domingo, 23 de junio de 2019

"Muchas mujeres frenan sus ascensos por las dificultades de conciliación"

Tres jefas de distintos cuerpos policiales de Mallorca comentan sus experiencias y explican por qué hay tan pocas mujeres en puestos de responsabilidad

De izquierda a derecha: Antonia Barceló, Janka Jurkiewicz y Sofía Fernández.

XAVIER PERIS
Mujeres al mando. Si las mujeres representan una minoría en los cuerpos policiales, su presencia en los puestos de mando es excepcional. Diario de Mallorca ha reunido a tres de estas excepciones: una mayor de la Policía Local de Palma, una inspectora de la Policía Nacional y una sargento de la Guardia Civil. Juntas charlaron sobre sus comienzos en la profesión, las dificultades para conciliar su trabajo y la maternidad, y el futuro de la mujer en las Fuerzas de Seguridad.
No resulta fácil coordinar sus agendas. Antonia Barceló es mayor de la Policía Local de Palma y jefa de la Policía Judicial, la mujer con mayor rango del cuerpo. La inspectora Janka Jurkiewicz es la jefa de la Unidad de Familia y Mujer (Ufam) de la Policía Nacional, el grupo especializado en casos de violencia de géneroSofía Fernández es sargento de la Guardia Civil de Llucmajor. Representan una minoría ínfima, la de mujeres en puestos de mando de las Fuerzas de Seguridad.
Antonia Barceló, mayor, Policía Local de Palma: Nacida en Palma, entró en la Policía Local en 1984. Licenciada en Psicología y Derecho. Fue la primera mujer en la Unidad de Motos de la Policía. En 2001 fue nombrada jefa de la Policía Local de Sant Llorenç y en 2009 se puso al frente de la Policía de Llucmajor. Se reincorporó a Palma en 2014 y desde 2016 dirige la División de Policía Judicial. Es madre de dos chicos, de 14 y 15 años.
Janka Jurkiewicz, inspectora de la Policía Nacional: Natural de Vigo y se hizo policía en 1995. Su primer destino fue en Madrid, en el grupo de Delincuencia Económica.En el año 2000 vino destinada a Palma, donde ha pasado por diferentes grupos de investigación. Fue coordinadora de la lucha contra la violencia de género de la Delegación del Gobierno y desde el año pasado dirige la Ufam. Tiene tres hijos de 11, 16 y 17 años.
Sofía Fernández, sargento de la Guardia Civil: Nació en Oviedo y es guardia civil desde 2001. Antes fue soldado profesional y participó en misiones en Bosnia y Kosovo. Como guardia civil ha pasado por Torrevieja, Eivissa, Asturias y Ciudad Real. También estuvo seis meses en una misión de paz en el Líbano. Desde 2012 está destinada como sargento en el puesto de Llucmajor. Tiene un niño que está a punto de cumplir 4 años.

P¿Hay machismo en los cuerpos policiales?
ANTONIA BARCELÓ.– El trabajo de la Policía históricamente ha sido desarrollado por hombres y la mujer en España estaba subordinada a los hombres hasta hace relativamente pocos años. No se puede esperar que la Policía esté exenta de esta carga histórica. La Policía no es una institución al margen de la sociedad. Se ha evolucionado mucho a lo largo de estos años, pero queda aún mucho trabajo por hacer.
SOFIA FERNÁNDEZ.– La Guardia Civil es un cuerpo militar que tradicionalmente ha estado ocupado por hombres, pero yo no he vivido ningún tipo de machismo en toda mi trayectoria. Sí que escuchas casos de compañeras que han podido tener estos problemas. Quizás en la España rural, en algunos pueblos les sorprende, les choca ver a una mujer de uniforme. Pero yo nunca he notado actitudes machistas en el cuerpo.
JANKA JURKIEWICZ.– Como ha dicho Antonia, la Policía es un reflejo de la sociedad y no se puede sustraer de lo que pasa en ella. Efectivamente te encuentras actitudes, no en la institución, sino en personas, que son machistas. De igual manera que te las puedes encontrar fuera, en un grupo de amigos. A nivel de institución, hace cuarenta años que la mujer entró en la Policía Nacional. Cuando yo entré, en 1993, ya llevábamos quince años con mujeres en el cuerpo, y aunque éramos pocas, yo lo viví como algo normal. Dentro del cuerpo, lo que he vivido han sido situaciones de micromachismo. Situaciones como que pasas y se te quedan mirando, pero son actitudes de personas que te puedes encontrar en cualquier otro sitio. Y más en la escala básica que en la ejecutiva. Estamos en un cuerpo jerarquizado y cuanto más asciendes, la gente tiene más control de esas situaciones. Sí creo que debemos mejorar en que en los puestos donde se toman decisiones haya más mujeres. Aunque también es cierto que al haber entrado más tarde y representar un porcentaje menor, es lógico que haya menos mujeres en puestos de dirección...........................................

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias