martes, 16 de julio de 2019

La Policía Foral de Navarra quiere que los agentes se jubilen como otros agentes autonómicos y locales

La Policía Foral de Navarra ha pedido que los agentes se puedan acoger a la jubilación anticipada anunciada por el Gobierno a principios de 2019. Según el sindicato CSIF, la Seguridad Social ha remitido el procedimiento a la Secretaría de Estado de Empleo.
Policía Foral de Navarra,

El régimen foral de Navarra ha provocado que los responsables sindicales dieran como fecha “hasta tres años” para que las plantillas comenzasen a notar el efecto del decreto ley de enero de 2019. En el resto de España, los sindicatos anunciaron que la disminución continua de las plantillas tardará, al menos, un año y medio en recuperarse.
El cambio ha afectado a más de 4.360 policías locales, que se han acogido a la jubilación anticipada a los 59 años. Así, los agentes locales tendrían la misma normativa que ampara a la Policía Nacional y el Cuerpo de Bomberos.
La medida ya ha despierto críticas en varias comunidades autónomas, que han recordado la necesidad del refuerzo de las plantillas. Así, Confidencial Autonómico ya adelantó que, en la Comunidad Valenciana, algunas formaciones políticas se quejaron de la reducción drástica de agentes con la nueva ley, y se anunció la convocatoria de plazas de “más de 100 agentes por cada año”.
Por otro lado, tanto en Galicia como Madrid, los déficit de las plantillas provocará que en los próximos cinco años el saldo entre incorporaciones y jubilaciones sea negativo. Más suerte tendrán los agentes de Cataluña, donde más de 2.700 agentes de los 11.000 de la plantilla tienen una edad superior a los 55 años.
Según datos del Ministerio de Trabajo, en los primeros meses en que se puso en marcha la medida se jubilaron 922 trabajadores, de los cuales un porcentaje muy elevado eran policías locales.
La norma aprobada por el Gobierno de Pedro Sánchez a mediados de diciembre de 2018 daba luz verde a que los policías municipales pudiesen solicitar el adelanto de su jubilación aplicando un coeficiente reductor de 0,20% al número de años trabajados como agentes, sin poder reducir más de cinco años a la edad ordinaria de retiro -65 años y ocho meses- y siempre que hubiesen cotizado como mínimo 15 años como policías.
Confidencial Digital adelantó que la situación afecta a una cifra aproximada de 20.000 policías locales, que supone el 10% de la plantilla de toda España. Es una fórmula similar a la que desde 2010 ya se aplica a los 8.000 agentes de la Ertzaintza.
Los agentes locales comenzaron a negociar la jubilación anticipada entre los 59 y 60 años en 2015. Tras tres años de continuos aplazamientos, una enmienda en el proyecto de Ley de Presupuestos para 2018 garantizaba la puesta en marcha del proyecto.
Tras la moción de censura, Pedro Sánchez se comprometió a aplicar las medidas del PP, que tenía pensado desbloquear la situación en marzo de 2019.
Por su lado, los efectivos de la mayoría del territorio nacional remitieron una carta al entonces ministro Cristóbal Montoro, en la que pidieron la confirmación de que el real decreto se aprobaría el pasado mes de enero, de forma que ya en marzo se pudieran acoger a la medida. Pero los agentes no volvieron a ser informados de más detalles.
Los sindicatos tienen ahora las esperanzas puestas en el documento que la Seguridad Social ha remitido a la Secretaría de Estado de Empleo para desbloquear una jubilación anticipada que va camino de su cuarto año sin acción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias