suficientes. En el Cuerpo sólo hay un 7% de mujeres y, por cierto, en activo sólo un 5,5%, porque hay muchísimas retiradas con 30 años por perdida de cualidades psíquicas. Un dato que también le hice llegar a la ministra de Defensa y al Director General de la Guardia Civil, Félix Azón Vilas. Ambos nos prometieron estudiar por qué sucedía esto", aclara Llano. Respecto a otra lacra, la del machismo, nos explica que "eso depende de la persona con la que te encuentres y de su educación, exactamente igual que sucede en el resto de la sociedad. Pero dentro del Cuerpo hay un programa específico para luchar contra esto. Hay mucha diferencia entre cuando yo entré hace 28 años y lo que sucede hoy, como también la hay en el conjunto de la sociedad".
Miembros de RAGCE junto a Félix Azón, Director Generaal de la Guardia Civil
Ads by Kiosked
 

Fútbol, del campo de tierra a la labor social

Para conocer mejor el carácter de esta luchadora pionera y rompemoldes, hay que remontarse hasta antes de su ingreso en la Benemérita. Lucía Llano fue de las primeras mujeres en jugar al fútbol. "Nos encantaba, nos pagábamos nosotras mismas los autobuses y jugábamos en campos de tierra con piedras y hoyos, mientras ahora se juega con césped. Pero jugábamos en la misma categoría que ahora se llenan estadios", narra antes de confesar que "siempre he sido del Barça, porque estuve destinada en Tarragona seis añoscoincidiendo con la etapa de Johan Cruiff en el Barcelona y me contagié de la pasión hacia el equipo que vi allí. Los catalanes viven su pasión, su entusiasmo por el Barça, de una manera muy especial. Pero soy valenciana y, evidentemente también soy del Valencia. Me encantaba y me encanta el fútbol, pero lo dejé porque desde siempre mi único objetivo fue ser guardia civil. Toda mi familia ha pertenecido al Cuerpo. Todos mis ancestros por parte de padre han sido guardias civiles y además, importantes en la historia del Cuerpo desde que se fundó. Mi bisabuelo fue asesinado por ello. Mi familia pertenece a una gran saga de guardias civiles".
Tal vez no hayan sido del todo ajenos los antecedentes futboleros de Lucía en la organización de una de las muchas iniciativas sociales que lleva a cabo RAGCEAsí, el próximo 14 de diciembre se celebrará en Sevilla un partido de fútbolpara recaudar fondos con los que luchar contra una de las enfermedades raras que afectan a los niños, el Enac, una enfermedad degenerativa que es como una especie de alzhéimer infantil. Se trata de un proyecto conjunto de REAGCE, la Asociación de Jubilados de Policía Nacional de España (AJPNE) y la Fundación Woman's Week, que cuenta también con la ayuda y colaboración de AESFAS (asociación de la que Lucía Llano es Directora de Seguridad y Emergencias, siendo su labor la unión de todas las Asociaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado) y el apoyo del fútbol internacional. En el encuentro participarán grandes estrellas, así como pioneras del fútbol femenino español de la Comunidad Valenciana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias